martes, 2 de agosto de 2011

La maldición

Buenos días. Después de un ajustado lunes, me quedé absorto mirando la higuera familiar y caí en la cuenta que todavía no he terminado de entender, o encontrado significado, a la maldición que este árbol recibió hace dos mil y pico años, condenación que se encuentra recogida en el Nuevo Testamento de la religión cristiana.

Tal vez, lo que el llamado Hijo del Hombre quería decir, trasladado a la economía actual, es que si nos encontramos empresas podridas, instituciones estériles, ejecutivos anacrónicos, …, hay que tener el arrojo de extirparlas, sanearlas o despedirlos, por muy elefantes o respetables que den la impresión de ser.

Sin embargo, en este cambio de época que nos toca vivir, deberá transcurrir un largo tiempo en el que todavía muchas personas, al igual que en las religiones, sigan agarrándose a caducas tradiciones, instituciones trasnochadas, creencias egoístas, …, como si fueran la tabla de salvación que todo lo aguanta.

Las Sagradas Escrituras de cualquier religión monoteísta nos enseñan que para salvarnos, desde la óptica empresarial, institucional o profesional, deberemos renovarnos continuamente, generando nuevas estructuras organizativas, modos de pensar y de sentir los negocios en ética y moralidad, …, y aquéllos que se resistan, deberán ser excluidos o se correrá el riesgo de que arrastren a los demás a la destrucción final.

Te dejo una foto del árbol y de sus frutos. Si quieres más instantáneas, clickea aquí.

6 comentarios :

  1. Anónimo2/8/11 11:10

    Magnífica metáfora, al estilo de Spencer Johnson, pero con higos e higueras en vez de queso...

    Un abrazo, manuel,

    Pablo Castro

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2/8/11 13:09

    Don Manuel, acertada metáfora.

    Un fuerte abrazo.

    Jesús.

    ResponderEliminar
  3. Se encontraron restos de higos de la ficus carica entre el 9400 y el 9200 antes de Cristo en el Valle del Jordan. Bonistas fotos. ;)
    María.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Pablo. Un placer tu visita y comentario.

    ResponderEliminar
  5. Hola Jesús. Me alegro de tu visita. Seguimos en contacto.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, María, por tu aportación.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel