viernes, 5 de junio de 2015

Reconocer el inmovilismo intelectual

Si eres follower de este sitio probablemente sabrás que se me llena la boca hablando de cambio. Textos como “Cambio de paradigma”, “Cambio de tercio”, “Ajustar o cambiar” o “Sensible al cambio” son buena prueba de ello. Pues, a pesar de esa presunta predisposición a la mudanza de ideas, permutación o, en el peor de los casos, “trapicheo”, cuando menos me lo espero, me encuentro anquilosado en posturas excesivamente conservadoras o acomodado en artificiosos status quo, ya sean profesionales, educacionales o sociales.

Pero de vez en cuando, tengo la suerte de caer en esa cuenta de inmovilismo o flojera mental ante lo nuevo. Ayer fue uno de esos días. Corriendo de un lado para otro, en ese continuo movimiento hacia alguna parte reflexioné sobre la cuestión y la necesidad de, una vez más, reconocer el inmovilismo intelectual y, otra vez, propiciar el salto o empujarme fuera de mi zona de relativo confort, como garantía de pervivencia a medio plazo. A continuación te dejo un vídeo con algunos de los magistrales mensajes de Emilio Duró (del que ya te inserté una conferencia en el post “El que tiene cara tonto, es tonto”), subido a Youtube por tuvidaencine.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel