miércoles, 11 de agosto de 2010

Desconexión

Uf! Estamos a once de agosto y el cuerpo demanda apagarse durante un tiempo.

Alarmas encendidas, como pueden ser cierto desasosiego interior, irritación por tonterías, metas que se perciben movibles eternamente, necesidad de silencio o sentirse continuamente apresurado, me dicen que hay que descansar unos días para recargar pilas.

Lo importante es no perder el control de nuestra vida (imagen de la Wikipedia).