viernes, 7 de diciembre de 2018

Plan de acción para contrarrestar desinformación

Corren rumores acerca de que el entorno de algunas organizaciones políticas de mi país ha practicado presuntas estrategias de influencia, manipulación y desinformación en las recientes elecciones celebradas en Andalucía (España), utilizando Internet como medio, soporte y herramienta. Hace días ya lo advertía en Goebbels 2.0, por lo que es preocupante el uso que de esas técnicas hagan los partidos políticos y la manipulación a la que sean sometidos los "españolistos" (entre los que me incluyo). La propia Unión Europea (UE) comunica que ha estado abordando activamente la desinformación desde 2015, cuando, siguiendo una decisión del Consejo Europeo en marzo de 2015, para "desafiar las campañas de desinformación en curso de Rusia", se creó la Fuerza de Tarea East StratCom en el Servicio Europeo de Acción Exterior (EEAS). El Grupo de trabajo, junto con los servicios pertinentes de la Comisión, se concentraba en comunicar de manera efectiva las políticas de la UE hacia su vecindario oriental, fortaleciendo el entorno
de los medios de comunicación en el vecindario oriental, incluyendo el apoyo a la libertad de los medios y el fortalecimiento de los medios independientes, y mejorando la capacidad de la UE para pronosticar, abordar y crear conciencia de las actividades de desinformación pro-Kremlin.

Posteriormente, en 2016, se adoptó el Marco conjunto para contrarrestar las amenazas híbridas , seguido de la Comunicación conjunta sobre el aumento de la capacidad de recuperación y el refuerzo de las capacidades para abordar las amenazas híbridas en 2018. En abril de 2018, la Comisión describió un enfoque europeo y herramientas de autorregulación para abordar la desinformación en línea, incluido un Código de Prácticas contra la Desinformación en toda la UE, el apoyo a una red independiente de verificadores de datos y herramientas para estimular un periodismo de calidad. El 16 de octubre, el Código de práctica fue firmado por Facebook, Google, Twitter y Mozilla, así como por la asociación comercial que representa a las plataformas en línea y las asociaciones comerciales que representan a la industria de la publicidad y los anunciantes. Recientemente, la UE informaba que para proteger sus sistemas democráticos y debates públicos y en vista de las elecciones europeas de 2019, así como de una serie de elecciones nacionales y locales que se celebrarán en los Estados miembros para 2020, ponía en marcha un Plan de Acción para intensificar los esfuerzos para contrarrestar la desinformación en Europa y más allá. Como ya transcribí en el texto "La mejor arma para luchar contra las fake news", el enfoque defensivo más efectivo es el de una "sociedad formada". No obstante, cualquier otro proyecto que se auspicie para luchar contra esta "arma bélica" del siglo XXI, debe ser considerado.

El Plan de acción se centra en cuatro áreas clave para desarrollar efectivamente las capacidades de la UE y fortalecer la cooperación entre los Estados miembros y la UE. Por un lado la "detección mejorada", donde las Fuerzas de Trabajo de Comunicación Estratégica y la Célula de Fusión Híbrida de la UE en el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), así como las delegaciones de la UE en los países vecinos se reforzarán con personal especializado adicional y herramientas de análisis de datos. Se espera que el presupuesto de comunicación estratégica del SEAE para abordar la desinformación y aumentar la conciencia sobre su impacto adverso se duplique, pasando de 1,9 millones de euros en 2018 a 5 millones de euros en 2019. Los Estados miembros de la UE deberían complementar estas medidas reforzando sus propios medios para tratar con desinformación. Por otro una "respuesta coordinada", estableciendo un sistema de alerta rápida dedicado entre las instituciones de la UE y los Estados miembros para facilitar el intercambio de datos y evaluaciones de campañas de desinformación y para proporcionar alertas sobre amenazas de desinformación en tiempo real. Las instituciones de la UE y los Estados miembros también se centrarán en una comunicación proactiva y objetiva sobre los valores y las políticas de la Unión.

Igualmente, las "plataformas e industria en línea" donde los firmantes del Código de Prácticas deben implementar de manera rápida y efectiva los compromisos asumidos en virtud del Código de Prácticas, centrándose en acciones urgentes para las elecciones europeas de 2019. Esto incluye, en particular, garantizar la transparencia de la publicidad política, paso a paso los esfuerzos para cerrar cuentas falsas activas, etiquetar las interacciones no humanas (mensajes propagados automáticamente por "bots") y cooperar con verificadores de hechos e investigadores académicos para detectar campañas de desinformación y hacer que el contenido verificado sea más visible y generalizado. La Comisión, con la ayuda del grupo europeo de reguladores a cargo de los servicios de medios audiovisuales, garantizará un seguimiento cercano y continuo de la implementación de los compromisos. Finalmente, "sensibilización y capacitación de los ciudadanos", en la que, además de las campañas de sensibilización dirigidas, las instituciones de la UE y los Estados miembros promoverán la alfabetización mediática a través de programas específicos. Se proporcionará apoyo a los equipos multidisciplinarios nacionales de verificadores de hechos e investigadores independientes para detectar y exponer campañas de desinformación en las redes sociales. Fuente de la información: UE.  Fuente de la imagen: pixabay.