martes, 25 de agosto de 2015

Hilar resuelto y fino

No había terminado de exponerme la situación cuando, sin darme cuenta en el momento, ya le estaba resumiendo el problema, diagnosticándolo y recetándole una batería de alternativas. Has hilado rápido y fino, sentenció el interlocutor. Supongo que dejé a un lado lo poco o mucho que dispongo de conocimiento sistemático y pasé directamente a ese otro conocimiento un tanto díscolo que se moldea en el tiempo de un pestañeo de ojos (Fuente de la imagen: pixabay).

De vuelta al hogar reflexioné sobre lo de “hilar resuelto y fino”, imaginándome a la bruja de la “bella durmiente” en su telar, esperando en la torre del castillo a que subiera la adolescente para provocarle el pinchazo con el huso, así como el postrero sueño de cien años y que, como imaginarás, propició el mote o coletilla "durmiente" (lo de "bella" es porque supongo que todas las princesas de los cuentos son bellas). Eso no es hilar fino, pensé, porque la arpía había gestado su malvado plan desde que no fue invitada al festejo organizado por los reyes en honor a la princesa recién nacida.

Hilar resuelto y fino creo que tiene relación con esa ágil e inconsciente, automática destreza de apiñar y enjuiciar la justa información para dilucidar opiniones técnicas, dictámenes, soluciones o batería de opciones en el tiempo de un parpadeo de ojos. No es suerte en el veredicto (cuando, se acierta, se entiende), sino el resultado instintivo o impensado conscientemente de nuestra sagacidad y de ese conocimiento acumulado en el subconsciente derivado del estudio, la abstracción y la experiencia en el camino.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel