sábado, 30 de mayo de 2015

Instintos básicos

Aprender, conseguir, amparar y corresponder son los instintos básicos que, en opinión de Paul Lawrence y Nitin Nohria, determinan el día a día profesional y, en específico, la interacción en el entorno laboral. En su libro “Driven: How Human Nature Shapes Our Choices”[1], que traducido con mi inglés de los Montes de Málaga es algo así como "Inspirados: cómo la naturaleza humana moldea nuestras opciones”, con el objetivo de examinar los dispositivos frecuentes que dan forma a la conducta humana, piensan estos profesores de comportamiento organizacional en Harvard, que el lugar de trabajo es el sitio ideal para estudiar la naturaleza humana.

Según Lawrence y Nohria, fue la evolución de esos instintos básicos lo que condujo inevitablemente al desarrollo de la cultura, que es en sí misma fuente de las fuerzas de la selección natural, generando y, a la vez, afectando a las relaciones sociales, incluyendo el concepto amplio de matrimonio y los grupos sociales en toda su extensión o complejidad. Asimismo, en el capítulo final intentan demostrar las consecuencias más amplias de esos cuatro instintos básicos, que operan a nivel individual pero tienen efectos profundos en los sistemas económicos a gran escala. La diferencia entre el éxito y el fracaso económico y entre un futuro esperanzador y un horizonte descorazonador para el mundo, puede estar en lo bien o mal que nos entendamos y en lo más o menos que nos amoldemos a nuestros impulsos básicos (Fuente de la imagen: sxc.hu).

[1] Paul R. Lawrence and Nitin Nohria.  “Driven: How Human Nature Shapes Our Choices” Editorial Jossey-Bass. 2002

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel