martes, 5 de febrero de 2013

Mentoring con calzador

Me contaba ayer tarde Alicia su experiencia mentoring, no tan efectiva como previamente un reconocido bufete consultor de su ámbito territorial de actuación le había vendido. Todo lo contrario: para ella a punto de perderlo todo. Encima, apaleada, como se suele decir.

Después de escucharla, creo que el origen del fracaso ha estado en la presunta altanería del supuesto consejero, que ha aflorado una brutal incompatibilidad de caracteres entre orientador y orientada (bueno, más bien, desorientada).

Para colmo, el CEO de la consultora, que también le conozco de vista, probablemente abducido por la aureola del mentor, una y otra vez intentaba metérselo con calzador a la susodicha sufridora porque, según el instructor, todavía no había terminado su excelso trabajo de mentorización.

Así que a tener cuidado. Por muy buen currículo o caché que tenga el mentor, coach u otro "profesional" de ese ramo que te recomienden, recuerda que sobre personalidades y caracteres poco se ha escrito, además de que no es oro todo lo que reluce. Ánimo, Alicia (Fuente de la imagen: sxc.hu).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel