martes, 2 de septiembre de 2014

Autónomo y autonomía

En relación al contenido del post “Volando solo”, Antonio me inserta un comentario (Gracias) instándome a consultar el capítulo del libro “El Dilema del Innovador”, de Clayton Christensen, que trata del establecimiento de una actividad autónoma. Me hace gracia porque hace un mes y pico también referencié el texto que propone el amigo en “El reto disruptivo”, cuando apuntaba que las empresas deben ser diestras en la respuesta ante las tecnologías disruptivas, dando los pasos necesarios para predecir los progresos tecnológicos.

Efectivamente, Antonio, la manera más práctica de instituir una representación en mercados distintos consiste en diseñar y promover una actividad autónoma e independiente, pero creo que la “autonomía” a que se refiere Clayton está en relación con la separación de esa actividad mercantil de otra u otras que los emprendedores o inversores lideren, y no con un emprendimiento freelance o similar. Christensen, en el capítulo de su libro, propone el establecimiento de una actividad separada del resto de las actividades desde el inicio o concepción del negocio en los ajenos y potenciales mercados, en vez de esperar a que esos nuevos mercados se consoliden y entrar, sacrificando oportunidad por "residualidad", de actividad con avanzado ciclo de vida o residual (Fuente de la imagen: sxc.hu).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel