martes, 21 de julio de 2015

Hipoteca y Divorcio

En relación al artículo de María Valero, de iahorro, en Cinco Días, “Divorcio e hipoteca: ¿Cómo salir del conflicto?”, escribe Pau en su “feisbus” que pedir un préstamo hipotecario con nuestra pareja es un contrato que supera, en muchas ocasiones, el compromiso del matrimonio, siendo mucho más sencillo separarse que desvincularse de una deuda común con el banco. Recomienda la articulista que vivamos unos años con la pareja antes de plantearse comprar un hogar en común con financiación bancaria, para que tengamos cierta seguridad que la relación no se romperá demasiado pronto. Cierto que no debemos olvidar que el amor es una cosa muy distinta a endeudarse con una entidad financiera. Atrás quedan textos como "Cada palo aguante su vela", "Hipotecas explosivas", "Hipotecas de colores", "No es lo mismo", "Interpretando lo accesorio" o el post comentando el libro de Pau, "La banca culpable", por lo que no voy a ser hoy más pesado con el tema de las hipotecas.
En cuanto al divorcio, esta figura “matrimonial” se encuentra dentro de las causas de disolución del matrimonio, que estudié en el marco de la disciplina “Derecho Matrimonial y Familia” y que mi profesora Mercedes me explicó que es una decisión estatal, adoptada por los órganos jurisdiccionales (mediante sentencia), previo ejercicio de una acción, pudiendo ser considerado como sanción, por la conducta inapropiada de uno de los cónyuges, o consecuencia del fracaso irreparable (divorcio-frustración), lo que me hace meditar si la hipoteca no es sino otra sanción o condena. En mi país, tras la reforma del 81, se optó por un automatismo legislativo en materia de divorcio, regulándose la institución de manera casuística y con unos tipos cerrados. Tras la Ley 15/2005, el divorcio quedó configurado como una institución sujeta a la voluntad absoluta de los cónyuges, sin necesidad de causa legal ni de previa situación de ruptura de convivencia conyugal (Fuente de las imágenes: pixabay).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel