viernes, 25 de octubre de 2019

¿Más asistencia o más presión al contribuyente?

Informa la Agencia Tributaria española (AG) que está ultimando el Plan Estratégico 2019-2022, catalogado por la Administración como instrumento clave en la toma de decisiones en los próximos años, pretendiendo ofrecer a la organización una visión clara de las estrategias y medidas a tomar en el medio y largo plazo, alineando también la asignación de medios técnicos y humanos con las prioridades identificadas. Fija una serie de ejes que deberán vertebrar sus actuaciones en el periodo 2019-2022, avanzando hacia un nuevo modelo de asistencia integral y control a priori para mejorar el cumplimiento voluntario del contribuyente, al tiempo que se intensificarán las actuaciones de lucha contra el fraude tributario más complejo. 

En específico, se contemplan dos proyectos a corto plazo en el ámbito del  Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y del Impuesto sobre Sociedades (ISS). En el caso del IVA, se pondrá en marcha un proyecto piloto para ofrecer un borrador de declaración, en principio a un número reducido de contribuyentes dentro del total de incluidos en el Suministro Inmediato de Información (SII). En el caso de Sociedades, y también tomando en este caso la referencia tradicional del IRPF, el próximo año (Sociedades 2019) arrancará una estrategia similar de cesión de datos fiscales al contribuyente durante la campaña anual del impuesto societario. En ambos casos se trata de facilitar la presentación de las declaraciones y, con ello, favorecer el cumplimiento voluntario. 

A su vez, en materia de asistencia y prevención destaca muy especialmente la apuesta por la creación de Administraciones de asistencia Digital Integral (ADI), centros de atención que se sumarían a las oficinas tradicionales de atención presencial, pero en este caso con dedicación exclusiva a la atención y asistencia al contribuyente por medios electrónicos y telefónicos. Este modelo, que supone un salto cualitativo en la asistencia al contribuyente, permite una mayor especialización de los funcionarios destinados a las ADI, favorece la unidad de criterio en la aplicación de la norma y permite al contribuyente resolver sus dudas en un horario más amplio y sin necesidad de desplazamientos a las oficinas[1]

En el ámbito de recaudación y durante la vigencia del plan se implementará la posibilidad de realizar los correspondientes pagos de deudas que gestiona la Agencia mediante un sistema de transferencias instantáneas a través del teléfono móvil y extender la posibilidad del pago mediante tarjeta bancaria, prácticamente residual en la actualidad. Asimismo, un pilar básico de la estrategia de prevención planteada en el plan es el fomento del cumplimiento cooperativo. En esta línea, y tras el establecimiento de códigos de buenas prácticas en el ámbito de las grandes empresas, las asociaciones y colegios profesionales y los despachos de asesoría, la Agencia trabaja en la actualidad en la redacción de códigos equivalentes con organizaciones representativas de las pymes y los autónomos[2]

La AG apunta que una de las claves que establece el plan en materia de mejora del control tributario es la extensión a otros impuestos y colectivos del sistema de selección de riesgos fiscales existente en el IVA y en relación con grandes patrimonios, los dos ámbitos en los que se han introducido en los últimos años potentes herramientas informáticas que facilitan el análisis, detección y selección de riesgos[3]. En cuanto a las grandes empresas, se apuesta por un control reforzado, a partir de una mayor transparencia de los contribuyentes, que permita anticipar la identificación de las contingencias fiscales y avanzar así hacia un modelo de control preventivo en el caso de los grupos con estándares de cumplimiento y transparencia más avanzados[4]

En cuanto a la lucha contra la economía sumergida describe la AG que el plan ahonda en la estrategia de prevención, con la colaboración de las organizaciones firmantes de los códigos de buenas prácticas de pymes y autónomos, y también mediante la utilización de posibles nuevas herramientas como la supresión del software de doble contabilidad, una estrategia que se combinará con la de represión del fraude a través de actuaciones presenciales. En el ámbito de Aduanas destaca el proyecto de crear un sistema centralizado de control de escáneres, que permitirá sistematizar e intensificar la vigilancia existente en los distintos recintos aduaneros. También está prevista la implantación de una nueva red de comunicaciones digitales para la zona del Campo de Gibraltar que facilite la labor en la lucha contra el narcotráfico y el contrabando. 

En relación con el efecto inducido de las inspecciones, estudios internos de la Agencia muestran que los contribuyentes inspeccionados en el año 2015[5] elevaron más de un 25% sus ingresos declarados en los tres años posteriores en relación con los años anteriores a la inspección, el doble que el conjunto de los contribuyentes en el mismo periodo. La medición de efecto inducido alcanzará también a otros colectivos y ámbitos, caso de las actuaciones sobre grandes patrimonios, el plan de visitas de IVA, el envío de cartas informativas y las actuaciones del área de Recaudación. Otros indicadores de referencia permitirán medir la eficiencia de la Agencia[6], la capacidad de gestión recaudatoria sobre la deuda gestionable y la conflictividad tributaria y agilidad de la administración[7]. Como cierre del sistema, se establece también un indicador que relaciona la evolución de la base de cálculo[8] con la evolución del cumplimiento voluntario. 

Finalmente, en relación con la infraestructura ética y la buena gobernanza, destacar la decisión de que el plan vaya más allá de la regulación existente en el estatuto del empleado público y marque a la AG un compromiso explícito al respecto, elaborando un código de principios y conducta propio de la AG acorde con las recomendaciones de los órganos internaciones y de responsabilidad corporativa[9]. La novedad en esta materia viene dada por la creación de una comisión consultiva de ética que servirá de apoyo a los funcionarios para la aplicación práctica en cada caso de los principios marcados en el código de conducta. En fin. Deseo que realmente sea más asistencia y no más presión al contribuyente o lo que denomino "inspección preventiva" (lo que nos faltaba). Fuente de la información: AG. Fuente de la imagen: RichardsDrawings en pixabay.
________________________________________
[1] La prueba piloto de este proyecto está prevista para otoño de 2020 en Valencia, y estará especialmente enfocada al IVA, aprovechando la reciente creación de potentes herramientas de asistencia, como los asistentes virtuales del IVA (en proceso de implantación gradual) y del SII (ya implantado, al igual que la calculadora de plazos de remisión de los registros de facturación y el localizador del hecho imponible en IVA). Para entonces está previsto que se encuentre en funcionamiento el futuro asistente virtual de la declaración censal (alta, modificación y baja de actividades económicas) y a lo largo de la vigencia del plan se completará la estrategia con un sistema paralelo de información y asistencia telemática, incluyendo igualmente asistentes virtuales, para los trámites relacionados con el área de Recaudación. 
[2] Paralelamente, se trabaja en la futura difusión estadística de información sectorial sobre magnitudes económicas y tributarias del ISS, equivalente a la que ya se viene publicando desde fechas recientes en el IRPF (Estadística de Rendimientos de actividades económicas), de manera que los contribuyentes puedan comprobar si se encuentran alineados con lo declarado por el conjunto de su sector. 
[3] Esta utilización de nuevos instrumentos informáticos se trasladará también al área de Recaudación para la detección automatizada de conductas de riesgo. 
[4] . En el caso específico de las grandes multinacionales tecnológicas con presencia en España, se defenderá un cambio internacional definitivo que acompase el pago de impuestos directos al lugar donde estas multinacionales tienen una presencia digital significativa y generan el verdadero valor añadido. 
[5] Exceptuando los contribuyentes adscritos a la Delegación Central de Grandes Contribuyentes, por la alta volatilidad de sus cifras entre años. 
[6] Evolución de su presupuesto en relación con la marcha de los ingresos tributarios que gestiona. 
[7] Proporción de recursos interpuestos por los contribuyentes sobre el total de actos administrativos de cada año y mejora de las resoluciones y sentencias favorables a la Agencia, así como reducción de los intereses pagados. 
[8] Instrumento que tradicionalmente sirve de referencia para la asignación anual de crédito presupuestario a la Agencia. 
[9] Se aprobará un protocolo de denuncias de malas praxis.

2 comentarios :

  1. Definitivamente, una administración tributaria enfocada más en servir y facilitar al cumplimiento tributarios, bajo la premisa que los obligados triburios desean siempre cumplir con la obligación tributaria, es el camino que mayor importancia debe darle la AATT, asociado con el apoyo de las TI.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel