lunes, 30 de mayo de 2016

Al borde del caos

Dejando a un lado a los corruptos, mafiosos, advenedizos y temporeros, en esta larga crisis que ahoga a mis compatriotas ¿Por qué algunos empresarios, directivos… tienen éxito y otros sufren el derrumbe de sus proyectos empresariales? A lo largo de mi camino profesional, he tenido la oportunidad de trabajar al borde del filo de la navaja, en el sentido de colaboración en proyectos de emprendimiento o de reestructuración donde había que conjugar distintas sensibilidades en coyunturas difíciles. En textos como “Salvar al soldado”, “Como no tengo abuela”, “Parece que fue ayer”, “Cómo negociar sin ceder”, “Ésta será tu casa” o “Si el vino viene, viene la vida”, te relataba la generalidad de algunas de esas experiencias. Pues bien, este fin de semana he estado “re-hojeando” el libro de los consultores de gestión Emmett C. Murphy y Mark A. Murphy, que llevaba más de una década cogiendo polvo en la estantería, Leading on the Edge of Chaos: The 10 Critical Elements for Success in Volatile Times[1], que traducido con mi inglés de los Montes de Málaga es algo así como “Liderazgo al borde del caos: los diez elementos críticos para el éxito en tiempos difíciles”. 

Escrito después del 11-S y del fiasco de Enron, los autores intentan ayudar poniendo en mesa de dirección consejos y respuestas, según ellos, eficaces para luchar contra la crisis, transformando las amenazas en oportunidades para el crecimiento y el progreso. Emment y MarK desgranan diez dispositivos fustigadores que hay que calificar y solventar en estos tiempos, desde resistir a la tentación del "listo, apunten, fuego”, hasta encontrar un fuerte sentido de propósito o misión, pasando por apuntar a gran variedad de posibilidades, objetivos, y estrujar al máximo a los  proyectos que traen más lucro económico y social, o la regla de seguir nuestro propio ritmo, al igual que los corredores de fondo disponen de técnicas para afrontar una carrera larga, la confianza y el ritmo de uno mismo es uno de los principios para generar energía y poder llegar a la final. Y así hasta diez reglas. La conclusión final que extraigo es que en la coordinación de una institución en tiempos traviesos o “belicosos” no hay que dejar a un lado los matices, centrándonos en el aprovechamiento óptimo de los recursos a nuestra disposición y depurar y actualizar continuamente nuestras capacidades directivas, adaptándonos al entorno de crispación (Fuente de la imagen: pixabay).

[1] Emmett C. Murphy y Mark A. Murphy . Leading on the Edge of Chaos: The 10 Critical Elements for Success in Volatile Times. Perince Hall. 2002.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel