sábado, 15 de diciembre de 2012

Noble gesto

Noble comida de trabajo a la que asistí ayer, en el mismo sitio que te relaté hace ahora justo un año, en el post “Almuerzo griego”. Al igual que entonces, estuve junto a un manojo de buena gente, con la que tengo la suerte de trabajar en uno de los proyectos en los que colaboro. La conversación de la sobremesa derivó hacia la situación económica y social que vivimos, pero en un tono positivo, lo que motivó el ambiente.

Ya de vuelta al hogar, leí la noticia contada por Carlos Arribas en El País, “El valor de un gesto”, sobre el atleta Iván Fernández Anaya, que no quiso ganar un cross a un rival porque se había equivocado de meta. Noble gesto.

Según su entrenador, fue un gesto de los que nunca se han hecho, confesando que él mismo no lo hubiera tenido: “Yo sí que me habría aprovechado para ganar”, porque ese gesto apunta el coach que le hace mejor persona, pero no mejor atleta. 

¡Anda ya! Desgraciadamente, en el mundo pululan individuos que se hacen paso a través de "hachazos limpios", sin ética ni moralidad, apuntalados por la masa silenciosa de adeptos, esclavos o maltratados, y arropados por los presuntos lobbies mafiosos y la prensa palmera de turno.

Y al entrenador le pregunto: ¿En qué consiste el espíritu del deporte y de la competición: en hacerte mejor atleta vía ser peor persona? A ese "profesional" del deporte se le ha ido la olla: ganar por encima de todo. Pues no señor. Proclama Iván: 
“En los tiempos que corren, vienen bien gestos de honradez”.
Si lees el artículo, detectarás que el entrenador sigue criticando a su pupilo, comentarios que no voy a transcribir: sobran y no vienen a cuento ante la proeza de Fernández Anaya. Termino con su frase:
“… porque hoy en día, tal como están las cosas en todos los ambientes, en el fútbol, en la sociedad, en la política, donde parece que todo vale, un gesto de honradez viene muy bien”.
Gracias, Iván. Tú también eres buena gente. Para mí sigues ganando en la carrera de la Vida, que ésa es la trascendental (fuente de la imagen: blog de Iván).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel