viernes, 11 de septiembre de 2015

El invierno está cerca

Si eres follower de este sitio, sabrás el seno religioso donde nací y los consejos de tolerancia con el resto de las religiones que me trasladó mi madre. Asimismo, por textos como “Acercamiento histórico a la idea de unión europea”, “Serena e integradora”, “Micheletti y otros”, “Entonces y solo entonces” o “Institucionalización del caos”, conoces la evolución de mi opinión acerca de las organizaciones europeas en general y de sus líderes en particular. En “La UE ha muerto, viva Europa”, después de una argumentación más o menos acertada, parafraseaba el lema francés Le roi est mort, vive le roi (el rey ha muerto, viva el rey) para escribir “La Unión Europea ha muerto, viva Europa”. Con el bosquejo que encabeza el post, me he tomado la libertad de intentar expresarte mi tristeza y rabia por las noticias relacionadas con el inhumano éxodo de los refugiados sirios. Afortunadamente, una vez más los pueblos europeos toman la delantera a sus políticos y a sus dioses.

Por lo anterior, permíteme que, ante discursos conjeturalmente "emotivos" como el de Juncker sobre la crisis de refugiados o la presunta sensibilidad espontánea de algunos otros líderes como Merkel, siga teniendo la mosca detrás de la oreja y mi escepticismo no mengüe un ápice. Pero, al menos, la muerte de Aylan Kurdi ha servido para que el ahora "magnífico y cabal" Presidente de la Comisión Europea, haya leído ese discurso ante su público, instando a los representantes europeos a hacer algo más que lo que hasta ahora han hecho, que no ha sido mucho, por no decir "nada bueno". Igualmente, le pregunto a los Dioses de cada una de las religiones que si verdaderamente son bienhechores, piadosos, compasivos, magnánimos... como pregonan sus distintos representantes en la Tierra ¿Por qué permiten estas y otras masacres? Y no estaré de acuerdo con respuestas del tipo: “es culpa de los humanos”, porque, con independencia de la responsabilidad que cada uno de nosotros cargue en su mochila por sus acciones u omisiones, ningún ser “divino” o “humano” que en verdad sea bueno, permitiría este tipo de atrocidades (y esta reflexión también va dirigida a los agnósticos, ateos, taoistas...). El invierno está cerca.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel