sábado, 24 de noviembre de 2018

Goebbels 2.0

Dicen que Paul Joseph Goebbels, político alemán y ministro para la ilustración publica y propaganda del Tercer Reich, después de que su partido político se consolidara en el poder, su Ministerio de Propaganda se apoderó rápidamente de la supervisión de los medios de comunicación, las artes y la información alemanes[1]. A él se le atribuyen frases como “mentir, mentir, mentir… que algo permanecerá; cuanto más grande sea una mentira más personas la creerán”, o confidencias respecto a los medios de comunicación (en aquellos tiempos, la radio): “no habría sido posible conquistar el poder y utilizarlo como lo hemos hecho, sin la radio. La radio es el intermediario más influyente e importante entre nuestro movimiento espiritual y nuestra nación, entre la idea que se quiere transmitir y el pueblo que la recibe”. En la actualidad, expertos en la materia empiezan a reflexionar acerca de que las presuntas técnicas utilizadas por algunas organizaciones políticas rusas y americanas, se encuentran a caballo entre el uso del big data y los famosos once principios de la propaganda de Joseph, rabiosamente vigentes, por ejemplo, en las fake news.

Pues bien, la introducción anterior viene a cuento porque el Poder Legislativo español, después de ensuciar con sus “patas” a otros Poderes del Estado (ver, por ejemplo, De independencia "Na de Na" o el reciente ¿Sentimos vergüenza?), ahora quiere poner en práctica la versión actual de los pensamientos de Goebbels, un “Goebbels 2.0”, como diría el flamante y supuestamente bien pagado community manager de cualquiera de los partidos políticos de nuevo cuño (Ciudadanos o Podemos) o de los de siempre (PP, PSOE), que ahora se suman a la moda "goebbelisiana" contratando a “expertos estrella” en estas lides. Y para ello, a cara descubierta, aprueban por amplia mayoría la nueva Ley de Protección de Datos Española (me pregunto qué hubieran votado partidos actualmente sin representación en las Cámaras), que regula la propaganda política en Internet, nueva Ley Orgánica de Protección de Datos Personales (nueva LOPD), en la que, con toda desfachatez, el Legislador ha incorporado la coletilla “y garantía de los derechos digitales”, para, a continuación,  legalizar la elaboración de perfiles de votantes por parte de partidos, a partir de los datos que los “españolistos” tenemos en Internet. 

El caso es que existen personas, como yo, a las que no les importa que se les vea el “plumero político” (si eres follower de este sitio, lo sabes de sobra), pero presiento que hay otras muchas personas que tienen el derecho a que no se les dibujen sus perfiles políticos y el artículo 58 BIS`[2] precisamente ampara la posterior vulneración de ese derecho fundamental (y no me vale que ese Legislativo me diga que para contrarrestar eso está el artículo 94, que trata del derecho al olvido en las redes sociales). Estas presumibles "malas artes digitales" ya han comenzado a utilizarse en otros países “desarrollados” e integradas en la gestión de datos masivos (big data), es una potente arma que usada “maquiavélicamente”, sus efectos, no te quepa la menor duda, serán devastadores en la manipulación de la opinión pública: “un Goebbels 2.0”. Pero no pasa nada, ya sabes, “estamos en España”. Si quieres más información sobre esta nueva normativa, visita el sitio "Protección de Datos", texto ¡La nueva LOPD ya está aquí! Fuente de la imagen: pixabay. 
____________________________________
[1] Longerich, Peter (2015). Goebbels: A Biography (en inglés). Nueva York: Editorial Random House. páginas 212-213.
[2]  Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General.