domingo, 26 de junio de 2011

Cuestionando télos y lógos

Ayer asistí a una férrea crítica a la teleología directiva o gerencial. La Teleología es una disciplina que se trabaja en las raíces finales de los sujetos o entes: la razón de algo en función de su fin, por lo que la consecución del objetivo es el sentido del acontecimiento mismo.

Proviene de los términos griegos “télos”: fin, meta o propósito y “lógos”: razón o explicación. Su acepción comprende básicamente dos esencias: no es un acontecimiento fortuito y concurre una meta, fin o propósito, que a su vez configura su conocimiento, definición o sentido.

Por lo anterior, tradicionalmente se defiende que la empresa es pensada para forjar valor y conseguir beneficio económico y, por derivación, social, intención por la cual coexiste y se mantiene en evolución, generando utilidades continuas mediante técnicas testadas suficientemente. En la actualidad, seguir a pie juntillas los planteamientos teleológicos gerenciales, puede ser negativo o contraproducente.

El Mundo que nos espera necesita que dejemos de creer en las relaciones causa – efecto, pero los directivos siguen empeñados en lo contrario, es decir, agarrarse a la paráfrasis más complaciente del acontecimiento y localizar conexiones para todo, extralimitándose e instituyendo enlaces sutiles o, en muchos casos, inexistentes.

El nuevo camino organizativo demanda poner perennemente a examen las conductas, los enfoques y los procesos gerenciales, con tenacidad analítica, cuestionando los supuestos presuntamente más favorables y desbloqueando la mente hacia otras ideas o soluciones.

Desde hace tiempo existen herramientas de gestión que te ayudan a desarrollar el método apropiado en cuestión: reingeniería de procesos, benchmarking, …, instrumentos enfocados a criticar y optimizar el cometido de cada organización, cuestionando las decisiones de siempre, generando nuevos enfoques y tratando a la empresa como ente especial y único (fuente del gráfico: imagenes-gratis.net).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel