lunes, 18 de noviembre de 2019

Creando riqueza a partir del talento

Fuente de la imagen: geralt en pixabay
Hace unos años, en “Poder mental”, transcribía la opinión de Moss Kanter[1] sobre que las empresas de éxito son las que posibilitan la liberación del poder mental de sus colaboradores, siendo doble la labor del directivo, gerente o ejecutivo al frente de la dirección: mantener el tipo del negocio en el presente y programar el futuro, configurando la institución como una organización ansiosa de anticiparse, promover o afrontar al cambio, apoyándose en ese poder intelectual y espiritual de los empleados. Según Moss, no hay que cambiar por cambiar, unido a que excesivo cambio desestabilizaría ese poder mental y desmoralizaría a la empresa en su conjunto. Una organización sedienta de cambio debe favorecer que sus copartícipes labren: la imaginación ineludible para transformar; la actividad profesional para desenvolverse cabalmente y el enfoque colaborativo. 

Te cuento lo anterior porque en el fin de semana pasado he estado re-hojeando el texto de Lowell Bryan y Claudia Joyce, Mobilizing Minds: Creating Wealth From Talent in the 21st Century Organization[2], que traducido con mi inglés oriundo de los Montes de Málaga es algo así como “Mentes movilizadoras: creando riqueza a partir del talento en la organización del siglo XXI”. A partir de una investigación, los autores concluyeron que la fuerza laboral es la clave del crecimiento en el siglo XXI. Al aprovechar sus talentos, conocimientos y habilidades subutilizados, esta fuerza laboral puede obtener un rendimiento adicional por empleado y administrar las complejidades y barreras interdepartamentales que impiden logros y ganancias reales. ¿Cómo se consigue? A través del diseño organizacional y el rediseño. Ese es el nuevo modelo de supervivencia en la economía moderna, digital y global. 

Me explican Lowell y Claudia que si implanto el diseño organizacional correcto, mi organización tendrá la capacidad de seguir cualquier estrategia que sea necesaria para competir en cualquier escala, reaccionar ante cualquier cambio del mercado, aprovechar cualquier oportunidad y superar a la competencia. Las ideas sobre las que orbitan Bryan y Joyce intentan romper las fronteras de la complejidad, procuran desatar enormes ganancias y garantizar el éxito a largo plazo para cada empresa, al tiempo que describen principios que posibilitan administrar la complejidad, la burocracia y la redundancia, fortalecer la autoridad de los gerentes, impulsar el rendimiento, motivar y recompensar el comportamiento de creación de riqueza o aumentar la satisfacción de los trabajadores. Parte de este texto también se ha editado en BOOK—POST, bajo el título “Mentes movilizadoras”. Fuente de la imagen: geralt en pixabay. 
________________________________________
[1] Rosabeth Moss Kanter on the Frontiers of Management”. Editorial: Harvard Business Review Book Series. 1997. 
[2] Lowell Bryan y Claudia Joyce, Mobilizing Minds: Creating Wealth From Talent in the 21st Century Organization. Editorial: McGraw-Hill Education. 2007.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel