jueves, 23 de abril de 2015

Marmitako de bacalao

Me tocó organizar el almuerzo, así que camino del hogar me pasé por la pescadería. Llevaba unas semanas rondándome la cabeza un marmitako y se cruzó en la mirada un suculento bacalao fresco. Ni corto ni perezoso compré tres cuartos de kilo. La elaboración no es difícil y tampoco se echa demasiado tiempo. Te agencias también un kilo de patatas, un pimiento, un tomate, aceite de oliva virgen extra, pimentón dulce, pimienta y sal al gusto. 

Pones la olla con el aceite y pochas el pimiento, la cebolla troceada y el tomate troceado. Seguidamente echas las patatas peladas y en pequeños trozos desgajados, revolviéndolo todo y cubriendo de agua, sazonándolo y esparciendo una cucharada de pimentón dulce y un pelín de pimienta en polvo (opcional). Mantenemos el hervor alegre durante unos veinte minutos. Antes que la patata coja el punto de cocción, echamos los lomos de bacalao fresco y lo dejamos entre cinco y siete minutos a fuego lento (al bacalao le dejo la piel para que haga caldo y luego se la quito antes de que se desmenuce en trozos). 

Es un plato que se debe presentar calentito. Te dejo arriba una foto y abajo un vídeo, subido a Youtube por El chalet Restaurante, con una receta de marmitako de bacalao. ¡Ah! Se me olvidaba, el marmitako lo conocí a finales de la década de los setenta del siglo pasado, en San Sebastián, Donostia, cuando trabajaba en el resturante Vallés, en la Parte Vieja. En vez de bacalao, la primera vez que lo degusté llevaba bonito del norte. ¡Uf¡ Estaba de escándalo. En "Marmitako de bonito" tienes la receta de Koldo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel