martes, 30 de diciembre de 2014

La certeza de Hawking

Buenos días. Tarde llego a la cita. El motivo no es otro que la "teoría del todo" de Stephen Hawking. Por la estantería anda cogiendo polvo “Historia del tiempo” (si quieres acceder a la versión pdf, clickea AQUÍ, cortesía de antroposmoderno). En cuanto a la peli que se ha realizado del científico, a pie de post te dejo el tráiler, subido a Youtube por UniversalSpain, que me gustaría verla cuando se estrene (si quieres acceder a una versión completa alojada en Youtube, eso sí, de cuestionable calidad y salpicada de publicidad, clickea AQUÍ). Centrándome en Hawking, hace unos meses leía en una entrevista que Pablo Jáuregui le hacía en El Mundo “No hay ningún dios. Soy ateo”, su reflexión acerca de que “España necesita licenciados con formación científica para garantizar su desarrollo económico”. Con todos mis respetos, profesor, no hay que ser una eminencia de su calibre para llegar a esa conclusión. Lo que sí me dejó meditabundo fue su certeza, que sirve de título al artículo, acerca de la existencia de Dios: “Dios no existe”  (Fuente de la imagen: Wikipedia. Según Stephen Hawking, en los agujeros negros se viola el segundo principio de la termodinámica, lo que dio pie a especulaciones sobre viajes en el espacio-tiempo y agujeros de gusano).

2 comentarios :

  1. Que Dios no exista no lo puede probar ni él. Desgraciadamente, este eminente científico (del que seguramente poco se hablará dentro de medio siglo) lleva una deriva muy extraña que le ha llevado a confundir la nada con el vacío cuántico y a hablar de Dios desde una disciplina que se ha de basar en las evidencias (lo cual es realmente difícil). Como ateo que es -una opción religiosa más- lleva tiempo gritando la doxología que le anima el ánima. Y tiene eco porque hoy es lo que más vende, con lo que se realimenta. Quizá otros piensen que él mismo es la prueba de que Dios existe. Y lo peor es que él, y otros como él, a su dios le ponen el nombre de Azar. De hecho, las propiedades que le suponen al Azar son casi las mismas que las que se predican de Dios (salvo el Amor, principalmente). En este tema... ni caso.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Vicente:

    Se preguntaba hace unos años Mónica Salomone en El País (http://cultura.elpais.com/cultura/2012/03/24/actualidad/1332618066_417887.html):

    "¿Es el físico Stephen Hawking realmente un genio o un científico que se ha hecho famoso por su condición física? ¿Son sus libros éxito de ventas solo porque vienen envueltos en exitosas campañas publicitarias? ¿Piensa Hawking realmente en Dios o es solo una estrategia para vender? Y la pregunta que da pudor admitir que uno quiere hacer: ¿cómo se las ha arreglado una persona tan gravemente discapacitada para llevar una vida tan rica en lo profesional y lo personal?"

    Sobran mis palabras.

    Muchas gracias por tu visita y aportación.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel