sábado, 5 de diciembre de 2015

Detrás de una buena decisión

Por textos como “Big Data y Social Business” o “Pensando en grande”, sabes de mi interés por todo lo que rodea a big data y su influencia en la toma de decisiones. Pues bien, escriben Piyanka Jain y Puneet Sharma en Behind Every Good Decision: How Anyone Can Use Business Analytics to Turn Data into Profitable Insig[1], que traducido con mi inglés de los Montes de Málaga es algo así como “Detrás de una buena decisión: Todos podemos emplear el análisis de negocios para transformar los datos en ideas provechosas”, que se está extendiendo por el mundo empresarial en general y en los negocios en específico, la idea equivocada y, por otro lado, muy gravosa, de que la única información y estrategia analítica importante para la toma de decisiones es big data, requiriéndose de herramientas complejas y expertas para desenterrar cualquier investigación hábil. Pero esto no es así y lo indiscutible es que cualquier razonamiento básico se puede soportar a través de los cálculos de una simple hoja de cálculo. Según los autores, cerca del ochenta por ciento de todas las situaciones que se analizan pueden resolverse con ese recurso simple de tratamiento de la información; eso sí, planteando las cuestiones oportunas en los momentos adecuados.

Reflexionando sobre la operación de venta de la totalidad de la maquinaria y resto de inventario de una entidad, que tuve la oportunidad de cerrar ayer, no tengo por menos que darle la razón a Jain y Sharma. Y no es que no se haya utlilizado big data en los trabajos preliminares de búsqueda y selección de los potenciales clientes que pudieran estar interesados en la operación, que sí que se ha realizado, pero se ha llegado a la decisión final no utilizando sólo el big data sino, trascendentalmente, los datos generados por la continua retroalimentación, almacenados en esa nube mental formada por todas las mentes del equipo, así como las artes de negociación desplegadas, que Andrés ya me refrescó hace unos cuatrimestres en sus magistrales clases y que en textos como ¿Camino o negocio?, “RSE y Negociación”, “Distrés Negociador” o “Cómo negociar sin ceder”, intenté trasladarte algunos retazos. Durante las casi tres semanas de negociación, obviamente hemos manejado, intercambiado y analizado datos utilizando herramientas que la ofimática avanzada te proporciona, pero fundamentalmente ha sido la coordinación entre los miembros del equipo negociador y su interacción proactiva con la contraparte, lo que ha posibilitado la consecución de un acuerdo que, estimo y también deseo, es/sea beneficioso para ambas partes. Te dejo la instantánea del apretón de manos entre el representante de la empresa compradora y el que te escribe, como colofón emocional de cierre de la operación. Gracias a Paco, Irene, Teo, Manolo, Javier, Carlos, Juan, Antonio, Felipe... por la alta profesionalidad, personalidad... demostrada y, también, la infinita paciencia manifestada con mi perfil negociador, siempre mejorable.

[1] Piyanka Jain y Puneet Sharma en Behind Every Good Decision: How Anyone Can Use Business Analytics to Turn Data into Profitable Insig. Editorial Amacon. 2014

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel