viernes, 4 de septiembre de 2015

¿Principales protagonistas?

Si eres follower de este sitio, por textos como “consultoría Estratégica”, concebidos a principios de 2003, conocerás lo que entendía por consultoría estratégica en este siglo XXI, donde abogaba por ese estudio de forma analítica, detallada, de cada uno de los procesos, divisiones, funciones, departamentos, etc. relacionados directa o indirectamente con el módulo o módulos de análisis, pero teniendo en cuenta no sólo la institución como un bloque, sino la organización en su sector, la empresa en la sociedad, la corporación en el mundo, ofreciendo soluciones proactivas. Asimismo, apostaba por una consultoría estratégica que miraba más allá que la consultoría habitual y se planteaba cuestiones trascendentales para el futuro de la empresa, dirigiéndose a todos los sectores y nutrirse de especialistas en todos los sectores. La definición anterior la fui completando en esa década con textos como “Ética en la consultoría Estratégica”, “Consultor estratégico” o “Características de un consultor” (Fuente de la imagen: pixabay - Frits Ahlefeldt).

Traigo a colación lo recogido en el párrafo introductorio porque vía un contacto de Linkedin, refresqué ayer el artículo de Manuel Pimentel  “La consultoría en el siglo XXI”. Algunas de las ideas desgranadas en el texto ya las difundió un año antes en el II Foro Efitech celebrado en Málaga, que tuve la oportunidad de colaborar en su organización, te invité en "Cloud y Cadena Agroalimentaria" y de cuyos resultados te informé en “Fruto de las decisiones”, resaltando de nuevo una de las reflexiones que más me gustó: la capacidad de la toma decisiones encuentra su máxima expresión en la habilidad para solucionar problemas y en el diagnóstico de procesos tecnológicos y de innovación. Creatividad e innovación empresarial son mucho más que elementos esenciales para alcanzar el éxito: son requisitos indispensables para la supervivencia de la empresa. Expresa Pimentel en Cinco Días que en la nueva realidad digital que vivimos más que nunca el sector de la consultoría debe considerarse estratégico, pero me quedo con su apunte en relación a que "hoy las personas todavía siguen siendo las principales protagonistas", que más que cavilación lo catalogo de anhelo. Ojalá tengas razón, Manuel.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel