jueves, 1 de mayo de 2014

El parapeto más frecuente

Por el texto “El Mundial”, sabes de mis simpatías futbolísticas. Ayer no pude ver el partido “Chelsea – Atlético de Madrid” porque la televisión pública sólo retransmite lo que interesa a las mayorías (“Bayern de Múnich – Real Madrid”, por ejemplo), el presupuesto familiar no contempla gasto para televisiones privadas y era mitad de semana y tarde para molestar en las casas de los amigos. El caso es que, como escribe Ladislao J. Moñino en El País “El Atlético más grande”, cuarenta años después vuelve el equipo a una final de la Copa de Europa, tras la derrota de 1974 contra el Bayern Múnich. ¡Va por ti, Luis! “Grande, Sabio”.

Terminada la contienda futbolera, trasnoché viendo de nuevo “El discurso del Rey”, que nos recomendó Jesús en la última sesión de “Comunicación Oral y Escrita”, película que ya te conté en “Más psicología que fisiología”, donde también te confesaba mis problemas con la tartamudez en la infancia y en la adolescencia. Estudiamos en clase que uno de los obstáculos especiales a la hora de hablar en público lo configura la timidez, seguramente el parapeto más frecuente para los que nos proponemos conferenciar en alguna ocasión.

Para vencer la timidez, apuntó el profesor la existencia de técnicas, como la relajación, cultivando métodos de control, mente positiva, deporte, respeto a uno mismo, autoestima, valorar las virtudes, … o costumbres básicas como pueden ser la fijación de objetivos realistas, alcanzables, y verificar periódicamente su grado de cumplimiento. En fin. Empezamos mayo con este Día Internacional de los Trabajadores, esa especie en peligro de extinción, que va camino de convertirse en el día internacional de los esclavos o de la vuelta de la esclavitud a ciertas partes del globo terráqueo (porque en otras nunca ha desaparecido). Te dejo un retazo de una foto que me hicieron de pequeño.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel