jueves, 19 de julio de 2018

En modo "Clausura" terminé el día

Manuel Velasco Carretero participando en la Clausura de la Tercera Promoción del Máster Universitario en Abogacía 2016-2018. Colegio de Abogados de Málaga (España). Fuente de la imagen: rvs
Si eres follower de este sitio, por textos como "Practicando arbitraje, que no es poco", "Colaborando con Espíritus Celestes", “Practicando Penal en Sala”, “El Libro Gordo del Enjuiciamiento Civil”, “Caldo de cultivo para la cesión ilegal” o “Ensayando en la Contencioso-Administrativa”… sabes que durante casi dos años he estado realizando un máster jurídico oficial. Pues bien, la tarde de ayer la pasé en el Colegio de Abogados de Málaga (España), donde tuvo lugar la clausura de la tercera promoción del Máster Universitario Oficial en Abogacía, periodo 2016-2018, a la que asistió como invitado el ex-ministro de Justicia del Gobierno de España, D. Rafael Catalá Polo, que junto al alcalde de la ciudad, el Excelentísimo Sr. D. Francisco de la Torre Prados, los decanos de la Facultad y del Colegio y otras instituciones, conformaron la Mesa de Clausura. Desde este sitio, felicitar a los mencionados, en especial a José Antonio Peláez García (te lo mereces, compañero), máxima nota en el expediente. Tuve el Honor de ser, junto a Pablo, uno de los ponentes que desde el estrado trasladó unas palabras al numeroso público asistente que abarrotó el Salón de Actos, mensaje que te transcribo a continuación por si es de tu interés: 

“Sr Decano, con la Venia. Sr. Catalá, Excelentísimo Sr. Alcalde, Sra. Vicerrectora de la Universidad de Málaga, Sr. Decano de la Facultad de Derecho, Sr. Decano del Ilustre Colegio de Abogados de Málaga, Sras. Coordinadoras de la Promoción del Máster Oficial de Abogacía, Sr. Diputado de la Junta de Gobierno, Sres. Profesores, Distinguidos invitados y familiares. Compañeros. Traslado unas muy breves consideraciones. Durante estos casi dos años de convivencia pedagógico-didáctica, la coordinación del máster y el extenso claustro de profesores con distinto acierto ha procurado sembrar en nuestros corazones profesionales la tolerancia, la asertividad, la rectitud, la integridad, la humildad, la disciplina la lealtad… y tantos otros valores enfocados a dar un servicio jurídico al cliente preñado de deontología, conocimiento del derecho y sumo respeto y práctica del ordenamiento jurídico aplicable en cada momento. 

Han sido jornadas no exentas de sufrimiento operativo, tanto individual como grupal, y tanto en el colectivo de alumnos como de aquellos profesores comprometidos por intentar ofrecernos una enseñanza y una experiencia de calidad, de excelencia. Permítannos un reconocimiento especial, que seguro es compartido también por todos los aquí presentes: El agradecimiento a los letrados del Turno de Oficio de esta institución, esos “espíritus celestes de la Justicia”, por su exquisita pedagogía armonizada con el ejercicio in situ de su deber y, por encima de todo, un profundo y sentido respeto hacia su labor profesional, fundamental en el ámbito territorial y judicial donde cada uno ejerce. En nombre de mis compañeros: MUCHAS GRACIAS. Termino. Compañeros, tiempo es a partir de ahora para practicar todo lo bueno que hemos aprendido en estos meses y mejorar continuamente en aquellas competencias que debamos reforzar, ejerciendo la profesión en nuestros ámbitos territoriales y sectoriales de actuación con dignidad, entereza y compromiso. En nombre del colectivo de alumnos, MUCHAS GRACIAS”. 

La Clausura en los medios digitales: Diario SUR.   (Fuente de las imágenes: rvs).
Instante de la entrega de los diplomas. De izquierda a derecha. el exministro D. Rafael Catalá Polo,  el Decano de Colegio de Abogados de Málaga, D. Francisco Javier Lara Peláez, y Manuel Velasco Carretero.