sábado, 24 de abril de 2010

Secretaría General

Recientemente, por dos vías de contactos, me ha llegado la consulta de si estoy interesado en un puesto de secretario general de una organización empresarial. Con independencia de que reúna los requisitos para ese puesto, que esté disponible y que me motive o no colaborar en esa institución específica, el perfil profesional me ha atraído desde hace tiempo. Según la Wikipedia:

“El término Secretario General (o Primer Secretario) es la designación utilizada para identificar al principal jefe o líder de ciertas organizaciones sindicales, partidos o asociaciones nacionales, internacionales o empresas. Es comúnmente utilizada para designar el cargo más importante dentro de una organización internacional multilateral. Asimismo, puede ser utilizado para denominar al cargo inmediatamente inferior al presidente de una organización.” 

Sin embargo dependiendo del colectivo, las funciones asignadas y sus competencias serán unas u otras. En mi caso, cuando regenté el puesto en la Federación Andaluza de Centros de Estudios Privados (Facep), dependía del Presidente. La organización empresarial, además del órgano asambleario, disponía estatutariamente de la Directiva Federal, formada por los presidentes de las ocho organizaciones empresariales provinciales y el presidente de la federación, y el Comité Ejecutivo Federal. La función estaba perfectamente delimitada: coordinar el equipo técnico, ejecutar las decisiones de los órganos federativos, actuar de asesoría y apoyo al Presidente, al Comité y a los presidentes de las asociaciones y buscar líneas complementarias de financiación para materializar los objetivos empresariales, ya fueran ayudas, subvenciones, colaboraciones, esponsorizaciones, patrocinios, etc.

Otra variante es la relativa a la secretaría general de empresas o grupos empresariales, perfil que hasta hace poco era eminentemente jurídico pero que, desde hace unos años, motivado por la crisis y la cada vez más compleja situación de esas instituciones privadas ante los retos comerciales, económicos, financieros, laborales y operativos de los mercados, asumen nuevas funciones de apoyo, asesoría técnica y cierta perspectiva de verificación y control complementaria a la que realizan otras divisiones y departamentos. Estas nuevas tareas, probablemente hoy en día sean mas importantes que las tradicionales hasta ahora realizadas y que requerían sólo formación básicamente jurídica, por lo que el perfil se abre a otras especialidades teóricas, como las económicas y empresariales. 

Te dejo una foto que me realizaron en febrero de 1996, cuando ejercía de ponente en una directiva federal, que se celebraba en el hotel Málaga Palacio. De izquierda a derecha: D. José Luis Cuadrado, Presidente de ACEPCOR, D. Javier Jiménez, Presidente de Grupo Tadel, D. Juan Cruzado, Presidente de Grupo Vértice, D. Juan Miguel Rivas, Tesorero de FACEP, y un servidor.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel