viernes, 14 de diciembre de 2012

Como un fin

Hace nada era lunes y ya estamos a viernes. Se me escapa el tiempo como el vuelo otoñal de las palomas blancas. En relación al post “Divertido y animoso”, me remite el contacto Sergio la siguiente reflexión (Gracias), acerca del comentario del trabajo como un fin, no como un camino. Escribe Sergio que efectivamente la actividad profesional puede ser apasionante y entretenida, asimilando por nuestro ser lo que verdaderamente es: una parte esencial de la vida.

Se explica. Si tengo la concepción de explotado laboralmente o esclavizado a la consecución de logros económicos cada vez más altos en mi actividad profesional, muy probablemente la motivación será la del salario o la minuta y, por derivación, casi siempre me sentiré descontento y desnaturalizado acerca de la labor que estoy realizando, lo que generará continua insatisfacción y "culito de mal asiento", es decir, buscar otro trabajo en el que aburrirme u otro cliente al que desplumar.

Pero si, por el contrario, aplico inspiración, gusto, afición, por lo que realizo laboral o profesionalmente, practico la idea o visión del trabajo como un fin, no como un camino, generando una actitud positiva, además de un estadio mental de felicidad y de realización profesional y, por derivación, personal, que navega en el lago del éxito. Si puedes, recarga pilas en este fin de semana (fuente de la imagen sxc.hu).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel