lunes, 29 de diciembre de 2003

Tecnología y Administración

Me ha recordado una compañera de la facultad la valiosa aportación de Joan Woodward al estudio del impacto de la tecnología sobre las organizaciones. 

Cierto es que esta investigadora británica dudó y echó por tierra la teoría de un solo molde de administración para todas las empresas. 

Analizó la empresa industrial y demostró que existía una práctica concreta de organización acomodada a cada escenario técnico, sentando los cimientos de un nuevo enfoque de análisis de las prácticas administrativas de las organizaciones. 

Posteriormente, Charles Perrow amplió esta idea a las empresas del sector servicios.

(Texto mejorado posteriormente. Fuente de la imagen: sxc.hu).

sábado, 6 de diciembre de 2003

¿Qué mejor aguinaldo?

Fuente de la imagen: 3D_Maeenchen en pixabay
Se acerca la Navidad y con ella la costumbre de los regalos de empresa que, dependiendo de la moda, el boom o la crisis, cada año logra poner histéricos a muchos departamentos de marketing, secretarías ejecutivas y miembros de la alta dirección. A lo largo de mi vida profesional he tenido todo tipo de experiencias sobre el referente y he recibido de la dirección o consejo de administración de turno, un variopinto abanico de detalles, desde ostentosos y típicos relojes de ejecutivos creídos (algunos de ellos me da vergüenza ponérmelos, lo reconozco, nací al lado de la Cueva El Gato, en Ronda, España), hasta cuadros de Juan Crossa o Repiso, pasando por plumas, bolígrafos, llaveros, colgantes, corbatas (sí, corbatas), botellas de vino, etc. La mayoría de las cosas las he reubicado entre la familia y allegados.

Sin embargo, cuando los regalos provenían de proveedores, clientes o terceras personas o instituciones, los voy amontonando en el despacho y los reparto entre los colaboradores, realizando una lista de todas las ofrendas recibidas, que pongo a disposición del comité ejecutivo. No penséis que esa costumbre ha sido bienvenida en todas las empresas en las que he laborado, pero pienso que es lo más justo, ya que el que gratifica se supone que lo hace, por ejemplo, en agradecimiento a una labor bien realizada y ese trabajo lo realiza toda mi empresa, no sólo yo. En una navidad, un proveedor regaló un reloj muy chulo a una colaboradora y ésta lo incorporó al montón que había en la sala de juntas. En la cena lo sorteamos y le tocó a un colaborador que había perdido hace semanas su reloj. 

Días después, el proveedor me llamó todo enojado porque la colaboradora no se había quedado con el detalle. Le expliqué que le gustó mucho pero que había decidido incorporarlo a una causa más proactiva. En fin, nunca llueve a gusto de todos. En cuanto a lo de hacer regalos a clientes, proveedores y terceras personas e instituciones, es muy importante los gustos y preferencias del destinatario, sin dejar de lado el coste. Hay que encontrar el equilibrio entre el buen gusto y el justo precio, perenne reto ante el detalle con un cliente importante, un proveedor comprometido o un potencial tercero-objetivo para la actividad futura. Finalmente, este año, como se suele decir, por circunstancias de la producción, barrunto que recibiré pocas mercedes y obsequios, pero me queda la alegría de haber contactado con vosotr@s a través de este medio bloguero ¡Qué mejor aguinaldo! Gracias y Suerte (Formato de post mejorado con posterioridad. Fuente de la imagen: sxc.hu). Imagen incorporada posteriormente; fuente: 3D_Maeenchen en pixabay.