viernes, 31 de enero de 2014

Sería bueno

Demoledor el artículo de Lourdes Lucio en El País, sobre el desbarajuste de las ayudas para formación en mi comunidad autónoma: “Andalucía dio sin control el 89% de las ayudas para formación en 2009”. Los datos son apabullantes y vergonzantes, desde el descontrol en la asignación del 89% de las ayudas para formación en 2009, hasta las irregularidades detectadas por la Cámara de Cuentas en las subvenciones de cursos para parados. En cuanto a la certificación de gastos de estos cursos, según Lucio, la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo afirma que la práctica totalidad de las actividades de formación que se recogen han sido auditadas por empresas externas y que "los informes de auditoría en general no muestran ninguna incidencia".  

En mentideros (no sé si de buena o mala tinta) se comenta que algunas administraciones públicas están pasando de los informes de auditoría externa porque esos profesionales, fedatarios públicos de la aplicación correcta de las subvenciones conforme a la normativa legal aplicable, firman en barbecho sin realmente verificar la bondad del cien por ciento de los gastos imputados y de los pagos correspondientes, además del resto del numeroso condicionado a comprobar, desde presupuestos alternativos, licitaciones, hasta el espinoso tema de las vinculaciones y subcontrataciones. Deseo que eso no sea cierto y si fuera verdad ¿Por qué no se les exige responsabilidad?

En relación a este tema, hace un año y pico le trasladaba a un buen técnico de una delegación provincial, que en vez de revisar de nuevo todo el expediente de justificación, pasando del informe de auditoría, por qué no se le exigía responsabilidad al gestor y se dejaba de cargar contra la entidad solicitante. En mi ámbito de relaciones profesionales, conozco auditores que sabían bastante del sector de la formación y las técnicas y normativa de verificación;  a su vez, eran respetados por su cualificación y conocimiento, pero poco a poco, debido a su alta profesionalidad en la revisión y escrupulosidad en la redacción de los informes, unido a la competencia desleal, guerra de precios y puñaladas traperas, se vieron abocados a poner tierra de por medio y centrarse solo en aquellas entidades beneficiarias que no se vendían por un plato de lentejas.

Dejando a un lado la presunta publicidad engañosa de aquellos otros que se promocionan a bombo y platillo como “gestores integrales de los expedientes de subvención”, controlando desde la justificación hasta la auditoría (por la incompatibilidad de la gestión con la verificación) y la presunta connivencia de algunas entidades verificadoras, que olvidan que la auditoría siempre debe ser independiente de la gestión, como le decía hace dos años a un auditor, entendía las decisiones de las organizaciones solicitantes a la hora de contratar la auditoría, porque si la empresa realiza bien su trabajo, desde la parte técnica a la parte de justificación, en el fondo le da igual quien verifique el expediente, ya que sabe que éste estará bien, así que si le ofrecen el informe cien euros más barato, pues elegirá la oferta menos costosa. Por la misma regla, el centro que vaya a defraudar, le interesará que el informe vaya firmado por aquél que no compruebe nada y se arriesgue a firmar en erial o en rastrojo, es decir, sin hacer el trabajo de verificación conforme a la guía de justificación y resto de leyes aplicables.

Y luego está que una revisión de un expediente de subvención de un curso de formación para el empleo no es cualquier cosa. Todavía hay algunos profesionales que piensan que con la realización de un muestreo es suficiente. No más lejos de la realidad. Para la confección del informe de verificación, hay que revisar el cien por ciento de los costes, así como sus respectivos pagos, cuenta justificativa, memoria económica y un largo etcétera de requisitos y obligaciones (fiscales, contabilidad separada, …). El profesional que quiera hacer el trabajo de verificación, sencillamente, de manera profesional, en mi opinión difícilmente es retribuido adecuadamente con ese uno por ciento (impuestos incluidos), máximo como coste elegible para auditoría en algunas subvenciones.

Por todo lo anterior, al igual que a ti, me surgen muchas preguntas y una reflexión global: “de esos polvos estos lodos”. Probablemente esté pidiendo la luna, pero sería bueno para la regeneración del sistema que se investigara todo lo que denuncia la periodista; sería bueno que se verificara el trabajo de los verificadores, espulgando a aquellos individuos que realizan el trabajo “de aquella manera”, expedientando y denunciando a los chapuceros y a sus estructuras organizativas fraudulentas, sería bueno … (escribe tú el siguiente sueño, es gratis).  Fuente de la imagen: sxc.hu. Este texto también se ha publicado en el sitio "Formación para el Empleo", bajo el título "El cachondeo de las verificaciones".

jueves, 30 de enero de 2014

Cálido patrocinio

Ayer, después de editar el post y antes de lanzarme a la jungla de asfalto a cazar, me introduje en el chándal y me fui a quemar unas pocas de las calorías que, al igual que Vicente (ver comentario de "Sí puedorl"), he atesorado en estas últimas semanas, haciendo como que estudiaba y arrasando todo lo que contenía el frigorífico. Estilo "Footing meditabundo" (pero escuchando a Eddy Grant: "Tras el corazón verde"), me puse el impermeable porque, además de frio, lloviznaba. No llevaría diez minutos jadeando cuando me cruzo con una señora, también trotando, pero en vez de impermeable portaba un paraguas.

La lluvia y el paraguas me transportaron a un momento de la niñez, de seis a ocho años, cuando cuidaba cerdos, porquero, de "puercos" en el argot serrano (ver "Pastor y porquero"). Caía un buen chaparrón maridado con un helado viento, hacheado, por lo que, a riesgo de sufrir una reprimenda verbal y posterior paliza del progenitor, tuve que distraer la atención de los animales y guarecerme del diluvio en una desvencijada sombrilla, con algunas varas varillas estropeadas, utilizándola a modo de tienda de campaña. Al rato, por alguna extraña razón, el frío había desaparecido, que no la lluvia.

Salvado el aguacero, decidí levantar el improvisado campamento y prepararme para buscar y rejuntar a la piara (diez o doce porcinos, no más). Cuando cierro el paraguas, la sorpresa fue mayúscula. Estaban todos los cerdos formando un círculo con sus frentes en torno a mi espacio vital, generando calor circunstancial, cálido patrocinio porcino, que muy probablemente atenuó sobremanera el frío hábitat, generando un confortable microclima que protegía de la borrasca. 

Casi me topo con el hocico del animal que tenía enfrente, no pudiendo evitar hundirme en la profundidad y limpieza de sus ojos, sensación que no olvidaré mientras tenga uso de razón. Te puedo garantizar que la mirada no era como la de esos otros, mal llamados, “cerdos” que percibimos en los medios de comunicación, mientras entran - salen de los juzgados, empresas e instituciones o difunden mentiras, falsos testimonios y otras gravedades ante cámaras y micrófonos, ya sea en tribunas, entrevistas, reportajes, púlpitos, estrados, congregaciones, mítines o tertulias. 

Fuente de la imagen: collage elaboración propia a partir de un dibujo realizado en 1984 que acompañaba al capítulo “Actividad Ganadera” del trabajo de investigación “La Serranía de Ronda: Estudio socioeconómico” (ver post “Trazos del pueblo”).

miércoles, 29 de enero de 2014

"Sí puedorl"

Fuente de la imagen: RyanMcGuire en pixabay
La última nota del cuatrimestre llegó bien entrada la tarde de ayer. La mañana me pilló en una reunión de trabajo en Granada y, a riesgo de ser descortés con los congregados, aprovechaba los recesos para consultar la plataforma virtual de la universidad, pero nada de nada. Ya en Málaga, el mensaje de una compañera en el grupo de Facebook me puso en alerta y corrí desesperado. Objetivo cuatrimestral cumplido. Ha sido duro, pero mientras más cuesta, más gratificante es el resultado (siempre que sea positivo, se entiende). 
Es curioso como aquellas disciplinas en las que, sobre la marcha, me ilusioné en (o soñé con) obtener algún sobresaliente, la valoración final se ha encontrado por debajo de las expectativas generadas durante el estudio y, por el contrario, materias en las que me hallaba tenso, ya fuera por su peso, dificultad, extensión o entendimiento, ofrecen un rendimiento final que me ha sorprendido gratamente.

Pero, retrotrayéndome al principio, dado el dilatado tiempo que no afrontaba un reto universitario de esas características, unido a que conforme se cumplen años, si bien se razona distinto, la capacidad de retención también es distinta que cuando tenía dieciocho primaveras, sin olvidar el inconveniente del trabajo profesional y dedicar tiempo a la familia y el necesario descanso, conformaron el objetivo inicial de aprobado raspado y me daba con un canto en los dientes si lo conseguía. Craso error. Como decía Tomás, profesor de Derecho Procesal, hay que ponerse metas ambiciosas ¿Por qué no una matrícula de Honor? Tal vez, el quid de la cuestión se encuentre en el equilibrio entre potencialidad y esfuerzo, lo que deriva en que, por ejemplo, un cinco, aunque no compute para la beca de Wert, pueda considerarse satisfactorio (o no). Por tanto, eso de estudiar sólo para aprobar, por muchas excusas que enumere, ya sea trabajo, edad, familia, etc., no es buen planteamiento. 

Como estudiante debo visualizar rendimientos afanosos que propicien notas excelentes y ante contingencias e imprevistos, garanticen, al menos, el aprobado, como mal menor. También, me ha quedado meridianamente claro que el día a día, ese rutinario ardor y perseverancia que se imprime periódicamente, a lo "run run del parqué", genera un desmedido provecho global que irremediablemente afecta positivamente a la nota final y destroza las psicológicas trincheras mentales del tipo “no puedorl” (“puedorl”, vocablo atribuido a “Chiquito de la Calzada”). Finalmente, como “no puede ser” de otra forma, dedico las calificaciones obtenidas a la sufridora familia, a la tutora Mirian, al manojo de buenos profes, a mis compis de pupitre y, por supuesto, a ti, que me acompañas en este momento (Fuente de la imagen: elgif.com, conforme a las normas de uso descritas en su página web). Imagen incorporada con posterioridad; fuente: RyanMcGuire en pixabay.

martes, 28 de enero de 2014

Ser trashumante

Ayer recibí un atento email de Amparo Díaz-Llairó, CEO de GHCG, informándome de una atractiva oferta de empleo de un cliente multinacional, líder en su sector, para trabajar en la ciudad de México, en el puesto de Financial Controller. Me sentí agradecido por la opción de participar en el proceso de selección y así se lo trasladé, además de estar en la base de datos de una firma del prestigio de GHCG, pero decliné la oferta. Que conste que me sentí identificado con el trabajo a realizar, no ya por la experiencia como auditor interno en una corporación del sector de la distribución y grandes superficies, sino porque la mayoría del resto de los atributos que se solicitaban en el perfil del puesto creo se cumplen (¡San Modesto, baja del Cielo que sube Manuel!).

Pero dejando a un lado que la incorporación no podría ser a corto plazo y que la familia (mi única mochila) tiene mucha voz y todo el voto, había dos aspectos que propiciaron no seguir avanzando. Uno el que me gustaría terminar el grado en Derecho y previsiblemente fuera de España dificultaría aún más la consecución de este objetivo. El otro (más importante, si cabe), el requerimiento de “conocimientos avanzados de inglés” y aquí lo fastidio, porque mi preparación, como ya he escrito en varias ocasiones, es relativa a “inglés de los Montes de Málaga”. O sea, que “apaga y vámonos”. Tendré que reincorporar a la agenda formativa este idioma, así que deberé hablar con Francis y su Inlingua Idiomas Málaga.

De toda esa reciente experiencia, me quedé gratamente sorprendido que el peso de irse a trabajar a otro país fuera pequeño. Sí, en el caminar desde los diez años, no ha costado moverse a otros lejanos lugares (Donostia, Madrid, Granada, …), pero creía que conforme fuera cumpliendo primaveras, y ya van unas cuantas, me descubriría como más mesurado, moderado o conservador y menos “ser trashumante”, en el sentido de continuo movimiento, adaptándose en el espacio y tiempo a franjas globales de fertilidad productiva versátil o voluble. Esa redescubierta percepción o sensación pienso que es positiva y me alegro de ello.

Te dejo un esbozo de una estación de tren y una vía, que he realizado minutos antes de redactar este post, imagen que me transportó anoche al mundo de Morfeo, evocando esa estación de Ronda en la que, a las doce de la noche de mi adolescencia, mi madre me despedía, partiendo rumbo a San Sebastián – Donostia, donde llegaba veinte horas más tarde, para trabajar en la bodega del restaurante Casa Vallés situado en la Parte Vieja (ver post La Tregua).

lunes, 27 de enero de 2014

Como los cangrejos

Invitado por amigos (Gracias), el día de ayer lo pasé en el término municipal de Ojén, entre alcornoques, pinos, encinas, quejigos y alguna chumbera. Las tantas me dieron escuchando al resto de concurrentes, con perfil jurídico, reflexionar sobre la situación de la Justicia en España. Desde luego, a los ojos y oídos del pueblo llano, lo que se percibe del caso Infanta (Noòs), Elpidio Silva (Caso Blesa – Banco de Miami) y un largo etcétera que seguramente conoces, no es independencia, inamovilidad, transparencia y sometimiento al imperio de la ley, sino tejemanejes, manipulación y confabulaciones por doquier. Me enteré, también, del comentario que, parece ser, uno de los abogados de la defensa le soltó al juez que estaba interrogando a Blesa, sobre que tuviera cuidado no le fuera a pasar como al anterior magistrado, acusado de prevaricación (Elpidio, supongo). 

Según estudié en el marco de la disciplina Fundamentos de Derecho Público (FFDP), el Poder judicial es un poder del Estado, independiente de los otros, unitario e integrado por jueces y magistrados independientes, inamovibles, responsables y sometidos al imperio de la ley, que ejercen de modo exclusivo la función jurisdiccional. Según la LOPJ 6/1985 de 1 de julio, se estructura en órdenes jurisdiccionales, siguiendo un criterio, dentro de los que se encuentran los diversos órganos jurisdiccionales de la jurisdicción ordinaria. 

Por su parte, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) es el órgano de gobierno del Poder Judicial. Me quedó claro en FFDP que Poder Judicial y CGPJ no es lo mismo, ya que el primero imparte justicia de manera independiente y el segundo solamente es el órgano de gobierno del primero. Pero para el Magistrado Miguel Carmona Ruano (Audiencia sobre la Independencia del Poder Judicial - Bruselas, 26 de marzo de 2008), la proclamación de la independencia y su garantía legal, con ser condición imprescindible para que pueda hablarse de tal, no es suficiente si este principio no está realmente interiorizado en primer lugar en los propios jueces y, a continuación, en la vida política y social del país. 

En opinión de Carmona, la Justicia, como institución de garantía de los derechos e intereses legítimos de los ciudadanos, y como el propio ordenamiento jurídico que representa, establece el marco de su actuación y del que es expresión, es por su propia naturaleza un límite frente al poder, frente a todos los poderes y, por tanto, tiene necesariamente que ser independiente de ellos. El juez ha de estar dispuesto a erigirse en defensor de los derechos y especialmente de los derechos fundamentales de las minorías, incluso frente a las mayorías y frente a los supuestos o reales “clamores públicos”, asumiendo los riesgos que de ello se puedan derivar: la independencia no es sólo una garantía sino, también y de modo especial, la primera obligación profesional del juez, que como toda obligación, tiene sus costes.

En su ponencia expuesta en Bruselas, ante la Comisión Jurídica del Parlamento Europeo, hace ahora casi seis años, el Magistrado señaló una muestra de estos costes o riesgos: la utilización como medio de defensa extraprocesal en determinados litigios del ataque y la deslegitimación del poder judicial, e incluso del concreto juez o tribunal al que corresponde el conocimiento de un asunto cuyas decisiones puedan no gustar a personas o grupos con capacidad de acceso e incidencia en la prensa. Se trata de un tipo de presiones, frente a las cuales el juez individual ha estado hasta ahora escasamente preparado.

Otro riesgo apuntado por Carmona Ruano es el siempre intentado control político de la justicia, no tratándose sólo de la ya incidencia que los partidos políticos tienen en la conformación de los órganos de gobierno, o también de los condicionamientos que puedan suponer para una independencia judicial real la sobrecarga de los tribunales o la inadecuada atribución de medios personales y materiales. Especial mención es la designación de los vocales del CGPJ y de la misma actitud de algunos de los designados, dócilmente subordinada a la posición de quien los propuso, ha dado lugar a una imagen pública de "politización de la Justicia" que, por otra parte, no se corresponde con la realidad en lo que respecta al contenido de las decisiones de los órganos jurisdiccionales. 

En fin. Todo lo anterior se denunciaba en el año 2008 por un Magistrado Vocal del CGPJ ante la Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo. ¿Qué se ha hecho desde entonces? Como decía ayer un contertulio: “vamos para atrás, como los cangrejos”. Que esta semana te sea proactiva en lo laboral, profesional, empresarial o institucional. Este texto también se ha publicado en el sitio iurepost, bajo el título "Clamores públicos" (Fuente de la imagen: dibujo que me hizo un peque de nueve años).

domingo, 26 de enero de 2014

La banca culpable

Terminé de leer el texto “La banca culpable” (edit. Esferalibros.com). Esperaba que me lo enviara, en concepto de promoción, su autor, pero a principios de semana se adelantó un familiar (Gracias), en recompensa, dice, por el esfuerzo en el estudio. Por la trayectoria profesional de Pau, es una garantía de que lo que se va a leer son verdades como puños. Como se dice en la sinopsis, en la banca culpable, hay culpas y culpables.

Pretende Monserrat identificarme las malas prácticas y los productos financieros que han causado la ruina de hipotecados y ahorradores, además de proporcionarme las herramientas básicas para no volver a entrar desprotegido a una oficina bancaria. Analiza los errores y malos usos, recurriendo a la opinión de expertos y clientes reales, así como a su experiencia como bancario, primero, y como agente de entidad financiera, después. Su actual vinculación al mundo de las finanzas online le ha permitido escribir con pleno conocimiento del sector.

Ayer, volví a ver en La Sexta Noche, a Antonio Gómez Ortega (ver post “Sigo pensando lo mismo”) y mientras escuchaba la entrevista, recordé lo que le decía Pau a Jordi en Salvados: “El director de banco es un vendedor, no un asesor”. Si quieres leer las primeras páginas, cortesía del autor, clickea AQUÍ (fuente de la imagen: página web editorial).

sábado, 25 de enero de 2014

Previsible feed back

Fuente de la imagen: athree23 en pixabay
Dar sin pedir nada a cambio. Ayer agradecí el comentario de mi interlocutora de que dejaba caer en el blog determinadas ideas, soluciones, asesoramiento… sobre lo que podía cobrar o, en todo caso, estaba entregando munición a la competencia, pero le trasladé mi disconformidad por varias razones. Dejando a un lado que esas referencias son genéricas y recordando lo recogido en el post Networking, en el sentido de "devolver a la red el doble de lo que recibes", en la época en la que estamos no hay que tener miedo que al ofrecer parte de tus conocimientos, experiencias o tránsito, los empleadores o clientes no te contraten porque ya tienen lo que, en otras condiciones, les hubiera costado dinero.

Realmente, al dar un consejo, escribir una reflexión profesional, comentar una experiencia o impartir una clase magistral, todo a coste “cero” para el visitante o usuario, por supuesto que estás transmitiendo “saber hacer”, pero el beneficio o retroalimentación (feed back) se encuentra en el efectivo marketing relacional que puede posibilitar en un futuro convenios acuerdos, contratos mercantiles, es decir, lucrativos. Mediante esas herramientas comunicativas o difusoras, el potencial empleador o cliente conoce la sistemática, la inventiva, confianza e ilusión en entregar valor. También, está al tanto de nuestros datos y otras referencias de contacto, por si en un futuro se genera el atractivo de la llamada telefónica, el email, el wasap… y la consecuente propuesta de colaboración o recomendación (Fuente de la imagen: sxc.hu). Imagen incorporada con posterioridad; fuente: athree23 en pixabay

viernes, 24 de enero de 2014

¿Felicidad = Éxito?

Con la que está cayendo en mi país, es difícil para muchos mantener una actitud feliz como antesala del éxito. Eso pensaba ayer tarde mientras hojeaba el artículo de Kathy Caprino en Forbes, “How Happiness Directly Impacts Your Success”, donde comenta la opinión de Shawn Achor, profesor de universidad y experto psicólogo, sobre la relación del éxito con la felicidad. Según Shawn, en línea con investigaciones en psicología y neurociencia, la felicidad arrastra al éxito y no al revés. La actitud positiva propicia un cerebro creativo, motivado, poderoso, dinámico y fructífero.

Para conseguir la felicidad, propugna el profesor cambios en la forma de pensar y en el comportamiento, vía optimismo, conexión social y estrés como reto, potenciando la experiencia de felicidad a través de unos puntos, que van desde inundar de gratitud la mente hasta ser bondadoso, pasando por inventariar las experiencias positivas, ejercicio físico diario o la meditación. En el ámbito empresarial, los líderes podrían proporcionar formación a sus empleados para subir el grado de positividad en el trabajo, crear obligaciones sociales y repartir reconocimientos y cumplidos sinceros. Si puedes, recarga pilas en este fin de semana y, por supuesto, sé feliz (Fuente de la imagen: elaboración propia, trozo de arco iris).

jueves, 23 de enero de 2014

Revoluciona tu Marketing

Invitado por la Unir (Gracias), ayer asistí a una masterclass sobre Marketing de Guerrillas: ¡Revoluciona tu Marketing! 7 Herramientas de Marketing de Guerrilla que Multiplicarán tus Ventas como Empresario o Emprendedor”, impartida por Ángel Moreno Inocencio, licenciado en Derecho por la UCM, Diploma de Estudios Avanzados por la misma universidad, MBA-Executive por ICADE y Consultor Certificado de Success Insight para la Evaluación del Talento Humano por Integrando Excelencia, además de autor de varios estudios y publicaciones universitarias de investigación. Ha trabajado como director de marketing y comercial de varias universidades y escuelas, así con en empresas de tecnología, siendo su proyecto de emprendimiento personal en BDC Spain.

Las grandes estrategias y herramientas de captación que se imparten habitualmente, no son efectivas para personas o entidades de bajo presupuesto que tienen que competir en Internet con grandes inversiones, por lo que la naturaleza de esta masterclass consistió en mostrar que existe un tipo de marketing específico para emprendedores y pequeños empresarios. El marketing de guerrilla permite contar con una alta visibilidad en Internet con muy poco presupuesto, logrando resultados sorprendentes. Esto se consigue promoviendo contenido gratuito de mucha calidad; demostrando al prospecto de lo que se es capaz y generando la confianza necesaria antes de la venta.

La línea argumental comenzó con una exposición general de la importancia de crear contenido gratuito para generar confianza, siguiendo con la explicación de herramientas de marketing de guerrilla 100% efectivas para generar ventas. En concreto, los webinars captadores, cómo generar ebooks gratuitos para sorprender a nuestros suscriptores, cómo grabar vídeos para captar clientes y cómo generar estrategias de inbound marketing en las redes sociales para transformar a los followers en clientes. Todas estas herramientas se trataron desde la perspectiva específica del marketing de guerrilla para multiplicar resultados. El tiempo de la conferencia se me hizo cortísimo (Fuente de la imagen: promoción de la masterclass).

miércoles, 22 de enero de 2014

Sigo pensando lo mismo

Hace casi nueve años, en el post “Sentir un proyecto empresarial”, te escribía sobre el recorrido dimisionario de un perfil profesional y planteaba la siguiente cuestión:

¿Tan difícil es proceder según determinadas reglas, ser objetivo, velar por el provecho económico de las corporaciones, por sus recursos humanos y materiales, por los intereses de los clientes y proveedores, … y, al mismo tiempo, practicar una ética empresarial?

Ayer me acordé de este post cuando asimilé la noticia del ex-director de Bankia (Caja Madrid) en Linares (Jaén, España), Antonio Gómez Ortega, que fue despedido fulminantemente por sus dudas razonables sobre las preferentes (La Sexta). Me extrañó que esto fuera noticiable, puesto que, como subrayaba en el año 1993, se escribe en la prensa, en revistas profesionales y se editan libros sobre normas de actuación, códigos de ética, culturas empresariales, responsabilidad social, … pero, a la hora de la verdad, lo cierto es que el profesional se encuentra solo ante situaciones donde debe anteponer los intereses de su cliente o de su empresa a los particulares, cuando tiene que discernir entre lo correcto y lo chapucero.

¿En la práctica apreciamos lo que es ético de lo que no lo es? Hace más de veinte años (consultar párrafos finales del post arriba referenciado), pensaba que no estábamos preparados para conseguir cotas de comportamiento por encima de lo que establecen las leyes, porque la sociedad en sí no está concienciada y es ella la que redacta en la mente de los ciudadanos los códigos de actuación y establece y desplaza, hacia arriba o hacia abajo, los mínimos de moral empresarial. Hoy sigo pensando lo mismo. Existen empresas que sistemáticamente no incorporan a “buena gente” (ver “Elijo ser bueno”), salvo para ponerle la bota en el cuello, porque lo que quieren son tiburones, mala leche en resumidas cuentas. Así nos va. Cuando una persona decente denuncia “en los foros presuntamente adecuados”, se la vilipendia, se la despide y santas pascuas. Eso es lo que hay, o lo coges o lo dejas, como las lentejas y los demás tan panchos (Fuente de la imagen: sxc.hu).

martes, 21 de enero de 2014

Gobernar para las élites

Quiero dedicar el tiempito de contacto contigo de esta mañana en referenciar y difundir el informe que ayer hizo público la ONG Oxfam Intermón, donde bajo el preocupante y demoledor título “Gobernar para las élites. Secuestro democrático y desigualdad económica”, detalla el impacto pernicioso que la creciente desigualdad está teniendo tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados, permitiendo que los más ricos promuevan políticas que protegen sus intereses en detrimento de la mayoría y socavando los procesos democráticos.

Para la ONG, las élites económicas están secuestrando el poder político para manipular las reglas del juego económico, lo que socava la democracia y crea un mundo en el que las 85 personas más adineradas poseen una riqueza igual a la renta de la mitad más pobre de la población mundial. Una encuesta realizada para Oxfam en seis países (España, Brasil, India, Sudáfrica, el Reino Unido y Estados Unidos), desvela que la mayor parte de la población cree que las leyes están diseñadas para favorecer a los ricos. En España, ocho de cada diez personas están de acuerdo con esta afirmación.

Según José María Vera, Director de Oxfam Intermón, España no escapa a esta dinámica. Los casos en los que los intereses de una minoría económicamente poderosa se han impuesto por encima de los intereses de la ciudadanía de a pie son numerosos, en la historia de nuestra democracia. La crisis económica, financiera, política y social que padece España hoy tiene buena parte de su origen precisamente, en esas dinámicas perniciosas donde el interés público y los procesos democráticos han sido secuestrados por los intereses de una minoría.

Si quieres acceder al informe “Gobernar para las élites. Secuestro democrático y desigualdad económica”, clickea AQUÍ. Para leer las “Reflexiones para España”, clickea AQUÍ. A continuación te dejo, también, el vídeo presentación, alojado en Youtube.

lunes, 20 de enero de 2014

Testing Weekend

Fuente de la imagen: archivo propio
Motivos universitarios me han tenido enclaustrado desde el viernes en Sevilla (España), haciendo controles presenciales cuatrimestrales ordinarios los tres días, a lo "testing weekend" (no te quejarás de mi inglés de los Montes de Málaga). Llevo mal lo de más de un examen en una misma jornada (el sábado), pero Vicente ya me recordó en el muro de Facebook las pruebas maratonianas que sufríamos a principios de la década de los ochenta del siglo pasado. Daba igual la carrera que estudiaras, los controles duraban una eternidad (teoría, práctica, oral, escrito). En fin. Esperaremos las notas. Ahora a ver si Antonio u otro contacto propone alguna colaboración que me permita organizar la agenda laboral de una forma más simple o sencilla y afrontar el siguiente cuatrimestre con tiempo para estudiar. Es complicado asentar conocimientos con tropecientos frentes que demandan la atención y generan expectativas de seguir trayendo caza a casa, pero no debo quejarme, porque al menos se tienen oportunidades.

Una última reflexión. No sé si habrá sido coincidencia o no, pero he encontrado positivismo por doquier, desde los taxistas, hasta la recepción del hotel (por cierto, NH Viapol, buena relación calidad – precio) o la camarera de piso, que percibiendo lo agobiado que estaba intentando dar el último repaso, cuando nos encontramos en el pasillo me deseó “suerte” (Gracias) y, por supuesto, los examinadores y controladores. Ayer, de vuelta en el Avant Sevilla-Málaga, me preguntaba cómo con ese inmenso manojo de buena gente profesional, que puebla todos los rincones de España, estamos metidos en esta mierda de crisis. Si eres visitante habitual de este sitio, ya sabes mi opinión. ¿Qué pasaría si esos maestros y líderes en sus respectivos oficios se cruzaran de brazos, hartos, y dijeran todos a una ¡Basta ya!? Que esta semana te sea beneficiosa en lo laboral, profesional, empresarial o institucional, según proceda o te interese. La foto de la cabecera está realizada en la estación María Zambrano de Málaga. Fuente de la imagen: archivo propio.

domingo, 19 de enero de 2014

La dura calle

Después del examen de Derechos Fundamentales y su Protección Jurisdiccional, quedé a tomar un café con Antonio en el centro comercial Nervión Plaza, en la zona del estadio Ramón Sánchez Pizjuán, del Sevilla CF (Sevilla, España). Le comenté que la respuesta a la pregunta sobre el derecho a la huelga la inicié haciendo mención a la Primera Guerra Mundial (que por estas fechas se cumple el centenario de su inicio) y a dos asuntos que prendieron mecha desde entonces: las armas químicas y el derecho a la huelga (escuchado en un documental sobre el conflicto bélico). “Pechá” de reír que se pegó a mi costa.

Ya en materia y con el sabor del buen “café con leche en Nervión Plaza” (no he podido evitar la frase), nos centramos en lo que Antonio cataloga de una realidad aplastante: ni las especialidades universitarias en comercialización o marketing ni las escuelas de negocio te preparan para la venta pura y dura. Estuve de acuerdo, porque lo he vivido en propias carnes. En la Diplomatura en Empresariales elegí la especialidad Comercial (Comercialización, Marketing, Ventas, …). En la facultad elegí Dirección y Gestión, pero seguí asistiendo a seminarios, jornadas y cursos sobre marketing y ventas, tanto en la pública como en la privada.

En fin. Mucha estrategia, mucha negociación, mucho mercado, mucho mix, …pero hasta que no me topé con la “dura” calle y sufrir en propias carnes los reiterados portazos de los potenciales clientes, no empecé a darme cuenta del tiempo y el dinero invertido perdidos y de lo "no enseñado". Comenta Antonio que en aprender a caminar comercialmente en la calle, sintiendo a los clientes, escuchando, dándote cuenta de los fallos que rodean a los productos o servicios que comercializas, ya sean de diseño del producto o de diseño de la estrategia de ventas, …, se encuentra la madre del cordero. A partir de ahí podrás entender mejor al que te tiene y te debe comprar (si lo convences, claro), modulando el programa comercial en base a sus versátiles, volubles e inconstantes impetraciones.

sábado, 18 de enero de 2014

Fin de la clase

Finalizada la prueba de Procesal, ayer necesitaba desconectar, así que me puse a ver la película que recomendó Ignacio en Facebook el día antes, “El club de los emperadores”, del director Michael Hoffman, con Kevin Kline, Emile Hirsch, Embeth Davidtz, … (Universal Pictures). El título de este post, “Fin de la clase”, lo he extraído de una frase del protagonista, a partir del minuto 1.29.00. 

Razón tiene Ignacio cuando escribe en su muro: 

“Se empieza copiando en los exámenes y se acaba de político corrupto” 

William Hundert, profesor en el elitista colegio masculino de St. Benedict, ve alterada su apacible vida con la llegada de un nuevo alumno, el carismático y rebelde Sedgewick Bell, hijo de un senador de Virginia, que también fue alumno suyo y ahora, veinte años después, es un poderoso hombre de negocios. Te dejo la película, subida a Youtube por Denis Llussà.

viernes, 17 de enero de 2014

A gustito 2.0

“Pechá” de reír la que se dio ayer una ex-colaboradora que visitó uno de mis rincones profesionales, descubriendo unas pesas rojas en una canastilla, también roja.

– Mujer, es para desentumecer los músculos – Le respondí. 

Si bien, para lo que sirven es como receptores de telarañas, puesto que las utilizo de higo a breva.

La anécdota me sirvió para acordarme del post que Chris Boyce publicó hace unos meses en el sitio Wired Innovation Insights, bajo el título “Taking a Culture-First Mentality With Workplace Wellness”, sobre estar “a gustito” en el trabajo, que lo tilda de “Bienestar 2.0” (y que a mí me gusta traducirlo como “A gustito 2.0”), que implica una evolución de la mentalidad de disposición cualitativa, hacia otro estadio conectivo entre los miembros de los equipos productivos, con escenarios que posibiliten permutaciones saludables.

Para Boyce, los principios de este enfoque o filosofía de trabajo, van desde el pensamiento de que la salud se extiende más allá de lo puramente físico, abarcando lo mental o lo relacional,  hasta el contagio motivacional de la salud y el bienestar, pasando por la promoción y distribución de opciones sanas, el alineo del bienestar con la misión empresarial o la importancia de las relaciones como velo envolvente de todo lo profesional - empresarial. Si puedes, recarga pilas en este fin de semana.

jueves, 16 de enero de 2014

A trompicazos

Le cuesta al tejido pyme de mi ámbito territorial de actuación asimilar el concepto “nube” (cloud computing), sobre el que se ha escrito en alguna ocasión en este blog, pero poco a poco, a veces a fuerza de “trompicazos”, va asimilando el término, digamos mejor, la filosofía. Es indudable los beneficios que acompaña a esta solución ya del presente, sobre todo a las pequeñas y medianas empresas y a los profesionales que andamos de un sitio a otro y necesitamos tener a disposición nuestras herramientas de trabajo y nuestra gestión del conocimiento en cualquier tiempo y lugar.

Atrás quedaron esos mastodónticos equipos informáticos y redes físicas que costaban una millonada incorporarlas y otro tanto mantenerlas, por no hablar de los sistemas operativos, las licencias, … ¡Uf! Se me ponen los pelos de punta nada más pensarlo. Hoy, realmente mi sistema operativo es la configuración por la que accedo a Internet y paulatinamente voy incorporando trabajo a la nube y utilizando programas de la nube, como Office de Microsoft, si bien, tal vez por perro viejo, sigo manteniendo el procesador de texto y la hoja de cálculo en el equipo ¡Por si las moscas! No cabe duda que la precaución, aunque sea inconsciente, sigue estando ahí.

miércoles, 15 de enero de 2014

¿Predeterminado por ley?

No sé qué es mejor, si vivir en la inopia absoluta o conocer presuntas migajas de las miserias que se cuecen en los Poderes del Estado Español. Es la gansada que ayer me rondó por la cabeza mientras escuchaba a un equipo jurídico que, desplazado desde la capital del reino para un “asunto de provincias”, comentaba los pormenores de tal o cual asignación concursal a tal o cual juzgado y, después, a tal administración. Uní lo anterior con los recientes comentarios en televisión del juez Elpidio José Silva (ver a partir del minuto 01.36.00 de La Sexta), sobre la predeterminación legal de los jueces y, por un instante, denigré el momento de mi madurez en que se me ocurrió empezar a estudiar ciencias jurídicas (a buenas horas me lo planteo).

El artículo 24.2 de la Constitución Española (CE), reconoce el derecho fundamental de todo hijo o hija de vecino (o vecina) a un Juez ordinario predeterminado por la ley, juez legal, por lo que su vulneración puede dar lugar al preceptivo recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional (TC). Las características de un juez predeterminado son nítidas y van desde la prohibición de los Tribunales catalogados como “ad hoc”, es decir tipo Nuremberg o Guantánamo (alguna mente calenturienta piensa también en el Tribunal que se promovió para lo de la Sanidad en Madrid), hasta la predeterminación del reparto de asuntos o la propia competencia, pasando por la demarcación y planta de los órganos jurisdiccionales o la composición de cada Tribunal u órgano jurisdiccional.

El profesor Guillermo Ormazabal Sánchez (Introducción al Derecho Procesal, 2013, edit. Marcial Pons, pág. 45), apunta que la predeterminación es una garantía dirigida a proteger la independencia y la imparcialidad de los Tribunales, implicando el establecimiento de criterios para fijar legalmente a los jueces que conozcan los hechos con anterioridad a que sucedan, de forma que una vez producidos los hechos, no se pueda decidir el órgano judicial competente. Evidentemente, si esto no fuera así, se podría encauzar la causa hacia aquellos órganos judiciales más proclives a decidir de determinada manera o encomendar el asunto al juez que se desee. Pero algunos críticos enarbolan la idea de que  lo anterior es pura teoría y que la realidad se supera día a día a sí misma. 

Si quieres más información sobre el tema, te dejo link al artículo “Algunas cuestiones relativas al derecho fundamental al juez ordinario predeterminado por la ley”, de Diego Córdoba Castroverde, Magistrado especialista de lo contencioso-administrativo en el TSJ de Madrid, Magistrado-jefe del Gabinete Técnico del Tribunal Supremo y antiguo Letrado del Tribunal Constitucional (Revista on line del INAP). Este texto también se ha publicado en el sitio iurepost, bajo el título "Juez Legal".

martes, 14 de enero de 2014

¿Tecnología Vs Empleo?

La merienda de ayer la realicé en compañía de Antonio y Paco, que andan preocupados con los avances en la tecnología y su repercusión en el incremento del paro. Pensaba que esa incógnita, si no resuelta, estaba superada desde hace un tiempo, pero no, sigue erre que erre en la mente de algunas personas, y no sin sentido, que es lo preocupante.

Desde la robotización cada vez más envolvente, hasta la nube, generan un enrarecido ambiente tecnológico que influye en el ciclo de vida de las ocupaciones, acelerando la caducidad, obsolescencia o muerte de perfiles laborales, empresariales, institucionales o profesionales. 

Cierto que las soluciones actuales, por ejemplo Internet y todo lo que rodea a la Red, han propiciado una circulación de la información, el conocimiento, como nunca antes había sido conocido. Pero, también, empuja a la paulatina y cada vez más intensa sustitución de los individuos en el mercado, sea éste empresarial o laboral.

La balanza entre creación y destrucción de empleos en esta era tecnológica, se inclina hacia el segundo plato, ante la impasible mirada de la clase dirigente, el frote de manos de los de siempre y la preocupación de los sociólogos y algún que otro despistado antropólogo. 

El desempleo actual en mi país, tanto cuantitativo, número de personas, como cualitativo, itinerarios laborales y formativos además de extensión a todas las edades, va a ser muy difícil de encauzar, consecuencia de la inanición de los Poderes del Estado y del progreso tecnológico en sí, generando situaciones absurdas, como los anuncios en los medios de comunicación donde el trabajador o trabajadora tiene que pagar por trabajar.

Te dejo un dibujo que me hicieron de espaldas, mientras hacía como que estudiaba, de color verde, como el tecnológico y natural futuro que anhelo.

lunes, 13 de enero de 2014

Algunas claves

Sin desmerecer el resto de la jornada, interesante sobremesa cultural la que disfruté ayer en casa de unas amistades (Gracias). Por el perfil jurídico de los anfitriones, uno de los temas que se debatieron fue el referido a los delitos fiscales y de blanqueo de capitales, por los que S. A. R. Cristina ha sido citada por el Ilustrísimo Sr. Magistrado Juez Castro (ver post ¡Motivación por un tubo!). Doblemente me aproveché del momento: para conocer más detenidamente el ordenamiento jurídico de los presuntos entresijos del caso y como refresco pedagógico de Derecho Penal.

Y es que, apuntando algunas de las ideas claves repasadas, en el marco de esa disciplina jurídica conocí que el bien jurídico protegido en estas infraciones deriva del mandato establecido en el art. 31.1 de la Constitución Española (CE). A su vez, y siguiendo a Mestre Delgado, el hecho que el incumplimiento del deber de pago de los tributos pueda ser sancionado penalmente, deriva del carácter social del modelo español de Estado diseñado en el art. 1.1 de la CE.

El alcance de estos delitos ha sido reformado recientemente por la Ley Orgánica 7/2012, de 27 de diciembre, por la que se modifica la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal en materia de transparencia y lucha contra el fraude fiscal y en la Seguridad Social. Por su parte, el profesor Carlos García Valdés apunta que el delito fiscal como tal ha registrado incontables oscilaciones legislativas. El camino de ida y vuelta siempre ha sido el mismo, un movimiento continuo de la legislación especial al Código Penal español (CP) y de éste a la ley tributaria y, de nuevo, al CP.

Coincidieron los tertulianos con mis apuntes, en el sentido que a pesar de la categoría atribuida a la agregación de estos quebrantamientos de la legalidad en la actual norma penal española, su diligencia de aplicación no ha sido muy escrupulosa, incluso en ocasiones cuestionada doctrinalmente. Para este tipo penal, Mestre Delgado, realiza algunas observaciones importantes, como que la acción de no pagar el importe correspondiente a un impuesto no cumple, por sí sola, el referido tipo penal, ya que defraudar constituye la creación de una falsa apariencia de situación tributaria, dicho de otra forma: engañar a la Administración correspondiente.

También, no olvidar que declarar la existencia de una deuda tributaria, pero no proceder a su liquidación y pago, tampoco basta para la concurrencia del tipo penal del art. 305.1 del CP. En aquellos casos en que las bases de tal declaración sean tan notorias para la Administración tributaria, que la omisión de declaración sea inidónea para provocar engaño alguno, la falta de declaración y pago puede no constituir ilícito penal (igual, este tema puede ser una posible agarradera futura de la defensa de S .A. R.).

En cuanto a los delitos de receptación y blanqueo de capitales, en opinión de García Valdés, la receptación y conductas afines constituyen una intervención posterior del sujeto activo en el delito cometido por otro, siempre que se den las siguientes premisas: que no haya participado como autor o cómplice en el hecho principal, que conozca la comisión del delito patrimonial o socioeconómico, que actúe con ánimo de lucro y que ayude a los responsables a aprovecharse de los efectos del mismo, o los reciba, adquiera, oculte o con ellos trafique. Que esta semana te sea beneficiosa en lo profesional, laboral, empresarial o institucional, según proceda o te interese (Este texto también se ha editado en el sitio iurepost, bajo el título: Delitos Fiscales y de Blanqueo).

domingo, 12 de enero de 2014

Doblego de la razón

Empecé a llenar el vaso con el aburrimiento de Felipe González siendo consejero de Gas Natural (El País, 20 minutos). La gota que lo derramó fue la opinión de Gay de Liébana en La Sexta Noche. Lo que vino después fue, de nuevo, un torrente de indignación, desesperación y tristeza.

Antes de visitar a Morfeo, abrí el libro que descansaba en la mesita de noche, Nevaba, de Patrick Rambaud (edit. Martínez Roca), por el capítulo tres, "Los Escombros", encontrándome un extracto de Jean de La Bruyère, Les Caractères, impactándome bastante y que esta mañana me tomo la libertad de transcribir algunas frases, porque creo que no tiene desperdicio (al menos para mí):

“En la sociedad, la que se doblega primero es la razón. Los más sabios son gobernados a menudo por el más loco o el más estrafalario …”

En cuanto al texto “Nevaba”, aprovechándome de la sinopsis, el autor cuenta la historia en el marco de uno de los hechos más funestos y conocidos de la aventura napoleónica: la derrota ante el ejército ruso. Las circunstancias de Roque, D’Herbigny y los de su rededor, en específico una compañía de comediantes franceses que se une al ejército francés en repliegue, narran peculiarmente el sensible momento histórico (Fuente de la imagen: ¿Y aún hay más?).

sábado, 11 de enero de 2014

Recaudación de arrastre

Agradable almuerzo al que asistí ayer en un céntrico restaurante, invitado por los representantes de un grupo empresarial de mi ámbito territorial de actuación (Gracias), para estudiar una posible incorporación futura. El tiempo dirá. Desde luego que agradecido estoy por las atenciones y el interés. Después de participar en una clase de Derechos Fundamentales, llegué al hogar rondando las siete de la tarde, así que me puse a preparar la cena mientras veía “Más vale tarde”, de la Sexta, sin poder evitar escuchar la previsible subida del IVA al 21% de los productos sanitarios o la ya aprobada sujeción a la cotización de conceptos laborales como el cheque comida.

Irremediablemente, se me vino a la cabeza el majestuoso refectorio del mediodía y, sin ánimo de ser descortés, el IVA reducido del 10% que con toda seguridad se habría aplicado a la factura por lo finamente servido y espléndidamente consumido. ¿Cómo se permite cobrar un impuesto reducido a un restaurante de alto standing y se quiere incrementar el IVA a productos sanitarios? Igual pregunta surge con el tipo que se aplica a las revistas pornográficas, en contraposición con el IVA de las entradas al teatro o al cine o de materiales pedagógico - didácticos. Cada día que pasa, con cada nuevo desatino, me cuesta menos entender que el legislador no carbure sobre estas cuestiones.

En cuanto a los vales de comida ¿Por qué se le da una dentellada a una retribución en especie que lo que posibilita es, entre otros efectos positivos, recargar la productividad del trabajador o trabajadora? – Ah - ¿Que lo que se pretende es perseguir el presunto fraude tipos coches alta gamas, viviendas de lujo …? A estas alturas de la película, creo que el objetivo es seguir recaudando (¿1.000 millones de euros?). Pero, en todo caso, querido legislador, al igual que se debería hacer con el IVA en la Cultura, la Restauración, la Sanidad o la Educación: centre, acote, pero no utilice "artes de pesca de arrastre" o, como decía el otro, “hacer pagar a justos por pecadores” y, mientras, la casa por barrer.

viernes, 10 de enero de 2014

Líderes proactivos

“Peazo” de resfriado que tengo desde hace unos días, que me ha obligado a estar a medio gas. Me dijo un familiar que me pasara por el médico. ¡Ni soñarlo! Remedios tradicionales y mucho reposo es lo que estoy aplicando. Pena me dan las personas que tienen que ir a Urgencias por los atascos en los médicos de cabecera, y cuando llegan allí se encuentran con el infierno (por lo que veo en las imágenes en la tele y lo que me cuentan algunos familiares que trabajan en el sector de la Salud).

Si algo bueno tiene el periodo febril (por buscar lo positivo), es que entre el rosario de tonterías que pasan por la mente, vía sueños o delirios, siempre extraigo alguna perla, como la que recuerdo de esta noche, donde la mente hilvanó el pensamiento sobre esos directivos y directivas que tratan a sus equipos como si les fuera la vida en ello.

Son personas que, como dice un amigo, se han forjado en la universidad de la vida, laborando rudo y acumulando experiencia por doquier. Muchos podrán dirigir bien, pero, desgraciadamente, pocos son los elegidos por la Vida para liderar proactivamente y, como agua de mayo, estamos necesitados de esos seres, no sólo en la empresa, también en la política y en la propia sociedad. Si puedes, recarga pilas en este fin de semana.

jueves, 9 de enero de 2014

Subempleados

Como continuación de un debate que mantuvimos sobre las expectativas laborales del alumnado de las escuelas de negocio, me remitió ayer Antonio link al artículo de Elizabeth Rowe en BusinessWeek, “College Business Majors Top the Underemployed List” (Gracias), en el que se hace mención a una macro investigación realizada en Estados Unidos de América, destacando el top 10 de los desempleados o precariamente empleados asignado a los graduados en este tipo de instituciones docentes.

La ficha técnica del estudio considera a los precariamente empleados “underemployed” (subempleados), aquellos postgraduados que trabajan en empleos que no requieren esos estudios o especializaciones. Una persona en esa situación tiene 8,2 más de probabilidades, más propensa, a estar underemployed que el perfil universitario promedio. Los mejores estudios son los de ingeniería, informática y estadística. Otros, como diseño de moda, danza, gestión hotelera o turismo, tienen peores cifras de empleo precario, pero no se incluyeron en el ranking por escasear laboralmente (Fuente de la imagen: sxc.hu).

miércoles, 8 de enero de 2014

¡Motivación por un tubo!

Hace unos meses, en clase de Derecho Procesal, Tomás J. Aliste Santos nos explicaba lo relacionado con las resoluciones de los jueces o tribunales. Dentro de las jurisdiccionales se encontraban las providencias, los autos y las sentencias. Centrándome en los autos (245.1.b LOPJ), según las ideas claves hojeadas, éstos son utilizados cuando se deciden recursos contra providencias, se resuelven cuestiones incidentales o cuestiones referidas a presupuestos procesales (nulidad de procedimiento o en aquellos otros supuestos en los que de las leyes procesales se deduzca esta forma).

El auto es una resolución escrita que está estructurada por párrafos separados y numerados, en los que se contienen los hechos y razonamientos  jurídicos que dan paso a la parte dispositiva. El auto está firmado por el Juez o magistrados que lo dicten (248.2 LOPJ). Habitualmente se refiere a todas las resoluciones judiciales interlocutorias o formales, es decir, decisorias de cuestiones o incidentes necesarios para la protección del proceso y para alcanzar la decisión final.

Con esas nociones y con la experiencia acumulada profesionalmente al echarle una vistazo a algún que otro auto, me hice una idea, creí, bastante aproximada de este tipo de resoluciones del órgano judicial competente, hasta que ayer leí el auto del Ilustrísimo Sr Magistrado Juez Castro, con la imputación de la Infanta (El País, El Mundo). ¡Dios mío! ¡227 páginas! ¡Una tesis doctoral en toda regla! ¡Motivación por un tubo!

Según Guillermo Ormazabal Sánchez (Introducción al Derecho Procesal, pag. 182, edit. Marcial Pons), los autos deben estar siempre motivados  (y redactados con la estructura del artículo 248.2 de la LOPJ), pero, claro, como apuntan Esteban Urreiztieta y Eduardo Inda en El Mundo: “El auto más motivado de la Historia”. Le escribía ayer a Ana en un foro de Facebook que “el documento no tiene desperdicio”. Por lo demás, respecto al proceso, te referencio algunos de los textos que he escrito en este blog: “¿Igual para todos?” “Stand by imputatorio” “Jurisprudencia fiscal” o el reciente “¿Fiscal de oficio?” Este texto se ha editado también en el sitio iurepost, bajo el título: "El auto de la imputación" (Fuente de la imagen: elaboración propia).

martes, 7 de enero de 2014

Arma de guerra

Dice el refranero: "En guerra los estados, los libros cerrados". Según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, OACDH, durante los conflictos armados, las normas de derechos humanos tienden a reforzar el derecho internacional humanitario, estando prohibidas algunas violaciones de los derechos económicos, sociales y culturales, considerándose su quebrantamiento delito internacional, como pueden ser la denegación de atención médica, la destrucción o apropiación de bienes o el hecho de hacer padecer deliberadamente hambre a los civiles como método de guerra.

Hace unos días, en un foro universitario sobre derechos económicos y sociales, y después de leer las proactivas intervenciones de los participantes, le pregunté a Vicente qué pasaba con estos derechos en medio de un conflicto armado, sea una guerra o un acto terrorista. Me daba en la nariz que en esas sensibles situaciones, por muchos convenios, organizaciones y comisionados internacionales, estos derechos se quebrantan ostensiblemente, ante la impasibilidad de los estados o regiones en contienda y del resto de la “Civilización”.

Para OACDH, los derechos económicos, sociales y culturales frecuentemente se infringen de manera manifiesta y sistemática durante las emergencias y los conflictos armados, donde la destrucción metódica de objetos civiles o el desplazamiento forzado de la población, suele utilizarse deliberadamente como arma de guerra.

Y lo que más duele todavía, si cabe, es la realización de acciones deliberadas que pueden dar lugar a hambre, concretamente el asalto a los suministros de víveres, la destrucción de las cosechas o la pensada obstaculización de la ayuda humanitaria. Pero OACDH va mucho más allá en su denuncia.  En los desastres naturales, también se registran transgresiones de los derechos económicos, sociales y culturales. En fin. Todo vale en tiempo de conflicto o penuria y ya sabes quien siempre sale perdiendo. Ya lo decía Cayo Mario: "Con el ruido de la guerra, no escucho el sonido de las leyes" (Fuente de la imagen: post: “En el fragor de la batalla”).

lunes, 6 de enero de 2014

¡Y va que chuta!

Hoy, día esperado por muchos niños y niñas, quiero trasladarte brevemente mis reflexiones sobre un tema que me ha estado dando vueltas en la mollera durante unas semanas: ¿Por qué la Constitución Española (CE) cataloga  la protección social, económica y jurídica de la familia en general (art. 39.1 CE) y de la infancia en particular (art. 39.2,3 y 4 CE) como principio rector en vez de Derecho Fundamental?

Según vi en la disciplina Derechos Fundamentales y su Protección Jurisdiccional,  con la expresión “principios rectores” se designa a los preceptos que se ubican en el Capítulo III de la CE. La doctrina ha clasificado a estos preceptos por oposición a los derechos constitucionales, por un régimen de garantías con una protección judicial de menor intensidad que los derechos del Capítulo II (art. 53.3 CE). Están sujetos a estos principios los poderes Legislativo, Judicial y Ejecutivo como también el Tribunal Constitucional. La vinculación a los poderes públicos (art. 9.1 CE) tiene su concreción en el artículo 53.2.

Las garantías de los principios rectores son las genéricas de todas las normas constitucionales por el hecho de serlo, no gozando de la misma rigidez constitucional (procedimiento del artículo 168 CE), ni de la reserva de ley orgánica, ni del procedimiento preferente y sumario de tutela judicial, ni tampoco del recurso de amparo de los que disfrutan los derechos fundamentales. La exigibilidad judicial resulta limitada porque no pueden ser invocados directamente ante los tribunales ordinarios como derechos exigibles, por lo que hace falta la concreción legislativa previa como derechos subjetivos.

Me explican en la universidad que no es posible hablar de democracia sin derechos fundamentales, configurándose éstos como elementos estructurales esenciales del Estado de Derecho. Dicho de otra forma, el Estado de Derecho no puede concebirse sin los Derechos Fundamentales. Sólo allí donde se reconocen y garantizan los derechos fundamentales existe Estado de Derecho y solo donde está establecido el Estado de Derecho puede hablarse de una efectividad y eficacia de los derechos fundamentales.

Por tanto, aunque sea ligero lo que voy a escribir, la familia en general y el derecho de la infancia en específico es secundario en un Estado de Derecho ¿Sí? ¿Derechos de segunda? Ni tan siquiera de segunda, principios rectores ¡Y va que chuta! En mi opinión, los “padres” de la CE se volvieron a columpiar. Entiendo que la familia (ver "La familia" o "Derivada de famulus"), en cualquiera de sus manifestaciones, es pieza fundamental en toda sociedad y, por derivación, en todo Estado de Derecho que se precie. Igualmente, y con más razón, la protección a los niños y niñas debería catalogarse dentro de los Derechos Fundamentales y no en los Principios Rectores.