lunes, 20 de julio de 2015

Buenos hábitos

Ajustada semana la pasada. Agenda de exámenes en la capital del reino andaluz (que antaño fue Granada y hoy es Sevilla). Por fin terminaron. Ganas tenía. Ayer le decía a Santiago, el taxista que nos trajo de vuelta a Málaga, que tengo la sensación de haber aprovechado más los estudios en este cuatrimestre, pero queda la duda de si podía haberlo hecho mejor. Sugiere Og Mandino en su libro “El vendedor más grande del mundo” (ver post del mismo título), formarse en buenos hábitos y ser esclavo de esos hábitos (primera ley a obedecer). Ciertamente, en estos meses he seguido las recomendaciones de las tutoras y he revisado una y otra vez la planificación para integrar al máximo la programación de clase, actividades didácticas puntuables y repaso, si bien ha sido difícil elegir los mejores momentos de estudio, porque la prospección continua de opciones profesionales tiene ocupada la mejor franja de rendimiento de la mente, pero no por ello hay que tirar la toalla y se buscan otras opciones para que la percepción de información técnica, emanada de la fuente universitaria, sea aprovechada al máximo o, mejor, todo lo que se pueda.

Creo que lo que más me ha ayudado a tener opciones de superar las distintas disciplinas ha sido la asistencia a la mayoría de las clases presenciales, la participación en los foros  y, en síntesis, la interacción continua con el profesorado, tutorías, trabajos de grupo y resto de relaciones con los compañeros y compañeras de pupitre virtual, con los que he tenido la oportunidad de contactar (y a los que desde aquí les deseo la mejor de las suertes en las calificaciones) a través de los distintos medios que las soluciones tecnológicas ponen hoy a disposición para comunicarse. En fin. Te dejo una instantánea del sitio donde me he alojado en estos días pasados, NH Collection Sevilla, con un agradable trato y unas instalaciones adecuadas, donde la familia ha aprovechado para darse un chapuzón en la piscina, el gimnasio y otros entretenimientos, mientras que el te escribe "hacía como que estudiaba". Como aspecto negativo, el buffet del desayuno lo he visto un tanto escaso, en comparación con el Viapol, de la misma cadena (ver “Veinte céntimos” o “Testing Weekend”).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel