martes, 17 de julio de 2018

Siete pasos

El día de ayer lo pasé impartiendo formación presencial en materia de adaptación al Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), a arquitectos, aparejadores e ingenieros industriales, entre otros perfiles profesionales técnicos. Por la tarde, mientras firmaba los preceptivos certificados de asistencia a efectos de la acreditación de formación relativa a la adaptación al REGLAMENTO (UE) 2016/679 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE (Reglamento general de protección de datos), caía en la cuenta que el alumnado se encontraba bastante aplicado y, sobre todo, concienciado en lo que a este cumplimiento normativo se refiere. Eso es bueno. 

Esta mañana quiero resaltar el interesante abanico de guías que las distintas administraciones públicas nacionales y europeas ponen a disposición de los obligados del cumplimiento normativo, documentos que utilizo en la docencia presencial como refuerzo pedagógico didáctico y que referencio y oriento en los contenidos que elaboro para los productos formativos en entornos elearning, agradeciendo que los autores de dichas guías permitan la reutilización autorizada, con indicación, eso sí, de la fuente bibliográfica. Me gustan las guías de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) y, especialmente, las orientaciones de la Unión Europea (UE) en esta materia. A título orientativo y no excluyente, referencio los “Siete pasos para que las empresas se preparen para el Reglamento general de protección de datos (RGPD)”. Si quieres acceder al documento, clickea AQUÍ

Después de acotar a quién va dirigida la guía, se recomienda la aplicación de los principios clave, desde la recopilación de datos personales para un fin claramente definido y no usarlo para otros propósitos, hasta no recopilar más datos de los que se necesite, para seguidamente detallar los pasos, desde verificar los datos personales que se recopilan y tratan, hasta comprobar si se está sujeto a una serie de disposiciones del ordenamiento jurídico aplicable, pasando por la información a los clientes, empleados… conservar adecuadamente los datos únicamente mientras sea necesario, protegerlos o asegurarse que los subcontratistas respetan las normas. ¡Ah! y un recuerdo a las multas que pueden caer (Fuente de la información: UE.  Fuente de la imagen: pixabay).

lunes, 16 de julio de 2018

Recaudación de Sociedades cuesta arriba

Evolución del número total de declarantes del impuesto de Sociedades. Fuente: AEAT.
En el fin de semana pasado he estado hojeando el documento sobre la Declaración de Sociedades en mi país, correspondiente al ejercicio fiscal de 2017, así como las novedades para 2018, que ya difundí en el sitio Contable y Fiscal, texto "Estudio Impuesto de Sociedades", que se presentó la semana pasada por el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF) –órgano especializado en fiscalidad del Consejo General de Economistas de España– (si quieres acceder al documento, clickea AQUÍ). Con los datos de recaudación de 2007 a 2017 los economistas asesores fiscales consideran que, aunque se han incrementado los beneficios de las empresas en la salida de la crisis, a la recaudación por Sociedades le cuesta remontar, pese a haberse tomado medidas excepcionales como las restricciones a la compensación de pérdidas, la limitación de las deducciones por doble imposición, la imposibilidad de deducir deterioros –incluso con obligación de revertir los deducidos con anterioridad– o el fuerte incremento de los pagos fraccionados. Atribuyen este hecho a las pérdidas acumuladas por las empresas durante la crisis –que ahora están compensando–, y a la internacionalización de las grandes empresas, lo que produce que una parte muy importante de sus beneficios tengan origen en el extranjero –tributando por tanto allí–. Aun así, el REAF estima que el porcentaje de recaudación sobre el PIB en España, cercano al 2,5%, está en línea con los países de nuestro entorno.
Recaudación total del Estado español (millones de euros).  Fuente: AEAT
Respecto a las novedades normativas que afectan a la Declaración de Sociedades 2017, desde el REAF destacan las siguientes: la imposibilidad de deducir las pérdidas habidas en transmisión de participaciones significativas y, en determinados casos, la minoración de las mismas, si se trata de pequeñas participaciones. En sentido positivo, mencionaron que la deducción prevista para las producciones cinematográficas se ha mejorado en algunos porcentajes y límites. En cuanto a los principales aspectos a tener en cuenta cuando las empresas y asesores se enfrentan a esta declaración, alertan, entre otros, de los diferentes criterios administrativos sobre la deducibilidad de los intereses de demora, de la necesidad de prestar atención a la normativa mercantil cuando se trata la deducibilidad de las retribuciones de los consejeros con funciones ejecutivas, y de que los Tribunales Económico-Administrativos consideran que la compensación o no de bases imponibles negativas es una opción irrevocable cuando ha transcurrido el plazo voluntario para declarar. Asimismo, desde el REAF llaman especialmente la atención especial sobre uno de los pocos incentivos que no han sido podados, la reserva de capitalización. Este texto también se ha editado en el sitio BOOK--POST, bajo el título  "Declaración Sociedades 2017 y Novedades 2018" (Fuente de la información y de las imágenes: REAF).

domingo, 15 de julio de 2018

El efecto Axe de los préstamos dudosos

El Banco Central Europeo (BCE) considera que un préstamo es dudoso cuando pasan más de 90 días sin que el prestatario pague el principal o los intereses. Los préstamos dudosos también se conocen como préstamos con incumplimentos (NPL). Mientras un préstamo normal proporciona a una entidad financiera los ingresos por intereses necesarios para obtener beneficios y conceder nuevos préstamos, cuando los prestatarios no cumplen los plazos acordados durante 90 días o más, la entidad debe provisionar más capital dando por supuesto que no se devolverá el préstamo. Esto reducirá su capacidad de conceder nuevos créditos. Para que a una entidad le vaya bien a largo plazo, y pueda seguir obteniendo beneficios con la concesión de nuevos créditos, tiene que reducir al mínimo sus préstamos dudosos. Si una entidad de crédito tiene demasiados préstamos dudosos en su balance, su rentabilidad se resentirá porque no podrá obtener suficiente dinero de su actividad crediticia. Además, necesitará reservar una cierta cantidad de dinero por si necesita sanear totalmente el préstamo en un momento determinado.

Al final, como diría el otro, el perverso "efecto Axe", puesto que la economía de la zona euro depende en gran medida de que las entidades concedan crédito, por lo que el BCE puede aumentar o recortar los tipos de interés que aplica a los préstamos que concede a las entidades, influyendo en el coste del crédito del sector privado y, de este modo, asegurarse que la inflación se mantiene en niveles inferiores, aunque próximos, al 2 % a medio plazo. Pero si las entidades tienen demasiados préstamos dudosos no podrán conceder el crédito suficiente, por lo que la eficacia de este mecanismo para influir en los tipos de interés del sector privado será menor. Recientemente, el BCE ha anunciado  nuevos pasos en la definición de su enfoque supervisor para hacer frente al volumen de préstamos dudosos en la zona del euro. Este enfoque sigue el trabajo ya realizado en esta área, como las estrategias de reducción de préstamos dudosos de las entidades de crédito, y el apéndice sobre dotación de provisiones para préstamos dudosos nuevos. Se pretende crear un marco coherente para abordar los volúmenes de préstamos dudosos en el contexto del diálogo de supervisión a través de la definición de expectativas supervisoras a nivel de cada entidad de crédito. 

El objetivo del BCE consiste en lograr un provisionamiento adecuado de los préstamos dudosos heredados, que refuerce la capacidad de resistencia del conjunto del sistema bancario en la zona del euro. Con este enfoque, la Supervisión Bancaria (SB) del BCE mantendrá contactos más estrechos con cada entidad para definir sus expectativas supervisoras. Dichas expectativas específicas se basan en referencias de entidades comparables (benchmarking) y en la ratio de préstamos dudosos y las principales características financieras de cada una de ellas. El fin no es otro que asegurar un progreso continuado en la reducción de los riesgos heredados en la zona del euro y lograr un mismo nivel de cobertura de los volúmenes y flujos de préstamos dudosos a medio plazo. En 2017, la SB publicó una guía sobre préstamos dudosos, que ofrecía a las entidades de crédito un instrumento eficaz para tratar dichos préstamo, donde se requería a las entidades con volúmenes elevados de préstamos dudosos que acordaran estrategias para reducir dichos volúmenes. En 2018, la SB publicó un apéndice de dicha guía en el que se establecían las expectativas supervisoras sobre dotación de provisiones para préstamos dudosos nuevos (Fuente de la información: BCE. Fuente de la imagen: pixabay).