domingo, 4 de octubre de 2015

La moral por los suelos

En relación al post “Sí, ya, moral para rato”, que en cuestión de horas se ha encaramado a la primera posición del “Trending topic blog últimos 7 días”, me traslada Antonio (Gracias) su coincidencia plena con la reflexión de que a la sociedad debe asignársele la mayor porción del quesito porcentual de responsabilidad, al encontrarse sus fundamentos básicos morales por los suelos.

Ciertamente, la actuación y responsabilidad moral del político español no puede evaluarse circunscribiéndose sólo a la acción específica como individuo social, es decir, ese gravamen provenido de sus actos en contextos ciudadanos, no debe analizarse desde un matiz estrictamente singular, sino valorando también la atribución que en sus actuaciones le corresponde a la sociedad española en la que convive. 

He ahí la trascendencia de salvaguardar una meditación sobre la ética y la moral labrada y ejercida por esta altanera y creída ciudadanía, así como la necesidad de examinar si dichas pautas de conductas sociales, amparando la corrupción y protegiendo al corrupto, son moralmente asumibles por mí y, por derivación, también soy corresponsable en la parte que me toque. 

Fíjate en esta cavilación porque presiento que en más casos de los que podamos imaginar, la ética y la moral de la sociedad ibérica no es la que pensamos que es (desde la factura sin IVA como uno de los ejemplos más representativos de una lista que llega hasta la presunta corrupción de Rodrigo Rato, los EREs o los sobres de Bárcenas), con independencia del reproche moral que como sujeto pueda efectuar sobre los mismos y su comparación con la bondad y lo que debería ser desde la moral. 

Obviamente, para mí no es lo mismo el que no cobra el IVA (o no paga el IVA) por necesidad, economía de supervivencia, que las presuntas acciones corruptas del exvicepresidente (eso es tema para otro post), pero ambas conductas son reprochables, aunque a la vista de la realidad que nos envuelve, sean aceptadas como normales por los españolistos, lo que refleja sus topes mínimos de moral, por los suelos, y sus varas de medir (Fuente de la imagen: pixabay).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel