martes, 7 de enero de 2014

Arma de guerra

Dice el refranero: "En guerra los estados, los libros cerrados". Según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, OACDH, durante los conflictos armados, las normas de derechos humanos tienden a reforzar el derecho internacional humanitario, estando prohibidas algunas violaciones de los derechos económicos, sociales y culturales, considerándose su quebrantamiento delito internacional, como pueden ser la denegación de atención médica, la destrucción o apropiación de bienes o el hecho de hacer padecer deliberadamente hambre a los civiles como método de guerra.

Hace unos días, en un foro universitario sobre derechos económicos y sociales, y después de leer las proactivas intervenciones de los participantes, le pregunté a Vicente qué pasaba con estos derechos en medio de un conflicto armado, sea una guerra o un acto terrorista. Me daba en la nariz que en esas sensibles situaciones, por muchos convenios, organizaciones y comisionados internacionales, estos derechos se quebrantan ostensiblemente, ante la impasibilidad de los estados o regiones en contienda y del resto de la “Civilización”.

Para OACDH, los derechos económicos, sociales y culturales frecuentemente se infringen de manera manifiesta y sistemática durante las emergencias y los conflictos armados, donde la destrucción metódica de objetos civiles o el desplazamiento forzado de la población, suele utilizarse deliberadamente como arma de guerra.

Y lo que más duele todavía, si cabe, es la realización de acciones deliberadas que pueden dar lugar a hambre, concretamente el asalto a los suministros de víveres, la destrucción de las cosechas o la pensada obstaculización de la ayuda humanitaria. Pero OACDH va mucho más allá en su denuncia.  En los desastres naturales, también se registran transgresiones de los derechos económicos, sociales y culturales. En fin. Todo vale en tiempo de conflicto o penuria y ya sabes quien siempre sale perdiendo. Ya lo decía Cayo Mario: "Con el ruido de la guerra, no escucho el sonido de las leyes" (Fuente de la imagen: post: “En el fragor de la batalla”).

2 comentarios :

  1. Si en las guerras se vulnera el "Derecho a la Vida", ya me dirás, Manuel, lo que pasa con el resto de los derechos. Salu2.

    ResponderEliminar
  2. Razón te acompaña, Mario. Gracias por tu visita y aportación.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel