viernes, 16 de marzo de 2018

El sufrido rol de accionista minoritario

La Bolsa de Madrid, en su glosario de términos, define al “accionista mayoritario” como “aquél que posee un paquete de acciones lo suficientemente representativo como para influir con su voto en las decisiones sociales y, en base a ello, puede ejercer el control sobre la sociedad y sus órganos de decisión". Por oposición al accionista mayoritario, el minoritario sería “aquél cuya participación en el capital de la sociedad no alcanza el porcentaje suficiente para controlar con su voto la toma de decisiones”. En la misma línea, es definido el concepto por la página consumoteca, como “el propietario o titular de una o varias acciones de una empresa que, por su número de acciones, no puede ejercer presión sobre los accionistas que controlan la misma y que aprueban las principales decisiones y actuaciones de la empresa”. Estos axiomas se alejan de otras tesis, a mi modo de ver inexactas, que aducen a una participación inferior al 50% en el capital, ignorando o relativizando el “control efectivo”, la sindicación, etc. 

Lo anterior viene a colación porque la tarde del jueves la pasé en un encuentro de accionistas minoritarios, al que asistí invitado por Antonio (Gracias), donde se trató la temática en toda su extensión. El amigo me invitó porque se acordaba de mi usanza como minoritario en Interempleo Andalucía, donde poseía el 25% del capital social y la entidad de capital riesgo M Capital (participada por Unicaja, Cajamar...) el 75%. En el encabezado te dejo unas imágenes extraídas de las memorias oficiales (cuentas de la entidad de capital riesgo auditadas por KPMG). Expliqué que, además de minoritario, en mi caso ejercí de consejero delegado en los tres años en los que me responsabilicé de la cuenta de resultados. Según los datos oficiales depositados en el Registro Mercantil, asumí la dirección de un proyecto empresarial que se encontraba a punto de entrar en quiebra técnica y en el que, durante los siguientes tres ejercicios económicos y sociales, simultaneé los roles de accionista minoritario, socio tecnológico y consejero delegado. En el primer año de mi dirección se saneó financiera y patrimonialmente la empresa, pasando los BAII[1], BAI[2] y BDI[3] de color rojo a azul. El segundo y tercer año, los importantes y consecutivos incrementos de los beneficios no distribuidos, reforzaron la capitalización de la institución, desbordando las previsiones más optimistas. 

Obviamente, todos esos éxitos empresariales no se hubieran logrado sin el buen hacer del equipo técnico (Manolo, Joaquín, Milagros, Mari Paz, Paco, Lourdes…), al que desde este sitio le envío un fuerte abrazo. Para ser justo, también he de reconocer la labor administrativa del director financiero, Vicente, que quincenalmente me presentaba una estricta ejecución del presupuesto, posibilitando la ágil toma de decisiones para ir reajustando la realización a la previsión (y a la inversa). Sin embargo, al hacerse cada vez más latente la desarmonía de mi visión empresarial con las expectativas y enfoques del accionista mayoritario, finalizados los tres ejercicios económicos de los que me responsabilicé de la gestión, con datos muy positivos en todos los frentes (sí, ya sé que "no tengo abuela"), decidí optar por caminos distintos, desinvirtiendo y dándome de baja de mis funciones ejecutivas. Lamentablemente para el proyecto empresarial, el futuro me dio la razón (pero eso es otra historia). Cierto que como accionista minoritario tienes una serie de derechos (suscripción preferente, nombramiento de miembros del consejo de administración…), pero el caso es que siempre estás en inferioridad ante una controversia o, como en mi caso, distinta forma de percibir el futuro del negocio, quedando pocas vías de escape que no sean llorar en Juntas de Accionistas, expresar tu opinión en los consejos de administración (si eres miembro), el derecho al pataleo en sede judicial (si quieres coger por esa vía), la desinversión y poco más (Fuente de la imagen: elaboración propia a partir de las memorias oficiales de M Capital). 
_______________________________
[1] Beneficio Antes de Intereses e Impuestos. 
[2] Beneficio antes de Intereses. 
[3] Beneficio después de intereses.