martes, 29 de septiembre de 2015

Pensamiento integrador

Mientras en la noche del domingo escuchaba a los líderes políticos catalanes, me acordé de una reflexión de F. Scott Fitzgerald sobre la inteligencia, recogida en su colección de ensayos, cartas inéditas y apuntes, El Crack-Up, y que me permito transcribirte esta mañana: “la prueba de una inteligencia de primera clase es la capacidad para retener dos ideas opuestas en la mente al mismo tiempo, y seguir conservando la capacidad de funcionar. Uno debería, por ejemplo, ser capaz de ver que las cosas son irremediables y, sin embargo, estar decidido a hacer que sean de otro modo.” Esta cavilación de Fitzgerald la localicé en 2009, cuando hojeaba el libro de Roger L. Martin, The Opposable Mind: How Successful Leaders Win Through Integrative Thinking[1], que traducido con mi inglés de los Montes de Málaga es algo así como “La mente oponible: Cómo los líderes con éxito triunfan a través del pensamiento integrador”. 

Y es que me da en la nariz que la mente de la mayoría de los políticos catalanes parece estar somatizada por el principio que Roger denomina en su libro “de la fracción prescindida”, definiéndolo como la capacidad del ser humano occidental de elegir sólo una de las dos opciones de dos realidades intrínsecamente relacionadas entre sí, pero no se cae en la cuenta de la elección de ambas. Al escoger una de las expectativas, se deja de lado otras posibilidades, incluyendo los matices entre una y otra o, incluso, la integración de ambos caminos, lo que, precisamente, pretende el “pensamiento integrador” de Martin, salpicado de originalidad y creatividad a raudales. Así que, por el bien del pueblo catalán y aunque no soy quién para pedirlo, ruego a sus políticos que estén a la altura moral de las personas que representan y desactiven de sus cabezas ese principio de la fracción prescindida, activando esos otros pensamientos integradores a raudales (fuente de la imagen: pixabay).

[1] Roger L. Martin. The Opposable Mind: How Successful Leaders Win Through Integrative Thinking. Editorial Harvard Business Review Press.2009.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel