lunes, 29 de diciembre de 2003

Tecnología y Administración

Me ha recordado una compañera de la facultad la valiosa aportación de Joan Woodward al estudio del impacto de la tecnología sobre las organizaciones. 

Cierto es que esta investigadora británica dudó y echó por tierra la teoría de un solo molde de administración para todas las empresas. 

Analizó la empresa industrial y demostró que existía una práctica concreta de organización acomodada a cada escenario técnico, sentando los cimientos de un nuevo enfoque de análisis de las prácticas administrativas de las organizaciones. 

Posteriormente, Charles Perrow amplió esta idea a las empresas del sector servicios.

(Texto mejorado posteriormente. Fuente de la imagen: sxc.hu).

sábado, 6 de diciembre de 2003

¿Qué mejor aguinaldo?

Fuente de la imagen: 3D_Maeenchen en pixabay
Se acerca la Navidad y con ella la costumbre de los regalos de empresa que, dependiendo de la moda, el boom o la crisis, cada año logra poner histéricos a muchos departamentos de marketing, secretarías ejecutivas y miembros de la alta dirección. A lo largo de mi vida profesional he tenido todo tipo de experiencias sobre el referente y he recibido de la dirección o consejo de administración de turno, un variopinto abanico de detalles, desde ostentosos y típicos relojes de ejecutivos creídos (algunos de ellos me da vergüenza ponérmelos, lo reconozco, nací al lado de la Cueva El Gato, en Ronda, España), hasta cuadros de Juan Crossa o Repiso, pasando por plumas, bolígrafos, llaveros, colgantes, corbatas (sí, corbatas), botellas de vino, etc. La mayoría de las cosas las he reubicado entre la familia y allegados.

Sin embargo, cuando los regalos provenían de proveedores, clientes o terceras personas o instituciones, los voy amontonando en el despacho y los reparto entre los colaboradores, realizando una lista de todas las ofrendas recibidas, que pongo a disposición del comité ejecutivo. No penséis que esa costumbre ha sido bienvenida en todas las empresas en las que he laborado, pero pienso que es lo más justo, ya que el que gratifica se supone que lo hace, por ejemplo, en agradecimiento a una labor bien realizada y ese trabajo lo realiza toda mi empresa, no sólo yo. En una navidad, un proveedor regaló un reloj muy chulo a una colaboradora y ésta lo incorporó al montón que había en la sala de juntas. En la cena lo sorteamos y le tocó a un colaborador que había perdido hace semanas su reloj. 

Días después, el proveedor me llamó todo enojado porque la colaboradora no se había quedado con el detalle. Le expliqué que le gustó mucho pero que había decidido incorporarlo a una causa más proactiva. En fin, nunca llueve a gusto de todos. En cuanto a lo de hacer regalos a clientes, proveedores y terceras personas e instituciones, es muy importante los gustos y preferencias del destinatario, sin dejar de lado el coste. Hay que encontrar el equilibrio entre el buen gusto y el justo precio, perenne reto ante el detalle con un cliente importante, un proveedor comprometido o un potencial tercero-objetivo para la actividad futura. Finalmente, este año, como se suele decir, por circunstancias de la producción, barrunto que recibiré pocas mercedes y obsequios, pero me queda la alegría de haber contactado con vosotr@s a través de este medio bloguero ¡Qué mejor aguinaldo! Gracias y Suerte (Formato de post mejorado con posterioridad. Fuente de la imagen: sxc.hu). Imagen incorporada posteriormente; fuente: 3D_Maeenchen en pixabay.

lunes, 17 de noviembre de 2003

¿Nueva Economía?

Fuente de la imagen: Free-Photos en pixabay
En el año 2002 participé en la redacción del capítulo “Elaboración de un plan de e-marketing”, dentro de un texto sobre Estrategias de Marketing en la Red. Empecé a encauzar el apartado desde el punto de vista de una empresa de Internet, pero luego me di cuenta del error del enfoque, ya que cualquier institución privada o pública debería tener la oportunidad de plantear su e-strategia.

Después de participar en el año 1999 en la elaboración de un plan de negocio para una empresa operadora de telefonía (licencia B), medité seriamente el uso inadecuado del concepto “nueva economía”. ¿Los sumerios hablarían de nueva economía? ¿Y los fenicios? ¿Y las culturas precolombinas? ¿Y Cristóbal Colón? ¿Y en la era de la industrialización? etc.

En conclusión, es la misma economía que conocemos todos, abierta a una nueva ventana de actividad de negocio o de recurso productivo, en este caso, Internet. Me siento incómodo utilizando, incluso, el concepto "e-conomía". Por ciclos, como la economía, cada cierto tiempo leo en la prensa salmón sobre las empresas de la nueva economía, asesoramiento en la creación de un negocio en Internet, cómo triunfar en la Red, elaboración de un e-plan de negocio...

Pienso que la mayoría de los artículos que se escriben parten del anacronismo o incoherencia de base antes comentado, generando confusión y desorientación a los potenciales talentos y jóvenes promesas necesarias para seguir reactivando el tejido económico y social de cualquier pueblo, comarca, región o país, junto a los conscientemente olvidados viejos talentos y viejas realidades empresariales que, creo, tal como está el negocio, tienen, también, mucho que aportar (Formato de texto mejorado con posterioridad. Fuente de la imagen: sxc.hu Freee-Photos en pixabay).

lunes, 27 de octubre de 2003

En la Bicicleta de tu Ser

Fuente de la imagen: archivo propio
Aprendí a montar en bici en la bicicleta de Antonio, allá con diez u once años, en las huertas de Ronda (Málaga, España), al lado de la Cueva del Gato. Tenía mi amigo una bici preciosa. Creo que su padre, emigrante, se la trajo de Alemania. Era pequeña pero con el diseño de una bicicleta grande, de las de antes. Una gozada. Antonio era unos meses más joven. Nos llevábamos muy bien. En contrapartida, le aleccioné a acoplarse encima de las ovejas y de las cabras y cabalgar unos segundos. Luego, la vida nos separó y hasta hoy sin saber de él. Sí, me enseñó a montar en bicicleta y, supongo, aprendí por mí mismo (no confundir enseñar con aprender). 

Horas y horas, en la era, después de una larga jornada de trilla, me explicaba como debía mantener el equilibrio, lanzándome una y otra vez desde un pequeño promontorio, en los aledaños del círculo de piedras. Empezaba a pedalear, me caía y ¡una vez más! Me enfadaba con Antonio porque pensaba que lo que quería es verme en el suelo. Mi conflicto se encontraba en que me tenía que enfrentar yo solo, hacerlo solo. Antonio me apoyaba pero el que se caía no era él. Quizás, debería haber entendido antes la ley de la gravedad. El caso es que ahora, partes del recuerdo las percibo dolorosas, por los porrazos, y hasta un poco frustrante; sin embargo, todo en su conjunto es una evocación simpática y adorable. 

Ansío el momento de enseñar a mi retoño a montar en bicicleta. Espero hacerlo igual de paciente, pedagógico y didáctico que mi amigo Antonio lo hizo conmigo. Ese tipo de experiencias me iban trasladando el mensaje de las dificultades que día a día hay que vencer para, posteriormente, disfrutar de la libertad de pasear por el barriada de la Vida, montado en la bicicleta de tu Ser, ayudándote de tu cuerpo y, sobre todo, de tu cerebro y de tu corazón, o, mejor, de los dictados de tu alma. Buenos días y buena semana (Formato de texto e imagen incorporado con posterioridad. Fuente de la imagen: sxc.hu). Fuente de la imagen: archivo propio.

sábado, 13 de septiembre de 2003

El Sol también sale mañana

Autor: Manuel (Málaga, España). Aunque tengo más de cuarenta y mis contactos son relativos, mi nivel de estudios es medio ¡Modesto, baja del Cielo que sube Manuel! no me importa ser autónomo o asalariado, experimento la continua adaptación, procuro encontrarme activo en el mercado, he empezado varias veces desde el cero absoluto y me gusta aprender y aprehender, por lo que no lo tendré difícil. Por lo visto, quienes tienen más dificultad en localizar trabajo son los que poseen un nivel de estudios bajo o se encuentran en paro. No sé que decir. De todo hay en la viña del Señor. De acuerdo que ciertos colectivos lo tienen mucho más complicado, por ejemplo, la mujer o los discapacitados; pero pienso que lo importante es la actitud que uno tenga ante la actividad laboral – profesional en sí misma. Hay que reflexionar sobre aspectos tales como la integración en el ámbito social de actuación, ser conscientes y honestos respecto a las actuales y distintas capacidades profesionales, la importancia de la formación, el reciclaje profesional; en síntesis, la compostura ante la vida misma. Mas tarde, no es que sea un camino de rosas, pero, muy probablemente, se suavizará la dura vereda de la búsqueda.

Luego están las otras caras de la moneda. Por ejemplo, que se te suba tu currículo o historial profesional a la cabeza y no aceptes un trabajo por menos de xxxxxx euros brutos anuales. Hay que tener mucho cuidado con esas percepciones. Igualmente, se puede dar el caso de la empresa que quiere "pescada a precio de bacalailla", que se quiera aprovechar de las circunstancias, que devalúe consciente y subjetivamente tu historial o que pretenda hacerte pasar por un sinuoso, subjetivo y larguísimo sendero de integración para ser miembro de pleno derecho del equipo. Todo eso también hay que evitarlo, salvo cuestión de fuerza mayor; es decir, que necesites el "currelo" por asuntos económicos o de aprendizaje. Ante esta situación, aconsejo sinceridad profesional, tanto con el empresario como, sobre todo, con uno mismo. Creedme, el Sol sale al día siguiente. 

Hace un tiempo, después de finalizar una sensible experiencia laboral, que me desorientó y entristeció hasta el punto de replantearme seriamente si merecía la pena el camino profesional que transitaba, me ofrecieron una colaboración en un decente proyecto empresarial, en el que había trabajado hace años y con el que me sentía identificado con algunos aspectos de la dirección.  Pues bien, el puesto que me brindaban parecía súper interesante, de hecho era el mismo planteamiento que también me propusieron hace años; el ambiente agradable y la corporación importante; vamos que con lo decaído que estaba (y sin trabajo), era para haberlo cogido con los ojos cerrados. Pero, por honradez profesional ante el empresario y ante mí mismo, procurando ser objetivo, evalué la actividad, su proyección y la cuantificación económica por mis servicios. Le puse un precio que, curiosamente, coincidía con el que habíamos estado negociando años atrás. 

Después de unos días de reflexión por su parte, me dijeron: ¡Manuel, no puede ser, eres muy caro! Agradezco la sinceridad. Se me vino a la cabeza la famosa frase de Deming: “Las cosas no son caras o baratas por sí mismas, sino con relación a otras”. Dicho de otra forma: las cosas no son caras o baratas per se; son caras o baratas contrastadas con el beneficio que aportan y comparadas con otras cosas. Interpreté que podían disponer de otro perfil, similar al mío, que le iba a brindar los servicios profesionales que demandaban a un precio inferior y a una calidad igual o superior. Yo, por mí mismo, no soy caro o barato, sino en relación con otra persona. Espero os te sirva de algo esta experiencia y, al menos, hayáis pasado unos minutos agradables. (Formato mejorado con posterioridad. Fuente de la imagen: sxc.hu). Fuente de la imagen: elaboración propia.

sábado, 23 de agosto de 2003

Interim manager

Me dice la contacto Milagros: Manuel ¿sabes que he leído en la prensa un nuevo perfil profesional similar a tu actividad laboral? Dime. La interim management, responde. Verifico la información acerca de un perfil profesional con el que, efectivamente, he procurado ganarme la vida, con mejor o distinto acierto, dependiendo del proyecto, desde principios de 1998. Comprenderá la firmante del artículo, que no coincida con la afirmación de que es un nuevo modelo de gestión, no porque lo lleve practicando desde hace un tiempo, sino porque ya conocí esta figura en las clases teóricas de la facultad y, sobre todo, porque su utilización se detecta, como mínimo, a finales de la década de los sesenta en Europa y, especialmente, EEUU.

Un interim manager, también llamado outsourcing de dirección, director de transición o gerente del cambio (entre otros nombres), es un profesional que proporciona la ayuda directiva temporal, generalmente en el nivel ejecutivo o gerencial, a una empresa o grupo empresarial, para conseguir sus objetivos de negocio que, habitualmente, se encuentran relacionados con la administración de una situación de crisis, la implantación de una nueva estrategia global, la docencia y tutoría a un equipo directivo joven e inexperto, o la gestión del cambio.

Este director de transición debe poseer una combinación de destrezas, incluyendo la capacidad de funcionar en base a objetivos muy sensibles. Por otro lado, debe ser apolítico y disfrutar de excelentes habilidades comunicativas. La relación con la empresa cliente puede instrumentarse bien como trabajador por cuenta ajena, autónomo o socio de una sociedad profesional. Los objetivos generalmente son definidos de mutuo acuerdo con la empresa y el marco temporal de ejecución de un servicio de este tipo se desliza desde los 4 a los 18 meses, pudiendo, en raras ocasiones, superar la barrera de los dos años.

Se sufre y se aprende mucho y hay que tener un alto nivel emocional, porque no siempre se desenvuelven los acontecimientos tal y como se prevén en la versión 0.0 del imprescindible plan estratégico. En lo que a las secuelas os comento que, en mi caso, cuando termino la relación con la empresa sufro bastante y lo paso muy mal al ser muy intensa la interacción humana, el fluir de sentimientos y la identificación con el negocio. Algo se desgarra en mi interior y percibo que un granito de mi ser se queda en esa organización.

Disfruto de muy buenas relaciones personales con la mayoría de los socios, consejos de administración y resto de colaboradores de las instituciones en las que he realizado un servicio profesional de esas características. Desde aquí un cálido abrazo a todas y a todos. Yo también he aprendido y aprehendido de y con vosotros. Gracias. Post rectificado con posterioridad a su publicación (imagen incorporada en 2012; fuente de la imagen: sxc.hu). Imagen incorporada posteriormente; fuente: pixabay.

lunes, 18 de agosto de 2003

Vivir es arriesgarse

"Vivir es arriesgarse a cometer errores" (Henry Harland). Buenos días. Dice Milan Kundera: "El hombre queda separado del pasado por dos fuerzas que se ponen inmediatamente en funcionamiento y que cooperan: la fuerza del olvido (que borra) y la fuerza de la memoria (que transforma)". No sólo no debo disimular mi existencia profesional, sino que, además de la expiación de los fracasos y errores que tímidamente se dejan ver en los textos, pienso en el granito de valor que ese conocimiento pueda aportar a otra persona en su tránsito por la vida empresarial. 

Aunque esta actitud comunicadora genere el riesgo de dejar de ser uno mismo, desintegrase en millones de partículas existenciales, creo que merece la pena aventurarse. Con mi básica (por no decir torpe) redacción, quiero ajustarme a la verdad de lo que he vivido, Cierto, es “mi verdad”; por eso procuro documentar las historias verídicas con otros datos públicos que puedan ser contrastados, con discreción y respeto, de forma que esos recuerdos ¿ensalzados o ennoblecidos por mi subconsciente? posibiliten al lector acercarse a “la Verdad”. 

Marcel Proust nos apunta la dificultad en el cálculo de la escala con la que los demás aprecian nuestras palabras o nuestros movimientos, pero esa parte de análisis y contrastación le corresponde al visitante del blog. Por el bien del lector y por mi bien, procuraré no agobiar con tantos post, ser prudente y no preconizarme. (Imagen y formato actualizado con posterioridad. Fuente de la imagen: sxc.hu). Imagen incorporada posteriormente; fuente: pixabay.

miércoles, 13 de agosto de 2003

Love Me Tender

Fuente de la imagen: BeWater en pixabay
Demasiado sofoco estival. Presiento que la Naturaleza, empujada por el Ser Humano, ha acelerado brutalmente sus ciclos climáticos destructivos, para después resurgir de sus cenizas, como el Ave Fénix. Por suerte tengo unos kilos menos que el año pasado por estas fechas, si no estaría sudando todavía más. 

Este terral calorífico me trae recuerdos de un verano, a finales de la década de los setenta, tendido en el suelo de mi habitación, observando al entramado de cintas de casete con el que había decorado el techo, mientras, en un viejo tocadiscos de mi hermana mayor, de esos que aparecen en la serie Cuéntame, susurraba Elvis Presley

Sus canciones me transportaban a estadios emocionales eternos, calmaban el pegajoso calor y atenuaban sufrimientos y miedos propios de la adolescencia. Gracias Elvis; hoy te sentiré de nuevo, me refrescaré con tus canciones y soñaré una vez más con un mundo mejor, donde tú sigas siendo el Rey del Rock and Roll (Imagen, formato y link actualizados con posterioridad. Fuente de la imagen: sxc.hu). Imagen incorporada posteriormente; fuente: BeWater en pixabay.

jueves, 24 de julio de 2003

La fórmula magistral

Al igual que sucede en las especialidades clínicas y en la medicina en general, el ejecutivo o consultor de una empresa que quiera conseguir la solución magistral e inmejorable para todos los problemas organizativos que se presenten, no sabe que vive en un planeta que se llama Tierra; es decir, naufragaría estrepitosamente.

Sin embargo, aún estando en el siglo XXI, en el tejido empresarial y social en el que me muevo (Málaga, Andalucía, España), sigo detectando afirmaciones exageradas que alimentan la creencia general de que existen remedios de botica que curan todos los males empresariales y, claro, pocos son los negocios que disponiendo de un horizonte prometedor, consiguen materializar esas expectativas empresariales y sociales, aplicando esos variopintos ungüentos.

Pretenden utilizar una y otra vez soluciones que fueron más o menos eficaces en el pasado o que han observado su relativo o subjetivo efecto beneficioso en otras organizaciones (p.ej. el copia y aplica porque a la competencia directa, según ellos, les ha ido bien). No se deberían aceptar esos remedios caseros como fórmulas magistrales o panacea que todo lo arregla, sino que hay que buscar soluciones en consonancia con su proyecto empresarial y el marco económico y social interno y externo en el que navegan.

Luego están los propietarios de grupos empresariales que al abrigo de sus certificaciones en calidad, excelencia, RSE y rosario de premios políticos, van pregonando por a diestro y siniestro, en su prensa palmera, las bondades de su organización, lo responsable que son socialmente, ambientalmente, tecnológicamente… y cuando levantas un poquito la moqueta de su oficina, aparece la actitud primaria, caducada, antieconómica y antisocial del capitalismo trasnochado de finales del siglo XIX, que sólo cuida el rendimiento inmediato del obrero.

Ya nos decía el profesor de la Universidad de Harwad Elton Mayo, ideas que también se encuentran desfasadas y superadas, a principios del siglo pasado, que el empresario tiene que asimilar que el colaborador es humano, no es una máquina y que el medio donde interactúa está conformado por bloques históricos, sociales y económicos que no deben ser ignorados. 

En síntesis, mucho máster, training, coaching, quality… pero, a veces, me da la sensación de que algunos empresarios y ejecutivos acaban de bajarse de una máquina del tiempo que los ha transportado desde la época taylorista y fayolista hasta nuestros días ¿O es que realmente, en la práctica, no hemos avanzado casi nada desde entonces? (Imagen incorporada con posterioridad: Fuente de la imagen: elaboración propia).

miércoles, 16 de julio de 2003

Basura en Internet

Robert Guerin comentó que el aire que respiramos es un compuesto de nitrógeno, oxígeno y publicidad. Con la incorporación a nuestra vida del recurso Internet, cada vez es más difícil librarse de la densa niebla imperceptible con la que nos envuelve la publicidad. Los manipuladores y engañosos mensajes se encuentran la mayoría de las veces dispuestos a penetrar como sea en nosotros y estimular nuestras motivaciones.

En el año 1991, en el marco del Programa de Doctorado en Dirección Estratégica, estudiaba el mercado publicitario y sus gurús, reflexionaba sobre la teoría y la práctica y escribía que buena parte de la publicidad de aquellos momentos parecía hecha para ignorantes consumidores que picaban con facilidad en anzuelos cargados de ramplonería, utopías, piedras filosofales y huries del paraíso venidero.

Sin embargo, la evolución cultural y el avance de la tecnología obligaría a la aparición de auténticos científicos de la comunicación con una publicidad más informativa, más honesta y racional.

Dieciséis años después, pienso que esa crítica puede aplicarse a la situación actual, que se ha agravado con la difusión y uso inadecuado de otros recursos técnicos (correo electrónico, páginas web, etc.) Esa publicidad honesta y racional todavía no se ha democratizado.

Sigue siendo necesario abogar por una publicidad diferente como único camino válido para conseguir la credibilidad. En ese sentido, una forma de seguir la tendencia sociológica es hacer de la publicidad un espectáculo, sin caer en la caricatura, el show gratuito, la manipulación o la mentira.

Se trata de hacer algo que quede en la mente del consumidor y que se comente. Hace ya mucho tiempo se comprobó que el ser humano retiene el 20% de lo que oye, el 40% de lo que ve, el 60% de lo que ve y oye simultáneamente, el 70% de lo que dice y hasta un 90% de lo que dice y hace.

¿Nos alejará aún más Internet de la visión publicitaria informativa, honesta y racional? Saludos (Formato de texto e imagen incorporados con posterioridad; fuente de la imagen: sxc.hu).

miércoles, 9 de julio de 2003

El profesional, la imagen y el slogan

En el periodo 1994-1998, al abrigo de la Federación, tuve la oportunidad de organizar jornadas (más de cincuenta en toda Andalucía), innumerables seminarios y cursos de reciclaje formativo (¿miles?), congresos (tres), revistas (nueve números), periódicos, etc. Al inicio, por cuestiones presupuestarias, empezamos de forma digamos doméstica, realizando todo el trabajo prácticamente nosotros, salvo el diseño de la imagen del producto y la imprenta o reprografía, que la contratábamos. En los primeros momentos, teníamos la suerte de contar con una diseñadora, a freelance, Pastori, que realizaba trabajos que nos gustaba, eran muy decentes (se notaba los proyectos en los que no participaba ella). Luego, sugerido por nuestro Presidente, nos arriesgamos y pusimos en marcha un departamento de “Relaciones y Comunicación” con Auxi al frente. La verdad es que se me facilitó sobremanera los temas y pude dedicarme a lo verdaderamente importante y ella me resolvía eficientemente todo lo demás, sobre todo lo tedioso de la selección y negociaciones con los proveedores diversos: gestión de la revista ELformador (con una tirada trimestral de 10.000 ejemplares) medios, hoteles, restaurantes, agencias, etc. y el importante trabajo de la planificación estratégica de los proyectos y su análisis posterior.

La imagen es fundamental y el slogan también. Procurábamos que cada evento dispusiera de una imagen y una frase representativas. Cierto que unas veces acertábamos mejor que otras. No obstante, cuando llegaron las vacas gordas, presupuestariamente hablando, se accedió al complejo mundo de las agencias de publicidad y de medios y, debo reconocer, que no todo fue de color de rosas, ya que se mezclaban intereses empresariales con personales: ¡Conozco a Pepito que trabaja en la Gran Vía y hace unas campañas de escándalo! ¡Lo hacemos con fulanito que le trabaja a la asociación “Z”! ¡Como el Congreso se hace en la provincia “X” pues la empresa tiene que ser de allí! etc. Supongo que como en todos los sitios, las presiones eran agobiantes. Los técnicos pretendían que realizara todo de manera profesional, objetiva. A veces teníamos que darnos contra un muro a sabiendas que nos íbamos a dañar y algún que otro poner su puesto a disposición de la dirección. Pero después, con independencia de la asunción de las responsabilidades formales, como la gente no es tonta, todos sabíamos qué persona, grupo de influencia o medio había sido el verdadero promotor de los escasos pero importantes desastres. Y aprendíamos de los errores. ¡Digo que si aprendíamos!

En 1999, entre otros muchos proyectos, me tocó participar en el diseño y ejecución de una campaña publicitaria para vender ADSL (creo que fue de las primeras que se realizaron en Andalucía), ya que una de las empresas del grupo en el que colaboraba era del sector de las telecomunicaciones, operador de telefonía incluido. Pero fue con posterioridad, ya en el siglo XXI, cuando conocí en profundidad los pormenores de la gestión de medios y proyectos de comunicación en el sector de Internet, al procurar reactivar portales diversos (Gastronomía, Vinos, Viajes, etc), y la importante labor de comercialización, si bien, lo aprendido en los años anteriores me ayudó a enfocar los temas de forma distinta. Actualmente me considero un “maestro liendre” en estos ruedos, es decir: “de todo sabe y de nada entiende”. Ahora en serio, dispongo de una cultura general sobre el referente, en cuanto a dirección de proyectos y algunos aspectos técnicos, pero lo importante son los honestos profesionales en diseño, maquetación, contenidos, tecnología, etc. que realizan el verdadero trabajo. Si tienes la suerte de reunir a un equipo compacto, para un proyecto concreto que coordines, tendrá éxito con casi toda seguridad. Desde este foro, mi agradecimiento a todos aquellos virtuosos y decentes profesionales a los que tuve la suerte de dirigir, coordinar y contratar: Auxi, Milagros, Pastori, Miguel Ángel, Antonio, Rosendo, etc. y aquellos miembros de la Directiva Federal que no me presionaron en demasía y que me dejaron hacer, con su presidente, Juan, a la cabeza. Gracias (Imagen incorporada posteriormente. Fuente de la imagen: sxc.hu pixabay).

domingo, 6 de julio de 2003

Solución al tráfico en las ciudades

Autor: Manuel (Málaga, España). Un día estuve con mi familia en el centro de Málaga (España), con motivo del “día sin coches”. Sorpresivamente, ese domingo detecté más circulación que otros fines de semana a esa misma hora.

Pero lo que más me dolió fue comprobar que yo mismo había utilizado el coche para desplazarme (sirva esta declaración de expiación pública y mea culpa), cuando podía haber utilizado un autobús que, además, era gratuito. Y es que se me va la fuerza por la boca y ni doy ejemplo ni nada. Lo siento.

Desde entonces estoy dándole vueltas en la cabeza al tema de reducir el tráfico rodado y me he interesado por lo escrito en la prensa: que si el autobús, que si el tren de cercanías, que si el metro, que si el tranvía, que si el peaje urbano, que si dificultar el aparcamiento, que si centros comerciales abiertos, etc.

Todas las soluciones que he leído tienen aspectos positivos y negativos. Lo ideal sería el teletransporte: te concentras en el sanjuan de tu casa y ¡ya está!, en tu puesto de trabajo; a no ser que en la hipotética teledimensión circulatoria se generaran cuellos de botellas y colapsos del tipo: ¡oye!, ¡circula! ¡Que no puedo, no ves que están instalando un panel publicitario los de la otra esfera y han cortado la vía de partículas aceleradas.

Va a ser que no, al menos a medio plazo. Se me enciende de nuevo la bombilla: ¡pues no llevo en mi casa unos días realizando un trabajo de análisis económico y financiero de un grupo empresarial para una posible fusión, sin tener que desplazarme! Me han mandado por e.mail la información que necesito y utilizo el Messenger para las videoconferencias domésticas que mantengo con el bufete que me ha adjudicado el trabajo (gracias, amigo, por tu confianza, seré discreto, no te preocupes).

Llego a la conclusión de que otro posible arreglo al tráfico podría ser la incentivación en serio, por parte de la Administración Pública, del teletrabajo. ¿Por qué digo “en serio”? Porque en mi modesta opinión, la legislación aplicable es exigua (texto refundido, contrato laboral y poco más) y no me consta que existan ayudas, subvenciones, estímulos importantes que motiven al empresario a pensar en esta alternativa productiva.

Creo que tenemos las herramientas telemáticas imprescindibles y no me cabe duda de que si se promocionara adecuadamente esta opción, los informáticos y telecos se pondrían las pilas para desarrollar nuevas soluciones que estarían a años luz de las existentes en la actualidad. Disfruto de amistades que ya se desarrollan profesionalmente a través del teletrabajo (periodistas, abogados, economistas, traductores, informáticos, etc. ), pero percibo que, también, este abanico de profesiones y puestos se ampliaría bastante.

Personalmente, estoy interesado en la teleconsultoría y la teleadministración. El administrativo puede desarrollar su actividad laboral en otro marco profesional y de relaciones, pudiendo resultar, también, menos gravoso para las empresas. Cada vez con más continuidad, veo anuncios en las páginas web de asesorías, gestorías, consultorías, etc. negocios en los que intuyo que utilizan el teletrabajo como hito productivo para dar el servicio que publicitan a sus clientes (no se me ocurre otra forma), posibilitando que el teletrabajador (en este caso, teleadministrativo) tenga un hueco, espero, cada vez más importante.

Cierto que existirán “contras”, pero eso lo dejaremos para otro día, telebloguero, porque me tengo que poner con el informe de la fusión (eh ahí un posible efecto negativo, se te puede ir el Santo al Cielo con otros temas personales y te coge el toro).

(Formato de post modificado posteriormente, por desconfiguración de blogger. Fuente de la imagen: sxc.hu).

miércoles, 4 de junio de 2003

¿Soy invisible?

Fuente de la imagen: nangreenly en pixabay
Autor: Manuel (Málaga, España). A pesar de que los buscadores cada vez son más hábiles a la hora de recuperar todo tipo de documentos, leía hace unos años en la revista consumer la existencia de una Internet invisible, que escapa a los robots de búsqueda y que en ella se encuentra la información de numerosas bases especializadas. A ver si me aclaro con un ejemplo. Si introduzco mi nombre en el buscador Google, localiza, al día de hoy, 202.000 resultados, aproximadamente, apareciendo, sorpresivamente, mi dirección en primer lugar del ranking. Si introduzco el nombre del blog, se emplazan 238.000 resultados (también aparece en primer lugar). Esto es lo que llamaríamos Internet Visible.

Sin embargo, aunque los últimos avances tecnológicos siguen asombrándonos, todavía existen una gran cantidad de recursos que no se localizan a través de los buscadores generalistas, incluido Google. Parece que los motores de búsqueda de estos buscadores no encuentran esa información porque rastrean en sus bases de datos, generadas por la acción de spiders, pero no se busca en toda la Red. Y para finalizar, planteo la siguiente cuestión. En esta nueva era que se inició hace ya unos añitos con la irrupción de Internet en la Sociedad, ¿interesa ser invisible o visible? ¿Soy alguien por aparecer el primero en el ranking de Google? O, por el contrario, ¿debo preocuparme por ello? Juzguen ustedes.

Posdata: Si restrinjo la búsqueda (nombre y apellidos entre comillas), el dato a fecha de hoy es de 511 resultados aproximadamente, registro irrisorio en esta gran telaraña que es Internet si quiero ser visible. Si quisiera ser invisible no debería, por tanto, preocuparme. Os animo a que realicéis la prueba con vuestros datos. (Formato y texto mejorado, enriquecido y rectificado con posterioridad. Imagen incorporada en 2012; fuente de la imagen: sxc.hu). Imagen incorporada posteriormente; fuente: nangreenly en pixabay.

lunes, 2 de junio de 2003

Valores, credos y filosofías

Fuente de la imagen: geralt en pixabay
Valor es todo aquello que el ser humano considera deseable, como la salud, la riqueza, la justicia o la libertad y, por lo tanto, digno de ser perseguido por las acciones. Los valores ejercen el más profundo impacto sobre la dirección en que se mueva una empresa y el modo en que opere, pudiéndose medir y siendo, en parte, responsables de la multiplicidad de objetivos. Cada organización define su sistema particular de valores que forma parte de su cultura empresarial. Los sistemas de valores de los directivos son como actitudes, pero más fijos, arraigados y estables, e influyen en el comportamiento. Se encuentran más cerca del concepto de ideología que al de las actitudes.

Los credos y filosofías se corresponden con las declaraciones públicas y los fines escritos que se encuentran en el mundo de los negocios. Estos documentos, aún cuando pueden ser cierto los comentarios relativos a que están diseñados para realzar la imagen pública de una empresa, pueden ser piedra angular de la dirección tomada y del método operacional de la entidad que los expone. Los credos expresan a menudo los propósitos básicos de una empresa, así como las ideologías de sus directivos ejecutivos. Saludos (Formato mejorado con posterioridad. Fuente de la imagen: sxc.hu). Imagen sustituida posteriormente; fuente: geralt en pixabay.

lunes, 26 de mayo de 2003

No está el mañana en el ayer escrito

Fuente de la imagen: archivo propio
“Los hombres son tan iguales como desiguales” (N. Bobbio). 
Hace ahora siete años de mi traslado transitorio a Madrid capital, enviado para reconstruir la Confederación Española de Empresas de Formación (todo un verano en la Gran Vía, ¡uf!, menos mal que el restaurante gallego de la zona atenuaba mi suplicio), con los objetivos específicos de actuar de bisagra entre los políticos que se iban y los nuevos representantes de los empresarios que habían ganado las elecciones, analizar los puestos de trabajo y competencias existentes del equipo administrativo, proceder a reorganizar la confederación en el aspecto asociativo y, en resumen, poner en marcha el extenso programa electoral del nuevo Comité Ejecutivo Confederal, proyecto en el que había participado como uno de los ponentes o redactores.

Días antes de mi éxodo del Sur, fui invitado por la asociación granadina a un seminario sobre Gestión por Competencias, coordinado por María José (gracias amigas y amigos). El curso se desarrolló en fin de semana, en un bonito hotel de la Costa del Sol.
“El secreto de la riqueza ya no es la tierra ni las materias primas, ni siquiera el dinero. Es la inteligencia y la habilidad para utilizarla” (Charles Handy). 
Después de un interesante primer módulo sobre arquitecturas, ingenierías, estrategia, reingeniería de procesos y de comportamientos, ventajas competitivas y aplanamiento de la pirámide de gestión y empowement, la entrenadora nos dibujó las competencias profesionales como el adiestramiento eficiente de las facultades que conforman el ejercicio de una tarea o proceso, en relación a la altura profesional idónea. Es el potencial profesional necesario para llevar a cabo, con éxito, las tareas y procesos asignados a un puesto de trabajo concreto.
Fuente de la imagen: archivo propio
“No está el mañana en el ayer escrito” (Antonio Machado). 
A nivel organizacional, la ventaja competitiva que puede llegar a tener una empresa radica en la propia disposición para asumir los cambios y en el compromiso de las personas que forman parte de esa organización de adaptarse a los nuevos cambios. 

A nivel del colaborador, la ventaja competitiva se encuentra en no cuidar sólo de su empleo, sino de su empleabilidad, es decir, de su capacidad para ser metahabilidosos y empleables, generando un perfil de trabajador con una mayor cualificación profesional. 

Finalizó con un razonamiento y detalle de la adecuación de la normativa de cualificaciones profesionales, categorías equivalentes, horizontabilidad de los convenios y un interesante análisis sobre las perspectivas reales de aplicación de la gestión por competencias. 

Desde 1995 venía leyendo artículos en la prensa acerca de la reforma laboral y las nuevas cualificaciones profesionales. Todavía guardo recortes de crónicas sobre el referente: El País Negocios (3/12/1995 Competencias de empleados, 14/4/1996 No quedarse desfasado, etc.) ABC (4/3/1996 Broadbanding, 19/5/1996 Competencias, el ADN de la organización, etc.).

Aquel seminario me vino como anillo al dedo, cerrando mi primera fase formativa acerca de las Competencias Profesionales. Ya en Madrid, cuando contraté a una empresa de RRHH la selección del nuevo gerente de la confederación, propuse que estudiara y, si procedía, incorporara al anuncio el texto: Retribución basada en un programa de gestión por competencias consensuado con el candidato (o algo similar). 

Si no recuerdo mal, la oferta se insertó en el ABC y en El País; quedé gratamente sorprendido con la imagen que dimos y, sobre todo, con el número de historiales profesionales cualificados que se recibieron. Sí, han pasado ya diez unos años; ¿Qué hemos avanzado? 
"Todos los días en África se levanta un león, sabe que tiene que correr más que la gacela más rápida o morirá de hambre. Todos los días en África se levanta una gacela, sabe que tiene que correr más que el león más lento o morirá de hambre. Da igual que seáis leones o gacelas, cuando salga el sol lo mejor es que os encuentre corriendo” (López de Arriortúa en el XXIX Congreso de AEDIPE). 
Saludos.
(Imágenes incorporadas posteriormente. Fuente de las imágenes: propia).

martes, 20 de mayo de 2003

¿Producir y satisfacer globalmente?

Según George A. Steiner, no existe ninguna fórmula para determinar el conjunto de intenciones de una empresa, ya que puede variar un detalle de una a otra y de un momento a otro. Desde hace mucho tiempo, los seres humanos comenzaron a formar grupos organizados para alcanzar destinos y empeños que no podían lograr como individuos. Desde hace también bastante tiempo, el fin de estos grupos era la creación de un superávit.

La maximización del beneficio fue considerado por la Teoría Clásica de la Administración como el fin fundamental al que deben cabalgar las unidades económicas de producción. Poco a poco se comienza a tener en consideración las incertidumbres existentes en el mundo real. De esta forma, aparece, a principios de los años treinta del siglo XX, una corriente de pensamiento económico con dos aspiraciones fundamentales: producir y satisfacer. Se pasa, por tanto, de una empresa cerrada al exterior, fayoliana y tayloriana, a una empresa también cerrada pero donde existe el “hombre social”.

La situación económica y social de los países desarrollados después de la Segunda Guerra Mundial, hace evolucionar los objetivos de la empresa hacia la consecución de un crecimiento económico en coordinación con la sociedad (la organización como sistema abierto), pero volviendo a algunos de los principios de las sociedades empresariales clásicas, como puede ser la idea de “actor racional”.
Si de cara a la Sociedad el beneficio no es ya el hito único de la empresa, se abre una puerta para que las corporaciones asuman diversos tipos de responsabilidades sociales. En este sentido, una parte importante de los estudiosos apuntan la necesidad de alcanzar un equilibrio apropiado. Los objetivos y fines realistas son los más preferibles.

Desde finales de la década de los ochenta del siglo pasado, existía una tendencia a considerar a la empresa como un sistema abierto e integrado con el resto de los sistemas de la propia sociedad. Por otro lado, este sistema, a su vez, está compuesto de unos subsistemas, los cuales también se encuentran integrados. Penetrando y envolviendo a todo el conjunto se descubren las ideas relacionadas directamente con la responsabilidad social corporativa (RSC), de nuevo, tan de moda en el siglo XXI.

Los teóricos de la empresa nos dicen que actualmente la idea de “aldea global”, apoyada en los recursos tecnológicos, fundamentalmente Internet, se está extendiendo al concepto de administración de las organizaciones empresariales. En este contexto, la cultura debe tener un papel predominante en la gestión de esta administración y en la consecución de su fin esencial ¿cuál es éste? ¿Producir y satisfacer, ahora, globalmente? (Imágenes incorporadas posteriormente; fuente de las imágenes: sxc.hu).

jueves, 1 de mayo de 2003

El impacto de la tecnología en las organizaciones

Me ha recordado una compañera de la facultad la valiosa aportación de Joan Woodward al estudio del impacto de la tecnología sobre las organizaciones. Gracias. Cierto es que esta investigadora británica dudó y echó por tierra la teoría de un solo molde de administración para todas las empresas. 

Analizó la empresa industrial y demostró que existía una práctica concreta de organización acomodada a cada escenario técnico, sentando los cimientos de un nuevo enfoque de análisis de las prácticas administrativas de las organizaciones. Posteriormente, Charles Perrow amplió esta idea a las empresas del sector servicios.

(Actualización de links, incorrecciones, y formato de texto con posterioridad; fuente de la imagen: sxc.hu pixabay).

miércoles, 30 de abril de 2003

Copia y Pega

Fuente de la imagen: Mohamed Hassan en pixabay
Al igual que sucede en las especialidades clínicas y en la medicina en general, el ejecutivo o consultor de una empresa que quiera conseguir la solución magistral e inmejorable para todos los problemas organizativos que se presenten, no sabe que vive en un planeta que se llama Tierra; es decir, naufragaría estrepitosamente. Sin embargo, aún estando en el siglo XXI, en el tejido empresarial y social en el que me muevo (Málaga, Andalucía, España), sigo detectando afirmaciones exageradas que alimentan la creencia general de que existen remedios de botica que curan todos los males empresariales y, claro, pocos son los negocios que disponiendo de un horizonte prometedor, consiguen materializar esas expectativas empresariales y sociales, aplicando esos variopintos ungüentos.

Pretenden utilizar una y otra vez soluciones que fueron más o menos eficaces en el pasado o que han observado su relativo o subjetivo efecto beneficioso en otras organizaciones (p.ej. el copia y aplica porque a la competencia directa, según ellos, les ha ido bien). No se deberían aceptar esos remedios caseros como fórmulas magistrales o panacea que todo lo arregla, sino que hay que buscar soluciones en consonancia con su proyecto empresarial y el marco económico y social interno y externo en el que navegan. Luego están los propietarios de grupos empresariales que al abrigo de sus certificaciones en calidad, excelencia, RSE y rosario de premios políticos, van pregonando por diestro y siniestro, en su prensa palmera, las bondades de su organización, lo responsable que son socialmente, ambientalmente, tecnológicamente… y cuando levantas un poquito la moqueta de su oficina, aparece la actitud primaria, caducada, antieconómica y antisocial del capitalismo trasnochado de finales del siglo XIX, que sólo cuida el rendimiento inmediato del obrero.

Ya nos decía el profesor de la Universidad de Harwad Elton Mayo, ideas que también se encuentran desfasadas y superadas, a principios del siglo pasado, que el empresario tiene que asimilar que el colaborador es humano, no es una máquina y que el medio donde interactúa está conformado por bloques históricos, sociales y económicos que no deben ser ignorados. En síntesis, mucho máster, training, coaching, quality…pero, a veces, me da la sensación de que algunos empresarios y ejecutivos acaban de bajarse de una máquina del tiempo que los ha transportado desde la época taylorista y fayolista hasta nuestros días ¿O es que realmente, en la práctica, no hemos avanzado casi nada desde entonces? (formato de texto mejorado con posterioridad, fuente de la imagen: sxc.hu). Imagen incorporada posteriormente; fuente: Mohamed Hassan en pixabay.

jueves, 13 de marzo de 2003

Percebes

Dice Ángel Quintas, campeón de los percebeiros: "Un mar ten ollos, está sempre ao axexo" (El mar tiene ojos y está siempre al acecho). Esta semana que ahora termina me he puesto un traje de verano en el que mentalmente percibo una inexistente mancha en la solapa y me ha traído gratos recuerdos gastronómicos de tiempos pasados, con albariño y percebes, por lo que los saboreé una vez más los presentes que degusto en estos momentos, aunque no tienen el gusto de los que, hace ahora diez unos años, probé por primera vez. Cuando os cuente la anécdota del descubrimiento de este apreciado marisco, lo más suave que me vais a llamar es “paleto” o mejor dicho, “ignorante” o “percebe”. Reconozco que no tengo perdón gastronómico y es que uno viene de donde viene con lo bueno y lo menos bueno. 

En el verano de 1996 fui enviado a Madrid para colaborar en la reconstrucción técnica de la Confederación Española de Empresas de Formación. Todo un verano en la Gran Vía, ¡uf! menos mal que el restaurante gallego de la zona atenuaba el martirio de estar separado cinco días a la semana del mar, pero el proyecto merecía la pena. En el previo a una de las muchas y agotadoras reuniones del Comité Ejecutivo Confederal, relataba el Secretario de la Directiva, gallego de pura cepa, como había estado cogiendo percebes el fin de semana. Me sorprendió lo dificultoso de las capturas, largas miradas al mar, lectura pausada de la roca, espiar la espuma, estudiar la bajamar y la pleamar; en síntesis, todo un ritual.

Y voy y digo: Antonio, ¿tan difícil es pescar esos peces? (en mi mente se infiltró el salmonete). Extrañado, me miró a los ojos, sabio él, detectó mi desconocimiento (semanas después me sacó de mi ignorancia). Y va y dice: Manolo, para el próximo encuentro traeré percebes capturados en los acantilados de la Costa da Morte. Cavilé que esa especie de salmonete debería brincar bastante en las bravías aguas de esa abrupta costa. Y llegó la siguiente reunión y se presenta el Secretario con una caja de corcho, cerrada, refrigerada, que pesaba entre cinco y siete kilos. Aquí llegan los percebes, que los lleven al gallego y que los preparen para las dos y media. Pensé que estaba loco, ¡mira que traer en el avión, en sus rodillas, peces! Terminó la reunión y bajamos al restaurante. Llega el camarero con una bandeja larga con unas cosas extrañas, como pequeñas patas sucias de animales quiméricos, con cascos en forma de uñas. ¡Ahí tienes los percebes, Manuel! 

Después de la tronada, unísona y eternamente dilatada carcajada de todos los comensales (diría que de todos los que estaban en el restaurante) me dieron una clase magistral sobre este crustáceo (Pollicipes cornucopia). Me impresionó todo, desde su carácter hermafrodita hasta su difícil hábitat, pasando por la importancia del agua de mar, densa, salina, limpia y batida y del agua dulce de la lluvia y del sol para su crecimiento y desarrollo. Los solitarios percebeiros son valientes hombres y mujeres que se descuelgan por los acantilados y brincan entre piedras de espuma. Dice el poeta Manuel Antonio "estamos sós, o mar e máis nós".

Cocinar el percebe es relativamente sencillo. Se cuecen no muy agrupados, a ser posible con poca agua de mar o, en su defecto, con agua dulce y un puñado de sal gorda. Cuando el agua rompa a hervir se añade el crustáceo y después de cinco minutos de nuevo hervor se pone en una fuente, escurridos y cubiertos con un paño de cocina, para consumir caliente. Pero ahí no queda la cosa. Nadie empezaba a degustar ese manjar que me habían pintado. Me invitan a que hiciera los honores partiendo y comiendo el primero. Voy, cojo un pulgar de aquéllos y ¡hala! me salpicó un líquido en todo el reluciente y estrenado traje de verano. Menuda novatada y menuda nueva tronada y unísona carcajada. La semana que viene volveré a ponerme ese traje, emocionalmente me sienta bien. (Imágenes incorporadas con posterioridad; fuente: pixabay la primera y sxc.hu el resto).

miércoles, 12 de marzo de 2003

La Gestión por Actividades

La razón de tomar las actividades como la base de gestión no es otra que el hecho de que la gestión por actividades proporcionaría a la empresa una mejor visión de la forma en que se emplean los recursos y de la suficiencia de la actividad para alcanzar los objetivos corporativos. Es un modelo de gestión cuyo objetivo es permitir de manera permanente el control de la actuación y de los costes en, y a través, de las distintas áreas funcionales. En mi opinión, generalmente la información basada en actividades es la ideal para la empresa, puesto que su atención se centra tanto a nivel de actividades como a nivel de procesos empresariales. Además, las actividades poseen un nivel adecuado de información para soportar un sistema contable continuo.

La información a nivel de función es demasiado global como para ofrecer una asignación exacta de costes, mientras que, por ejemplo, los informes a nivel de tarea constituyen un nivel demasiado localizado difícilmente controlable. Ello supone que la definición de actividades debe ser lo más exacta posible, realizada bajo unos requisitos y criterios que permitan cumplir este objetivo. Podemos, y es necesario, seguir manteniendo tanto la información global como la información a nivel de ejecución de tareas, pero catalogada como información complementaria a la documentación por actividades. Desde un punto de vista contable, las dos principales ventajas de la contabilidad por actividades consistirían en: permitir obtener un coste del servicio, producto o proyecto preciso; y posibilitar una mejor percepción de las oportunidades para la reducción de costes y la mejora del rendimiento.

Antes de entrar en el estudio de cada uno de los pasos para la implantación de la gestión basada en actividades, se debe indicar que el orden en que se establecen dichos pasos y, dentro de cada uno de ellos, las actividades a desarrollar, no tienen por qué ser necesariamente cronológicas, puesto que, por ejemplo, el análisis de las actividades y de los procesos de negocio pueden irse definiendo de manera simultánea. E, igualmente, dentro de las tareas en que dichos pasos se dividen, puede suceder lo mismo e, incluso, la finalización de uno de ellos puede suponer una vuelta atrás para la redefinición de alguno de los pasos: por ejemplo, para definir las actividades debemos de tener en cuenta las posibles entradas y salidas de las mismas para determinar si están correctamente precisadas o delimitadas (Formato de texto modificado con posterioridad; fuente de la imagen: sxc.hu).

viernes, 21 de febrero de 2003

In My Life

In My Life” se encuentra grabada en una de las paredes de lo que antaño fuera el Cavern Club. La revista británica "Mojo" elaboró una lista con las mejores canciones de toda la historia musical. La canción ha sido "In My Life", de la banda The Beatles. John Lennon comenzó la canción en plan poesía extensa, en la que contaba un viaje en autobús desde Menlove Avenue, donde vivía, hasta el centro de Liverpool. 

Pero el producto resultante lo encontró anodino y escribió la letra definitiva, sobre sus lugares y sus amigos muertos y vivos. Paul había escrito la parte central de la canción, pero reconoce que escribió la melodía completa basándose en la letra de Lennon. John perpetuaba In My Life como su primera creación que mereció la pena. 

En mi adolescencia, escuchaba insistentemente la canción en el tocadiscos de mi hermana, mientras el vinilo se erosionaba por el roce de la aguja y mi imaginación navegaba hacia lugares inexplorados y lejanos. Siempre The Beatles (Imagen incorporada posteriormente: fuente: Wikipedia pixabay. Vídeo incrustado también con posterioridad y subido a Youtube por Rizu Hossain Jason Bird).

sábado, 15 de febrero de 2003

Consultoría estratégica

Tradicionalmente se ha entendido la consultoría estratégica como la realización de un plan estratégico en toda su extensión, pero en la actualidad se define como la ayuda externa de unos especialistas en dirección y gestión a los equipos directivos de instituciones, sean privadas o públicas, que desean actualizar, cambiar o evolucionar el concepto organizativo total o parcial que tienen implantado, o que tienen previsto iniciar, con el fin de que la dirección pueda tomar decisiones efectivas para conseguir sus objetivos empresariales, reduciendo la posibilidad de error y maximizando el éxito.

Se estudia de forma analítica, detallada, cada uno de los procesos, divisiones, funciones, departamentos, etc. relacionados directa o indirectamente con el módulo o módulos de análisis, pero teniendo en cuenta no sólo la institución como un bloque, sino la organización en su sector, la empresa en la sociedad, la corporación en el mundo, ofreciendo soluciones proactivas. La consultoría estratégica mira más allá que la consultoría habitual y se plantea cuestiones trascendentales para el futuro de la empresa. Se dirige a todos los sectores y puede nutrirse de especialistas en todos los sectores (Imagen incorporada posteriormente; fuente: pixabay).

jueves, 13 de febrero de 2003

El Matrimonio

Me pregunto qué nos hace hoy unir nuestra vida con la de otra persona, en matrimonio. Para la Administración Pública de cualquier pueblo, esta representación es como un acto jurídico, formalizado a través de un contrato ordinario o de adhesión y delante de un fedatario público (alineación positivista).

Mientras, para las religiones monoteístas más importantes, el matrimonio es como un símbolo de unión transitoria de almas en este mundo y un compromiso espiritual de dos personas. Los líderes de estos cultos y adoraciones, de una forma u otra, suelen hablar de que es una institución sugerida o alentada por su Dios y necesaria para todos los habitantes de la Tierra (orientación ius-naturalista en la religión cristiana). 

¿Y para nosotros, dentro de nosotros mismos, como UNO, en nuestra intimidad, sin agendas ocultas? ¿Es sexo? ¿Es protección? ¿Es amor? ¿Qué entendemos por amor (habría que preguntarse primero)? ¿Es un ritual ancestral? ¿Es religión? ¿Es Pasión? ¿Es formar familia? ¿Es reconocimiento de nuestra hombría o feminidad? ¿Es Naturaleza? 

Desde los cienciólogos hasta los ultraortodoxos, pasando por las órdenes y prelaturas de diversa y rica procedencia, corrientes de pensamiento religioso a fin de cuentas, suelen expresar que la familia, iniciada a través de la unión de dos personas, ha sido el pedestal de la Humanidad y que, actualmente, el matrimonio es una figura espiritual naufragada. También escucho que ese naufragio es el culpable de lo mal que está el mundo. 

Pienso que el Matrimonio, como el concepto de los Maltratos, del Machismo, del Feminismo, del Nacimiento, de la Enfermedad, de la Pobreza, de le Emigración, de la Inmigración, de la Convivencia entre Pueblos, de las Religiones, de lo Público, de lo Privado, como de las Culturas, como de los Pueblos, como de las Sociedades, como el Día, como la Noche, como la Muerte … como la Vida misma, está en continua transformación o mudanza, es decir, en evolución. Caso de que el matrimonio estuviera en crisis, no sería la causa de que la Humanidad estuviera, también, en caos, sino, en todo caso, uno de los efectos de dicha tempestad (Imagen incorporada posteriormente: fuente: sxc.hu).

lunes, 3 de febrero de 2003

Director de Transición

También llamado outsourcing de dirección, director de transición o gerente del cambio (entre otros nombres), el interim manager es un profesional que proporciona la ayuda directiva temporal, generalmente en el nivel ejecutivo o gerencial, a una empresa o grupo empresarial, para conseguir sus objetivos de negocio que, habitualmente, se encuentran relacionados con la administración de una situación de crisis, la implantación de una nueva estrategia global, la docencia y tutoría a un equipo directivo joven e inexperto, o la gestión del cambio. 

Este director de transición debe poseer una combinación de destrezas, incluyendo la capacidad de funcionar en base a objetivos muy sensibles. Por otro lado, debe ser apolítico y disfrutar de excelentes habilidades comunicativas. La relación con la empresa cliente puede instrumentarse bien como trabajador por cuenta ajena, autónomo o socio de una sociedad profesional. Los objetivos generalmente son definidos de mutuo acuerdo con la empresa y el marco temporal de ejecución de un servicio de este tipo se desliza desde los 4 a los 18 meses, pudiendo, en raras ocasiones, superar la barrera de los dos años (Imagen incorporada en 2012. Fuente: sxc.hu). Imagen incorporada posteriormente; fuente: geralt en pixabay.

viernes, 24 de enero de 2003

Enriquecer y concretar

Todo diseño organizativo empresarial que se reelabore, más que un trabajo de reconfiguración, debe ser un esfuerzo por enriquecer y, sobre todo, concretar la parte positiva de los enfoques formales o informales que existan previamente. Además de recoger las descripciones de los procesos, los puestos y las funciones principales, el proyecto de organización debe implicar e influir a las actividades del equipo de profesionales que rodean a la Dirección General, con el objetivo genérico de ofrecer un óptimo servicio y una repercusión favorable en los beneficios económicos y sociales.

Las palabras responsabilidad, delegación, planificación, coordinación, motivación y control son esenciales en este proceso. Responsabilidad enfocada hacia la realización eficiente del trabajo, analizando los hechos y tomando decisiones que inciten a la acción. Que duda cabe que esta responsabilidad tiene que ir acompañada de autoridad de manera proporcional al deber que tiene cada sujeto de rendir cuentas. Por otro lado, es necesario delegar en otras personas la participación en los juicios y decisiones para determinar los objetivos específicos, el seguimiento de determinadas operaciones y el control de las actividades de los sujetos que llevan a cabo estos procesos.

Planificación y control en el sentido de formular políticas a seguir, estudiar las tareas, elección de los sujetos, concretar las responsabilidades de las personas implicadas y vigilancia de todo el proyecto, detectando y corrigiendo posibles desviaciones entre lo planificado y lo realizado. La máxima productividad y rentabilidad de cualquier proceso, por sencillo que sea, sólo puede alcanzarse si existe una motivación y una actividad coordinada entre los distintos componentes directivos. Por último, las personas son el ingenio y el talento estratégico más importante y la eficacia humana es una calidad apreciada tanto a nivel individual como, sobre todo, de equipo. 

Ya es conocido, y cualquier tratado teórico o práctico lo recoge, que la clave de un buen trabajo en equipo, cuando sea necesario esta figura grupal, se encuentra constituida, ante todo, por la preocupación por los demás, la valoración de todos los tipos de problemas y su resolución. La preocupación por los demás se manifiesta en la confianza y el apoyo mutuo, la voluntad de cooperar, asegurando así la comprensión, la comunicación abierta y el respeto. Pongámoslo en práctica. (Formato de texto mejorado con posterioridad; imagen incorporada en 2012, fuente: sxc.hu).

viernes, 17 de enero de 2003

El número trece

“La búsqueda puede ser tan interesante como el encuentro” (Paulo Coelho). El trece es para mí uno de los números mágicos en la gestión empresarial. Aprendí a apreciar este dato después de leer la segunda parte de la trilogía del contacto Juan Carlos Cubeiro “La Sensación de Fluidez”. El libro se titula “El Bosque del Líder” (Prentice Hall). El protagonista, Leopoldo Zoe, que en la primera parte de la trilogía ayudaba a su sucesor, Jesús Bauluz, a lograr la fluidez y la percepción adecuadas, en este libro le guía a través del Camino de Santiago y a lo largo de las estaciones del año en un sugerente viaje cargado de simbolismos y reflexiones sobre el trabajo en equipo y el auténtico liderazgo.

El discípulo y su maestro se reencuentran en el restaurante Ultreya, en pleno barrio de Salamanca (Koldo, la trilogía recoge innumerables sitios para comer y platos tradicionales). Leopoldo le propone a Jesús hacer el Camino de Santiago en trece etapas, según la formulación original del Códice Calixtino, a través de los cuatro elementos (fuego, aire, tierra y agua). Bueno, no os comento más se vaya a enfadar el autor conmigo. Apuntar que en la antigüedad, trece personas en un equipo era lo más poderoso y sublime (Zeus y los doce dioses del Olimpo, Arturo y sus doce caballeros de la mesa redonda, Carlomagno y los doce pares de Francia, Jesús y los doce apóstoles, etc.) 

Para Leopoldo, el tamaño ideal de un equipo es entre un mínimo de cinco y un máximo de nueve, si bien un equipo de doce más el líder eleva las apuestas al máximo. Finalmente, Zoe asocia un árbol con cada componente del equipo ideal, hasta configurar un bosque de trece árboles: “El Bosque del Líder” Saludos. (Formato de texto mejorado en 2010 y errores rectificados; imagen incorporada en 2012; fuente: rvs, 8 años).

jueves, 16 de enero de 2003

Ilusión Laboral


Llevar una vida profesional equilibrada, integrada y poderosa.

Que ¿cómo lo puedo conseguir?

Pues partiendo de cuatro sencillos retos que guardo en secreto y que te voy a contar:

Para el cuerpo: supongo que he sufrido un ataque al corazón; y vivo en consecuencia.

Para la mente: supongo que la vida media de mi profesión es de dos años; y me preparo en consecuencia.

Para el corazón: supongo que los demás pueden oír lo que digo de ellos; y hablo en consecuencia.

Para el espíritu: supongo que cada tres meses me encuentro cara a cara con nuestro Creador; y vivo en consecuencia.

A partir de la lectura de un texto de Stephen R. Covey 
(imagen incorporada posteriormente; fuente: pixabay).
(Post actualizado el 24/07/2009)

miércoles, 15 de enero de 2003

Gimnasia diaria


“Reír a menudo y mucho; 

ganar el respeto de gente inteligente 

y el cariño de los niños, 

conseguir el aprecio de críticos honestos 

y aguantar la traición de falsos amigos; 

apreciar la belleza; 

encontrar lo mejor en los demás; 

dejar el mundo un poco mejor, 

sea con un niño saludable, 

una huerta o una condición social redimida; 

saber que por lo menos una vida ha respirado mejor porque tú has vivido. 

Eso es tener éxito." 

Emerson (mediados del siglo XIX) 
(imagen del elrinconcito.net 
Imagen incorporada posteriormente;
fuente: pixabay)

martes, 14 de enero de 2003

Aspiración íntima

Placa conmemorativa dedicada a la Madre Teresa en un edificio en la Plaza de Wenceslao, en Olomouc, República Checa.
"La gente suele ser poco razonable, ilógica y egocéntrica; perdónala de todos modos.

Si eres amable, la gente puede acusarte de abrigar motivos ocultos o egoístas; sé amable de todos modos.

Si tienes éxito vendrán a ti falsos amigos y amigos buenos; ten éxito de todos modos.

Si eres honrado y sincero, puede que algunos te engañen; de todos modos, sé honrado y sincero.

Lo que dedicas muchos años a construir lo puede destruir alguien de un día para otro; construye de todos modos.

Si hallas la serenidad y la felicidad, siempre habrá quien tenga envidia; sé feliz de todos modos.

El bien que haces hoy, la gente puede olvidarlo mañana; haz el bien de todos modos.

De todos modos, da al mundo lo mejor de ti mismo.

Y es que, a fin de cuentas, todo esto es entre tú y Dios; en el fondo, nunca ha sido entre tú y ellos”.

MADRE TERESA DE CALCUTA (Fuente de la imagen:Wikimedia Commons). Vídeo subido a Youtube por LAWANDJUSTICES (Post actualizado en 2010)

Experiencia vs Diferencia

En referencia a la guerra entre los poetas de la experiencia y los poetas de la diferencia, decía José Manuel Benítez Ariza en el País del 23 de octubre de 2002: "Fue un enfrentamiento muy tonto y de escasa relevancia estética. Su momento álgido coincidió con el cambio de partido en el poder, y estoy seguro de que muchos no hicieron sino llamar la atención para obtener prebendas."

Estoy de acuerdo con Benítez Ariza. De forma indirecta, en los años 1995 y 1996, participé en esa “guerra”, ya que, como os he comentado en el post “… Y el Sur”, (artículo que fue publicado con anterioridad en un diario y republicado en el año 2004 en este mismo blog - texto incorporado con posterioridad), fui uno de los responsables de la edición de una antología poética que ahondó crudamente en esa herida abierta.

Hace unos años me enteré que Caballero Bonald, sobre el que llegué a escuchar en alguna tertulia caliente vocablos esquivos, que desapruebo, como “comediantillo”, “falsillo“, marinerillo”, etc., ha recibido el Premio Nacional de Poesía por “Manual de infractores” (Leído en ABC). Desde esta modesta bitácora mi más sincera felicitación. (Formato de texto mejorado en 2010, link actualizados, fuente de la imagen (2012): sxc.hu pixabay).

miércoles, 8 de enero de 2003

Objetivo Empresarial

Fuente de la imagen: rvs/2020
Desde el punto de vista genérico, la palabra “objetivo” se refiere a todo tipo de metas, fines, orientaciones o valores hacia los que tiende la actividad empresarial. En sentido estricto, al hablar de objetivo nos referimos a ese resultado que está previsto conseguir en un plazo de tiempo determinado. En el terreno empresarial podría considerarse como el estado futuro deseado en la empresa o en algunos de los elementos que la componen. Desarrollar un sistema adecuado de objetivos es extremadamente complicado, siendo único para cada negocio debido a la necesidad de combinar juicios de valor de los directivos, optimización del beneficio, responsabilidad social de la empresa, etc. Las estructuras de los objetivos se suelen concentrar, fundamentalmente, en los beneficios empresariales y el resto de las consideraciones económicas, dejando a un lado las filosofías globales que puedan surgir. No ha existido, ni existe, acuerdo en cual es el objetivo fundamental de la empresa. 

Las distintas teorías administrativas o empresariales han aproximado sus posturas hacia determinados objetivos, los cuales eran criticados por los nuevos enfoques que surgían. Generalmente y hasta hace muy poco tiempo, se admitía como único objetivo la maximización del beneficio. Poco a poco se ha reconocido la existencia de fines muy variados. Para el hombre racional y calculador de la teoría clásica, la consecución del máximo beneficio es el objetivo primero y último de la empresa. Sin embargo, en las teorías posteriores, esta idea evoluciona hacia el reconocimiento de la existencia de responsabilidades sociales. Steiner recoge en su libro “Planificación de la Alta Dirección” el siguiente comentario del teórico Eells: “Para las organizaciones empresariales, no solamente son sus objetivos declarados mucho más numerosos que la búsqueda pura y simple del beneficio; sus fines implícitos son, igualmente, mucho más complejos. 

La cuestión tiende a antropomorfizar la empresa como el hombre de la teoría clásica; pero las corporaciones en acción guardan escasas semejanzas en el homo económicus, e incluso con el reconstruido, y postfreudiano, hombre del incosciente, la irracionalidad y la racionalidad. Se trata de una compleja asociación de hombres cuyas acciones están, en cierto y variable grado, polarizadas entorno a esa motivación: el beneficio”. Para tener una idea más sólida sobre los conceptos que se manejan en la doctrina sobre la esencia de la empresa y los distintos enfoques a la hora de tratar los objetivos empresariales, es bueno prestar atención a las teorías clásica, de las relaciones humanas, neoclásica, conductistas o del comportamiento, sistemáticas y las deducciones recientes en cuanto a la administración se refiere (formato de texto mejorado en 2010. Imágenes incorporadas en 2012; fuente: sxc.hu). Imagen incorporada con posterioridad; fuente: rvs/2020.