lunes, 17 de diciembre de 2012

¿Clientes malos?

Enfocamos este periodo laboral previo a navidad con ánimo, como no podía ser de otra forma.

Ricas sobremesas las de este fin de semana, con distintos grupos de contactos y familiares.

Te resalto la reflexión acerca de qué hacer ante un cliente malo.

Llegamos a la conclusión que lo primero es saber qué es para mí un cliente incómodo o infernal.

Para ello, nos sentimos más cómodos definiendo lo que entendíamos como un cliente bueno.

Sobre gustos no hay casi nada escrito.

Las amenidades pasearon desde aquél que te liquida la factura al momento hasta el que no te pide descuento.

A partir de ahí, una vez definido el perfil bienhechor, si un cliente no lo consideramos bueno, realmente no lo queremos como cliente.

Si podemos, lo mejor es buscar una salida a la situación, proponiendo al no deseado, con estilo,  otras opciones ofertadas por la competencia.

Ahora bien ¿Realmente existen clientes malos?

Que esta semana te sea beneficiosa en lo laboral, empresarial, profesional o institucional (fuente de la imagen: sxc.hu).

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola. Gracias por la visita. Saludos. Manuel