martes, 22 de abril de 2014

Intuitu personae Vs Ius gentium

Desde finales del mes pasado, estoy participando en un foro, propuesto por Beatriz, sobre el uso de las nuevas tecnologías y de sistemas de grabación y el derecho a la intimidad. Es muy constructivo para mí leer las aportaciones de todos los participantes. Las mías, además de contar las batallitas profesionales sobre la LOPD (ver sitio), aporté la reflexión que ya te conté hace unos años (2006), sobre las conversaciones grabadas, junto a otras intervenciones. Transcribo para ti alguna más por si es de interés.

Y es que parece como si el derecho a gestionar, conducir y difundir mi vida íntima o reservada, estuviera reñido con lo urbano, público o exterior. Sin embargo, no caigo en la cuenta (o no tengo en cuenta) que parte de esa intimidad se desarrolla en el ámbito de lo público, por ejemplo, cuando me bautizaron, asisto a un mitin político, me gradúe en Derecho (eso espero) o, incluso, me tenga que ir de esta vida. De acuerdo que el único titular del derecho a mi imagen e intimidad soy yo, "intuitu personae", pero igualmente debo ser consciente que también existe un “derecho social”, que pertenece a la ciudadanía, "ius gentium" como ente abstracto pero presente (ya sea en materia informativa como en la sensible cuestión de la seguridad y prevención de atentados y delincuencia) y que se extiende después de esos espacios inclusivos de mi intimidad.

En cuanto a las cámaras de grabación, pocas dudas albergaremos del poderoso medio de exploración jurídica que suponen en cuanto a su eficacia probatoria, tanto en la existencia del hecho en sí como en la averiguación de los autores y copartícipes en los actos grabados. Delincuencia, desarreglos públicos, terrorismo, … tienen en las grabaciones un enemigo de primer nivel. Asimismo, la creciente sensación de inseguridad que nos envuelve, propicia la sumisión a estos métodos de seguridad pasiva que, en ocasiones, pueden caminar en los límites entre lo legal e ilegal. Lo anterior me lleva a pensar en la necesidad de una diligencia extrema en el cumplimiento de la ley por parte de las entidades que graban y por parte de la policía judicial que las utiliza en sus investigaciones (Fuente de la imagen: post ¿Predeterminado por ley? pixabay).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel