lunes, 22 de abril de 2013

Confianza perdida

Corría el primer año universitario en la Escuela de Empresariales (no sé si te he comentado que fui uno de los pocos afortunados que aprobó todas las asignaturas en junio, eso sí aprobado raspado), un compañero me pidió los apuntes de Economía (cuyo profesor era el Sr. Grana). Eran unos esbozos muy trabajados, con los gráficos dibujados en varios colores y una cuidada (que no bonita) letra. Se los dejé y ... 

El segundo año me rogó que le prestara los apuntes de Contabilidad de Sociedades. La solución a los supuestos de la práctica los escribía en un tradicional libro de caja, que compré en el rastro del domingo en Martiricos (zona de la ciudad de Málaga, España), confundiéndolo con un libro diario (recuerdo que el profe, el Sr. Gomila, me sacó de la confusión). 

Pues bien, se los dejé y … Décadas después, algún ex-compañero me ha referido que aprobó gracias a fotocopias de esos textos manuscritos. El contenido no era de otro mundo. Lo que pasaba es que me los curraba porque sobre todo el primer curso prácticamente no perdía ninguna clase presencial y, claro, por muy torpe que fuera, "poso" quedaba. La verdad es que me gustaría volver a tenerlos entre mis manos.

Años después, me encontré al susodicho y con toda su presunta cara dura me dijo que me los había devuelto. No es que tenga una súper memoria pero de esas cosas no dudes que me acordaría. Lo saludé y terminé de perder la poca confianza que tenía en su persona. Por razones que no puedo contarte, ayer me acordé de lo que acabo de escribir. 

Si pierdes la confianza con el compañero, el jefe, el proveedor o, incluso, el cliente (el banco no te lo voy ni a nombrar) o el político de turno que día a día es infiel a su palabra dada y a su programa electoral, es complicado volver a recuperarla y si te mienten, peor aún. Que esta semana te sea beneficiosa en lo laboral, profesional, institucional o empresarial, como prefieras o te interese (fuente de la imagen: sxc.hu y elaboración propia).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel