miércoles, 30 de septiembre de 2015

Igualdad no es Uniformidad

En relación al texto “Pensamiento integrador”, comentó el abogado Victor Manuel en el muro de linkedin, que el problema tratado en el post era más fácil de definir, en el sentido que no interesa mantener la realidad integrada porque al resto de seguidores les es más fácil dejarse llevar a pensar una alternativa de dos. Le respondí que parece que se confunde el principio de igualdad con el de uniformidad, que dicho en plan coloquial es algo así como “café para todos”. Creí interesante que esta mañana procediera a profundizar un pelín sobre esa confusión, porque también puede ser de aplicación a la situación catalana, reforzada con el número de votos a favor y en contra de la independencia.

Y es que el principio de igualdad entre personas ampara que ante contextos análogos, parejos o semejantes, se concedan las mismas prebendas o cargas. Igualmente, en escenarios diversos, incomparables o desiguales, se propicie un trato disparejo en función del perfil de esas situaciones particulares, específicas, anómalas o diferenciales. Pero lo anterior no es lo mismo que el principio de uniformidad, que consiste en aplicar las normas, decisiones… para todo el mundo, sean independentistas, nacionalistas, soberanistas… café para todos, para entendernos mejor. 

Y si no te gusta el café, te aguantas. Ese mensaje parecía desprenderse de los comentarios de algunos políticos catalanes en la noche del domingo que, a pesar de los votos obtenidos, afirmaban coger determinado camino de no retorno. Igualmente, otros políticos no querían ser menos y con sus palabras parecía que negaban la realidad existente, esas dos mitades emocionales, obligadas a entenderse, pero que como no se gestione la situación con inteligencia, generosidad, amplitud de miras... se convertirá en una fractura social de impredecibles consecuencias (Fuente de la imagen: pixabay y elaboración propia).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel