miércoles, 5 de marzo de 2014

Yo y mi yoismo

La tarde de ayer la disfruté en consorcio de dos amigos, que sugirieron que les acompañara como "escuchante" (término que, por cierto, no lo encuentro en el diccionario, pero que me viene como anillo al dedo en este contexto), a una reunión de trabajo en un bufete de renombre, situado en la otrora próspera medina andalusí y una de las ciudades fenicias más antiguas de Europa. Sin quererlo conscientemente, consecuencia de la deformación profesional derivada de la experiencia como auditor interno (ver post "Ni seguratas, ni chivatos ni detectives"), observaba todo lo que acontecía en el entorno inmediato. Recordé unas frases atribuidas a Albert Einstein sobre el pronunciado yoismo que habita en determinadas personas. Ya en el hogar, busqué en Internet y encontré el texto en el sitio Averroes de la Junta de Andalucía, guardándolo para esta mañana y transcribiéndotelo a continuación:

“Un ser humano es parte de un todo, llamado por nosotros universo, una parte limitada en el tiempo y el espacio. Se experimenta a sí mismo, sus pensamientos y sentimientos como algo separado del resto..., algo así como una ilusión óptica de su conciencia. Esta falsa ilusión es para nosotros como una prisión que nos restringe a nuestros deseos personales y al afecto que profesamos a las pocas personas que nos rodean. Nuestra tarea debe ser liberarnos de esta cárcel, ampliando nuestro círculo de compasión para abarcar a todas las criaturas vivas y a la naturaleza en conjunto en toda su belleza.”

¿Por qué se vinieron a la mente esas palabras del físico nuclear relativista? Me explico. Suele pasar que tanto el abogado o el economista o el titulado mercantil… como el cliente, en la mayoría de las ocasiones profesionales, se encuentran macerados en su propio egocentrismo, narcisismo o síndrome de yoismo, creyéndose ombligos del mundo “mundial” o centro del Universo “universal”, amor propio a raudales y enamorados de nuestro “yo”, lo que genera que más veces de las deseables no se pacte o acuerde lo mejor para ambas partes o para los terceros representados, presuntos damnificados de la ineptitud de sus representantes.

El caso es que lo anterior, si una de las partes cae en esa cuenta, puede volver la situación perniciosa en favorable a su causa, manipulando en consecuencia, detectando y trabajando el grado de engreimiento, suficiencia y pedantería del contrincante, brindando conocimiento hacia su contexto o petulante escenario, hasta cocer al individuo en su propio caldo de jactancia y vanagloria (Fuente de la imagen: elaboración propia).

5 comentarios :

  1. Amigo mío, Sublime !

    ResponderEliminar
  2. "Por cierto", te tenía catalogado como "monárquico", por lo que los colores de las flechas me desorientan.

    Buen día.

    ResponderEliminar
  3. Alejandro Gutiérrez5/3/14 9:36

    El pan de cada día, es muy frecuente encontrar "personajes" subidos a un trono demasiado alto y no se dan cuenta que los pies no le alcanzan suelo, por lo que vistos así quedan de lo más ridículo.

    ResponderEliminar
  4. Ja ja, Anton. Cnn independencia de mis colores políticos, que los tengo y cualquier flower los conoce, los colores los eligió el querubín.

    ResponderEliminar
  5. Cierto, Alejandro. Difícil tarea. Gracias por tu visita y aportación.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel