martes, 2 de junio de 2015

Ca uno es ca uno

Uf! Estoy hasta la coronilla de los recordatorios para que participe de la orla de Derecho. Me persiguen, ya sea en las comunidades de Facebook, netmails… con mensajes del tipo: “Queridísimo compañero de estudio: te comunico que hoy vence el “nanoplazo” (el entrecomillado es cosecha propia) para que envíes la foto de la orla de la promoción. Como favor especial, la empresa que realiza el trabajo esperará hasta mañana, así que ¡Ponte las pilas. ¡Ah! "Son xxx euros”.

Además de que he perdido la cuenta de los plazos que se han dado, han debido extraviar mi primigenia contestación excusándome de participar, porque me parecía excesivo el precio que se cobraba. Pero lo más gracioso es que la persona que me escribe diciendo que ha sido mi compañera, no la recuerdo de haber compartido clase (no ya pupitre) en ninguna de las asignaturas de Grado. Y dada su insistencia, me pregunto si no será una colaboradora del ente fotografiador ¿Qué digo? montador (puesto que la foto la tengo que enviar en formato jpg) que altruistamente realiza el trabajo, cobrando, eso sí, xxx euros.

En fin. Esta mañana te he usado en plan terapia. Te ruego me disculpes, pero no tenía a otra persona virtual a la que contar mi tristeza. Y es que hay “gente pa´ tó”, como apuntaba el cordobés Rafael Guerra Bejarano (ver post del mismo nombre: “Hay gente pa´ tó”) o, como también decía este torero del siglo XIX, apodado “Guerrita”: "Ca uno es ca uno". Te dejo la foto de la única orla a la que me convencieron participar, Diplomatura de Empresariales, década de los ochenta del siglo pasado (a la de la licenciatura en Económicas, me negué en rotundo), que, por cierto, la foto la hizo un Señor fotógrafo y costó todo trescientas pesetas (menos de dos euros de hoy y en un tiempo en que no había ni reprografía ni los avances tecnológicos actuales). Lo único que falló fue el modelo, pero eso no se podía arreglar.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel