jueves, 22 de abril de 2021

Ante la mayor trama piramidal en criptomonedas

Fuente de la imagen: Mi-ka en pixabay
En la tarde del miércoles, después de impartir la clase de Compliance Financiero al alumnado del Máster de Dirección Financiera de la Escuela Internacional de Posgrados, “ojeé” la noticia del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en relación con la aceptación, por parte de la Audiencia Nacional de mi país (AN), de la inhibición de un Juzgado en la investigación de la mayor trama piramidal de inversión en criptomoneda[1]. En un auto, el titular del Juzgado Central de Instrucción considera que los investigados podrían haber cometido los delitos de estafa agravada, organización criminal y delito continuado de falsificación en documento mercantil. La resolución explica que los investigados han urdido presuntamente una trama defraudatoria en el mercado de las criptodivisas.

Por lo visto, la trama prometía a los inversores rentabilidades de entre el 8% y el 15% mensual, pagándoles semanalmente, siempre los sábados, dándoles la opción de sumar estas rentabilidades a las cantidades iniciales invertidas o bien optar por el reembolso. “Pero lo que esta trama hizo presuntamente fue utilizar una parte del dinero obtenido de los inversores para entregarlo a otros inversores anteriores en pago de los altos intereses convenidos, lo cual generaba una gran confianza en ellos acerca de que su inversión era segura y muy rentable, de suerte tal que ellos mismos se incentivaban para invertir una mayor cantidad de dinero con la esperanza de obtener un beneficio aún mayor”, relata.

Según el CGPJ, este esquema de naturaleza piramidal no solamente se usaba para que los que habían invertido aportaran más dinero, sino para atraer a nuevas personas que invirtieran dinero al ver los beneficios casi inmediatos que percibían los anteriores inversores. A estos efectos, según el auto, a los inversores se les ofertaba también un “plan amigo” a partir del cual si los clientes conseguían incluir nuevos clientes tendrían una compensación. De este modo la empresa, a partir de programas de marketing, consiguió innumerables inversiones creciendo así de una manera exponencial. Finalmente, a partir del mes de agosto de 2020 varios inversores solicitaron la retirada de sus fondos sin que su solicitud fuera atendida. Fuente de la información: CGPJ; fuente de la imagen: Mi-ka en pixabay.
_________________________________
[1] La cifra de víctimas de esta supuesta estafa se sitúa en 1.127, pero podría llegar a 32.000 por el número de cuentas afectadas, mientras que el perjuicio económico se calcula en más de 41 millones de euros actualmente, aunque podría superar los 100 millones.