martes, 15 de septiembre de 2015

Semana laboral de 4 horas

En relación al post “Lapsos del destino” y la gestión de las agendas, me refresca Antonio (Gracias) el texto de Timothy Ferriss que ambos tuvimos la oportunidad de hojear a principios de 2010, The 4-Hour Workweek: Escape 9-5, Live Anywhere, and Join the New Rich[1], que traducido con mi inglés de los Montes de Málaga es algo así como “La semana laboral de cuatro horas: pirárselas del horario de 9 a 5, vivir donde nos plazca y pertenecer a los nuevos ricos”. Dejando a un lado lo de ingresar en el club de los nuevos ricos, los que se ven obligados a trabajar media jornada porque no les ofrecen otra cosa y partiendo de la realidad de los horarios distintos en mi país (por ejemplo: de 9 a 2 y de 17 a 20), sí nos pareció interesante la fórmula que desarrolla a lo largo de los capítulos más importantes: Definición, Eliminación, Automatización y Liberación, que si utilizamos las iniciales de cada palabra nos da el aspirante de acrónimo: “DEAL” (fuente de la imagen: pixabay).

Definición en el sentido de curiosear lo que ciertamente ambicionamos como personas, al tiempo que descollamos nuestros recelos y turbaciones, enumeramos esas perspectivas asignadas unilateralmente por los que nos rodean y conjeturamos el valor económico para alcanzar nuestros anhelos. Eliminación de los tiempos improductivos y de los ladrones de tiempo, centrándose en la efectividad. Automatización utilizando los recursos técnicos actuales sin descartar planteamientos como la subcontratación, outsourcing o externalización de determinadas actividades empresariales o profesionales. Finalmente, como culmen, la liberación de los clichés tradicionales tipo “empleo para toda la vida”, “lugar para toda la vida”… y disfrutar del tiempo libre. Te dejo un vídeo presentación subido en 2008 a Youtube por el propio Tim.

[1] Ferriss, Timothy. The 4-Hour Workweek: Escape 9-5, Live Anywhere, and Join the New Rich. Editorial Harmony. 2009.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel