lunes, 18 de junio de 2018

Menos proyecto y más equipo

Si eres follower de este sitio, conoces mi periplo profesional en torno al cambio organizacional en las entidades privadas y también alguna que otra de derecho público, por no hablar de organizaciones empresariales. Varias de las experiencias han sido enunciadas en la blogosfera desde 2003 y de forma directa o indirecta. A título orientativo, textos como “Secretaría General”, donde apuntaba pinceladas de mi experiencia en Cecap Andalucía, que luego se extendió hasta CECAP, “Si el vino viene, viene la vida”, con retazos de mi paso por Virgen de la Oliva-Hojiblanca, “Museo del Vino Málaga”, con mi paso por la DDOO Vinos de Málaga. Podría seguir; referencias a importantes instituciones de las que me siento agradecido de haber colaborado en ellas (Grupo Tadel, Grupo Lehmberg, Grupo Vértice…) y en las que posteriormente, en algunas de ellas, he vuelto a trabajar o estoy colaborando actualmente. 

En casi todos los casos, el olfato de los number one que me contrataron, la providencia o ambas cosas, posibilitaron participar en sucesivas oleadas de cambios organizativos. Te cuento lo anterior, porque en el fin de semana pasado estuve re-hojeando el texto de Leandro Herrero, Viral Change: The Alternative to Slow, Painful and Unsuccessful Management of Change in Organisations[1], que traducido con mi inglés de los Montes de Málaga es algo así como “Cambio viral: la alternativa a la gestión lenta, dolorosa y sin éxito del cambio en las organizaciones”. Leandro propone ocuparse menos del proyecto y más en convencer al equipo humano, de forma que los cambios que se pretenden, realmente se materialicen. 

Es un libro que me recomendó hace más de diez años Carlos (Gracias) y que lo hojeé por primera vez antes de entrar de socio de una entidad de capital riesgo, M Capital (ver texto “El sufrido rol de accionista minoritario”), considerándolo entonces entretenido y que básicamente trataba (y trata) de la mejor forma de gestionar el cambio organizacional. Coincido con Herrero en que un cambio no cuaja si previamente no se registra un cambio de talante en las personas, sobre todo los que deben tomar decisiones, de la entidad. Una parte importante de los proyectos de cambio decaen porque se focalizan solo en los procesos programados para generar los preceptivos cambios. Este texto también se ha editado en el sitio BOOK—POST, bajo el título “Cambio viral” (Fuente de la imagen: pixabay). 
___________________________
[1] Herrero, Leandro. Viral Change: The Alternative to Slow, Painful and Unsuccessful Management of Change in Organisations. Editorial Meetingminds. 2007.