sábado, 7 de marzo de 2015

¿El poder real se encuentra en la ciudadanía?

Ilusa pregunta ¿No crees? Vía #mujeresenred llego a la reflexión de Thomas H. Marshall (“Ciudadanía y clase social”), sobre la #ciudadanía como ese conjunto de derechos que tenemos como sujetos y los deberes que de ellos se derivan. Apunta Thomas que ser ciudadana o ciudadano de pleno derecho involucra desde el derecho a un mínimo bienestar y seguridad económica, hasta el patrimonio social y a vivir la vida de acuerdo con los estándares imperantes en la sociedad. La introducción anterior viene a colación porque mientras ayer merendábamos la noticia de las candidaturas al ayuntamiento y a la comunidad de Madrid, reflexionaba un colega sobre la responsabilidad de la ciudadanía civil, política y social española en la situación política, económica y social que vivimos. “Tenemos lo que nos merecemos por nuestros actos y decisiones”. 

Se le atribuye a Aristóteles el pensamiento de que a menudo se discute sobre el ciudadano y en efecto no todos están de acuerdo en quién es ciudadano. El que es ciudadano en una democracia con frecuencia no es ciudadano en una oligarquía y, según el amigo, estamos en una oligarquía de facto, puesto que el poder real se encuentra en manos de unos cuantos individuos y el resto de poderes (legislativo, ejecutivo y judicial) son marionetas. El poder real debería estar en la ciudadanía, pero eso es una fantasía.

Mejor dejaremos a un lado al filósofo porque ahora caigo que, por ejemplo, para él la mujer no era ciudadano en sentido estricto. Apuntaba el amigo, que si la ciudadanía, formada por personas liberales, conservadoras y progresistas, quisiera ejercer ese poder real en las próximas elecciones, para sanear la vida política y recuperar la idea de estado democrático al que una vez se aspiró, daría la oportunidad a partidos como #VOX, #CIUDADANOS o #PODEMOS, en detrimento de aquellos otros que no han sabido o no han querido arreglar el desaguisado monumental en el que ellos mismos han metido a la ciudadanía española. Así que el colega me dejó toda la tarde del santo viernes meditando sobre la cuestión.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel