martes, 27 de marzo de 2018

¿Másteres de pinta y colorea?

Si eres follower de este sitio, conoces mi experiencia en la realización del Trabajo Fin de Grado (TFG) en Derecho y, posteriormente, el Trabajo Fin de Máster (TFM) de un postgrado oficial universitario en el ámbito jurídico. En textos como “Ilusionado estoy”, “Justicia reparadora para el menor”, “Los menores y la violencia de género”, “Acciones pro-bono”, “La importancia del agradecimiento” o “En torno al interés superior del menor”, te fui trasladando pinceladas de mi interesante experiencia en la elaboración del TFG. En "Alforjas llenas" te describí la composición del Tribunal que me evaluó el Trabajo, TFG que previamente había obtenido la máxima calificación por la coordinadora de la Fundación Fernando Pombo – Clínica Legal: el tri Doctor y candidato de “Ahora En Común Madrid”, D. Armando Alvares Garcia Júnior, que ejercía de Presidente, el Magistrado del Tribunal Supremo de mi país y Doctor, D. Eduardo de Urbano Castrillo, que actuaba de Secretario, y un profesor doctor invitado que lamento no poder referenciarlo por no haberme quedado claro sus datos. 

Y en relación al máster jurídico, textos como "Practicando arbitraje, que no es poco", "Colaborando con Espíritus Celestes" “Caldo de cultivo para la cesión ilegal”, “Practicando Penal en Sala”, “El Libro Gordo del Enjuiciamiento Civil” o "Ensayando en la Contencioso-Administrativa", te contaba algunos de los pormenores de los dos años del máster. En “Informe de Prácticas Máster Universitario” incluso orientaba acerca de cómo se debería realizar un informe de prácticas universitarias. Igualmente, en textos como “Devolviendo libros a la biblioteca” o “Formación a lo largo de toda la vida”, destilaba algunas circunstancias de la elaboración del TFM, redactado durante seis meses de trabajo, ni más ni menos, plagados de tropecientos correos electrónicos, visitas a las bibliotecas, contactos con la directora del TFM, Dña. Carmen Rocío Fernández Díaz, y cambios de última hora. En cuanto a la defensa del TFM, en “Menos prêt-à-porter y más traje a medida”, comentaba la composición del Tribunal, formado por el Dr. D. Alberto Daunis Rodríguez, que actuó de Presidente y que ya lo referencié en “Identidad propia”, D. Francisco Javier Hidalgo Valle, Secretario, referenciado en textos como “Practicando Penal en Sala”, y D. Daniel Montero del Río, vocal, abogado y profesor invitado. 

Otro detalle más, la propuesta de TFM la presenté a la coordinación, que fue aprobada, eligiendo a la tutora del trabajo. En cuanto al documento TFM en sí, comentarte que abarca cerca de una docena de versiones, desde la 01.01 a la 05.03, todas guardadas en formato pdf. De la última versión, la que me autorizó la directora a presentar, imprimí tres juegos, dos de los cuales se tuvieron que encuadernar y titular conforme a las instrucciones de la universidad. Finalmente, dichos ejemplares fueron depositados en la secretaría de la Facultad de Derecho. Desde luego, ni mi TFG ni mi TFM, es de los que Olga R. Sanmartín en El Mundo, artículo “El 'caso Cifuentes' revela el fiasco de los másteres”, cataloga de “estudios oficiales públicos y privados de bajo perfil -los llamados másteres de pinta y colorea- que no tienen calidad suficiente, ni sirven para formar a los alumnos” (por cierto, el TFM ha servido de base para la publicación de un libro sobre la materia investigada, que ahora mismo está en imprenta). Por todo ello, en relación al Caso Máster o Caso Cifuentes, animo a Dña. Cristina Cifuentes, figura pública y representante de los madrileños y madrileñas, a que presente toda la documentación soporte del trabajo realizado y, por supuesto, el propio trabajo, y que no escuche a aquéllos que dicen que dichas pruebas están sujetas a la protección de datos, ya que existe una excepción, el interés público (Fuente de las imágenes: pixabay).