jueves, 6 de junio de 2013

Fausto y boato

En relación al concurso de acreedores de M Capital (varias fuentes, entre ellas la de José María Camacho en elEconomista.es: “MCapital presenta concurso de acreedores con un pasivo de 9 millones”),  ayer le decía al director de un medio de comunicación, conocedor de mi paso por la entidad de capital riesgo, que la noticia no era agradable.

Parece que fui la primera persona física con la que el grupo se asociaba, allá por el año 2007, asignándome el 25% de participación. Ya en 2010, después de colaborar como consejero delegado en la puesta en marcha de proyectos, algunos de ellos emblemáticos de Málaga, decidí afrontar otros caminos profesionales, programando con tiempo y de mutuo acuerdo mi desconexión de las responsabilidades ejecutivas y vendiendo la participación.

Por mi forma de ser y enfocar la vereda de la Vida, sólo afloran a la mente los buenos recuerdos de la estancia en esa entidad, desde la ubicación de la sede social, en el Palacio Ugarte Barrientos (ver post: “Subir y bajar escaleras”), hasta la organización de los premios culturales anuales (ver: “Energía solidaria”, “Premio Mediterráneo de Cultura” o “Austeridad, calma, silencio”, entre otros textos), pasando por las sólidas relaciones fraguadas con los clientes y colaboradores. Se vivía un "tempus fausto y boato".

Hoy, cuando la mayoría de las empresas públicas del sector, que también se crearon en mi ámbito territorial de actuación para estribar el desarrollo de la economía local, trazando y promoviendo proyectos al servicio de la pyme y de las corporaciones locales, no hacen otra cosa que mantener sus mastodónticas estructuras, alimentando al presunto clientelismo político, aprovechándose y lapidando las pocas ayudas que se canalizan a través de la Administración de turno, es triste que entidades privadas de capital riesgo como la referenciada, con independencia de su más o menos acertada política de dirección en esta crisis que nos ahoga, se vean abocadas a presentar concurso de acreedores.

Como por suerte o por desgracia conozco su ámbito sectorial de actuación y el mundo concursal, le deseo al equipo técnico la mejor de las travesías en esta nueva andadura y que le asignen una administración concursal proactiva. Te dejo una foto del Palacio Ugarte Barrientos, donde tenía la sede cuando colaboraba con ellos. Si tienes la oportunidad de pasar por allí, te sugiero entres en el espléndido sanjuán o patio interior y observes la edificación (fuente de la imagen: Archivo Fotográfico de Edipsa).

2 comentarios :

  1. Anónimo6/6/13 7:36

    Manolo, eres todo un caballero

    ResponderEliminar
  2. Manué, qué ingenuo eres, siempre creyendo en la justicia. Averigua quien ha preparado el concurso, la audiencia que lo ha negociado y el administrador concursal nombrado y te llevarás alguna sorpresa.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel