martes, 4 de octubre de 2016

Organización ambidext

¡Y dale con que todo lo pasado, lo viejo, la historia, la transición… ya no sirve para nada! Sí, no sólo algunos representantes de la política de nuevo cuño pretender ningunear el pasado reciente de mi país (la transición española), también en la empresa sucede que, sin venir a cuento o con la excusa de que es lo mejor para el futuro, se arrambla con todo lo existente sin una mínima evaluación o análisis razonable. 

No sé. Tiendo a pensar que en muchos casos, las organizaciones que perviven, que avanzan, son las que armonizan lo añejo con lo diferente, distinto o novedoso, propiciando un ecosistema en constante renovación, lo que denomino “estructura ambidext”, al conjugar lo antiguo con lo nuevo. 

Son organizaciones donde los recursos humanos experimentados se implican en programas vanguardistas, sin quitar el ojo a soluciones pretéritas que siguen ofreciendo consistente valor, siendo su prelación la consecución de una ponderación y proporción entre las atenciones y flujos económicos de los aplicativos suplementarios y los cuidados de las soluciones futuristas, por no decir de moda en algunos casos. 

Pero no te equivoques, no hay que mantener distribuciones ejecutivas paralelas, sino, en todo caso, estructuras integradoras en la transversalidad y análogas en la especificidad (fuente de la imagen: pixabay).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel