viernes, 6 de abril de 2007

¿Solo o Sólo?

Me incorporé bastante tarde al colegio (entre los diez y los once años), y, aparte de mi mejor o peor predisposición al aprendizaje, habréis observado mis desvaríos léxicos y mi menguada redacción. 

Asimismo, me ha costado bastante afinar algunas reglas de ortografía, con el ansia de escribir cada día un poco mejor. 

Por ejemplo, recuerdo lo sufrido con la no acentuación del adjetivo “solo” (Antonio estaba solo), o la acentuación del pronombre “sólo” (sólo estudiaba). 

Y ahora leo en 20minutos que el tilde del adverbio es innecesario ¡Tierra trágame! 

Desde 1959 la Real Academia de la Lengua lo estableció así, salvo cuando puedan darse confusiones con el adjetivo. 

Me pregunto por qué me dieron tantos cogotazos y me pusieron tantos ceros en los dictados, por esa inexistente falta de ortografía.