jueves, 12 de febrero de 2015

Jubilación a los cien años

Sabe la familia que le decía a mi extinta madre que ojalá cuando me jubilara tuviera la mitad de la pensión que ella tenía (mínima, puesto que los “sellos” que se pagaban en el campo no daban para más). También, a las amistades les comento que tal y como vamos a nivel macroeconómico y microeconómico, el pueblo llano estará laborando hasta el minuto antes de irse a distinta vida. De hecho, una de las razones de la brega con la especialidad jurídica, te la dejaba entrever en ¿Profesión de futuro?: los derroteros de la vida laboral, puesto que no sé dónde voy a estar mañana y sólo hay que tener dos dedos de frente para intuir la grieta de los sistemas públicos y privados de pensiones.

Y en esto que, vía Eleconomista, llego al artículo “A Retiremente Ag of 100? It´s Coming”, The Wal Street Journal, del lunes pasado, en el que se escribe sobre que una jubilación a los 100 años está en camino. Si eso es así no voy descabellado en mis predicciones laborales. Obviamente, no hay que ser economista, abogado u otro experto similar, para concluir que la esperanza de vida y, en mi opinión, la naturaleza de algunos individuos de apropiarse de lo de los demás (Bankia, Gürtel, EREs…), genera un futuro donde las pensiones mengüen o desaparecen. Así que si en mi país la Seguridad Social está quebrada y cunde la desconfianza en los fondos privados ¿Dime cómo invertimos en nuestra vejez? Pues estudiando, reseteando el disco duro y reinventándome continuamente. ¡Ah! Y practicando sanas costumbres culinarias y físicas o deportivas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel