miércoles, 16 de septiembre de 2015

Presupuesto ineludible

Por la temática y el docente, tenía ganas de asistir a la primera clase de la disciplina Deontología Jurídica, impartida por Tomás Aliste (en ¿Justicia sin verdad? te referencié un artículo suyo), jurista que ya me explicó hace unos cuatrimestres todo el temario de Derecho procesal I. Durante una hora y media nos adentró en el complejo tema de la relación entre moral y derecho. Pero esta mañana, aprovechándome de la exposición magistral, la clase en directo y las ideas claves, quiero resaltar lo que el profesor cataloga de "presupuesto ineludible" para comprender esa analogía o reciprocidad entre la Moral y el Derecho: la humanidad como factor pre-comprensivo y bosquejo de base que enreda una especie de acatamiento, tanto del derecho como de la moral, a dicha humanidad (Fuente de la imagen: pixabay). 

Para Tomás, cualquier intento de construcción de una moral o un derecho de espaldas al factor humano, inevitablemente supone la deshumanización de dichos sistemas normativos en sus respectivos órdenes. Enumera algunas notas fundamentales que ayudan a entender dicha humanidad, diferenciándonos del resto de animales, como la racionalidad, que permite la conciencia moral, la acción y la decisión; otras pueden ser la cultura, la sociabilidad… En conclusión, el ser humano vislumbra, como fisonomía congénita y diferenciadora de otros seres, una serie de semblantes característicos que resolutamente pueden delimitarse con tres vocablos: pensar, sentir y actuar. Según Aliste, sin dichos rasgos distintivos de otras especies, no podría existir la libertad que “pre-condiciona” ineludiblemente la práctica de la acción moral.

Te dejo el siguiente vídeo, subido a Youtube por Canal de Arturoramo, que brevemente reflexiona sobre las normas jurídicas y las normas morales como dos ámbitos distinguibles pero no radicalmente separables.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel