sábado, 5 de septiembre de 2015

Auténtica chorrada

Por textos como “En la habitación (On Room)” sabes mi opinión y experiencia en las técnicas y métodos de educación y formación que, al abrigo de las ya no tan nuevas tecnologías, desde hace un tiempo son utilizadas en mi país, con distinto acierto según el centro sea público o privado y dentro de lo privado si la entidad es cantamañanas o verdaderamente innovadora. Reconozco que he llegado al TFG del Grado en Derecho por el cóctel de e-clases (presenciales virtuales), e-magistrales, e-tutorías personalizadas, e-bibliotecas, e-contenidos, e-máster class y un largo etcétera de e-recursos pedagógico-didácticos. Pues bien, parece que algunos periodistas españoles, como Héctor G. Barnés de El Confidencial, todavía no se han enterado de que la tecnología “en la habitación” está a la orden del día en mi país. Recientemente escribía Barnés “Así será la educación de élite en el futuro, según la Harvard Business School” (si quieres acceder al artículo completo clickea AQUÍ), anunciando a bombo y platillo el proyecto HBX Live que, según él, propone "revolucionar la educación online de élite sin escatimar en gastos ni en calidad: más que una conversación por webcam, sus clases parecen una película de superhéroes" (Fuente de la imagen del encabezado: post "Certificados on room", instantánea de la asistencia a una clase en directo de Derecho Penal; los auriculares los tengo colocados para no molestar a la familia con la clarividente voz de mi respetado profesor).

Pues mira, Héctor, sugiero que antes de escribir textos como el referenciado, te documentes un poco más en firmas como la UNIR, La Universidad Católica de Ávila… Por experiencia en mis propias carnes, te diré que las clases, conferencias, seminarios… a las que he asistido no tienen nada que ver con webcam puro y duro, sino con interacción en directo, íntimo, cercano y total profesor-alumnado y alumnado entre sí, acercándose en algunos casos a las realizaciones de platós televisivos, opciones que, por otro lado, también son cuestionadas por expertos en elearning porque dicen que despistan sobremanera al alumnado ¿o es que en las clases presenciales tenemos la oportunidad de ver, si queremos, la coronilla del docente o la incipiente arruga que le ha salido en la frente, porque esos planos nos van a enriquecer más en el aspecto pedagógico y didáctico? Obviamente, todo depende de los perfiles de conexión que cada asistente disponga en “su habitación”, pero por lo demás, no sé dónde se encuentra la diferencia competitiva de ese proyecto con la realidad de algunos centros docentes españoles, porque si dices que el valor habita en que vea al docente desde distintos ángulos y otras soluciones de películas de superhéroes, corriendo el riesgo de sacrificar lo pedagógico y didáctico, permíteme que te diga que es una “auténtica chorrada”. Lo anterior te lo puedo escribir con mayúsculas (es decir, te lo puedo decir, más alto), pero no más claro. Así que, por favor, entrevístate con los departamentos técnicos de los centros de estudios españoles y luego, si lo estimas, reescribes el artículo ¡Si hasta la UNED se está montando al carro!

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel